2011/12/27

La ciudad Esmeralda

El blog ha estado mucho tiempo de capa caída. Empezar asi un post, me pone en la situación que vivo actualmente, me sitúa en la realidad que vive la red. Es cierto que muchos soñamos con nuestro pequeño refugio cultural, como si dentro de esa ciudad Esmeralda de pura invención, estuviese el pequeñajo mago de Oz, esperando fugarse con un globo inmenso, sin escuchar nuestros deseos. Quizás el blog esté enfocado como coletilla de lo que viene a ser el mastodonte de las redes sociales, sin más. No sé cual será la causa, pero cualquiera que sea, me entristece no seguir con la buena rutina (casi ritual) de generar post, analizar las películas que veo a lo largo del año, o simplemente de generar vida dentro del rinconcito. Lógicamente me propuse nunca dejar esto, es un blog al que tengo especial cariño ciertamente. Me gusta tener este sitio para dejar constancia de mis opiniones, mis sueños y desvaríos varios. La verdad, es que debería haber dedicado más espacio en navidades, como casi siempre hago. Pero este año todo es diferente, todo va en constante cambio y la nostalgia no apoya en gran medida al avance, lo entorpece con desmesura. No obstante, seguiré fiel a la idea, al progreso de continuar llenando el blog (aunque quizás de una manera menos abusiva y constante, como es evidente desde hace ya meses) de pensamientos y miscelánea, quizás le importe ya a muy poca gente que hable de tal o cual cosa, lógico. Os deseo un feliz año a todos, que vuestras vidas sigan brillando como el corazón de los personajes de Oz, esa ilusión que no debe perderse nunca. Feliz Navidad a todos, y gracias por seguirme todos estos años si de verdad, seguís  por ahí.

Luigi.