2014/06/12

"Maléfica": Para que tocar lo que ya estaba bien


Disney ha estrenado hace unas semanas la adaptación en imagen real de esa obra maestra de la animación como es "La Bella Durmiente"(Clyde Geronimi, 1959), basándose en la villana más carismática y en mi personal opinión, de las mejores antagonistas que ha dado la factoría del inmutable ratón de oro. En principio iba sin prejuicios pese a que cada re-interpretación de los clásicos que Disney ha llevado a la acción real me han parecido todos con mayor o menor fortuna, un despropósito, no en nivel estético o interpretativo, si no en el sentido argumental. La película de animación del 59, como muchos sabéis es mi película Disney preferida por lo adelantada y creativa que fue a su momento, es una película magistral a día de hoy en todos los aspectos. Maléfica siempre me ha parecido un personaje misterioso, con un halo de sensualidad (en eso estamos todos de acuerdo) y una capacidad innata para hacer del mal algo atrayente y a su vez apoteósico. Esperaba en las carnes de Angelina algo que me llevase a la admiración de aquel niño que se quedaba prendado con los gritos y maleficios de aquel dibujo animado de genial diseño. La realidad ha sido otra. Hacía tiempo, y de corazón os lo digo, que no sufría tantísimo en una sala de cine, viendo como uno de los mejores cuentos de la factoría se prostituía a cada paso y como la huella carismática de un personaje como Maléfica se desdibujaba escena tras escena. 

Para empezar, y que conste que no culpo a la Jolie, nos dan a entender con una narradora (a la que dan ganas de pegarle un tiro para que deje de tratarnos como idiotas y se calle de una vez) que Maléfica era una hada buena (para mi siempre fue una hechicera, pero en fin, vale), en estos primeros minutos donde vemos a la actriz que interpreta a la joven Maléfica, ya vemos que el film va a estrellarse estrepitosamente paso tras paso. Las escenas forzadas, empeñadas en enseñarnos el dinero que han invertido en CGI con más de una panorámica de vuelo, donde millones de criaturas CGI saludan con cara de idiota a la protagonista (la batallita épica de manual incluída). Ni la niña en esos planos medios donde vuela se cree al personaje. De ahí a el afair con el rey, uno piensa, bueno quizás la reinterpretación pueda estar bien, siempre y cuando se le de un enfoque realista, profundizando en los sentimientos de ambos, no haciendo maniqueistas a los personajes, jugando con el bien y el mal de ambos. Pero no, amigos. El Rey es malo, Maléfica odia a los hombres y carga su odio hacia la pequeña Aurora. Así de simple, de gratuito. No se profundiza en el corazón de Maléfica, en el análisis de su oscuridad como personaje, en la evolución de su maldad (que era lo que esperaba ver). El film trata todo el rato de decirnos: ¡Eh! el film de animación era un cliché, un cuento de hadas para tontos y esta es la verdadera historia, donde no existe más que el amor verdadero de una mujer que no es tan mala hacia otra mujer que pretende soñar con ser como ella. Lo que no ve el propio film, es que los cuentos de hadas, son eso, cuentos de hadas, y yo siempre he soñado y fantaseado con ellos por su manera simplista y mágica de representar el bien y el mal, del carisma de sus personajes, o de la fluidez de sus historias. La manía absurda de justificar el comportamiento de Maléfica, de ponerla como una puñetera neurótica bipolar que de pasar a ser malvada (de ahí su puto nombre, señores) se lo piensa y recapacita (bochornosa la escena que trata de quitar el hechizo, que ejerza como madrina de Aurora y vele por ella (REALLY?), o la parte final en el castillo). Maléfica es villana, es asi por despecho, por la dureza de las personas que le rodean, y eso la hacía asocial, interesante, maravillosa e intrigante. Sus planes, sus apariciones casi fantasmagóricas en la cinta animada, su odio contenido por ser una incomprendida diferente. Este pastiche sensiblero, carente de alma no acierta ni con su personaje, ni respeta el clásico (por no respetar no respeta ni la parte del dragón...) ni concede un mínimo de coherencia a sus personajes. El rey enloquece y es el más loco y malo (pero ojo reinventan el clásico fuera de todo cliché, ya), un cuervo con desorden de identidad y (¿Por qué zeñoh, por qué?) humanizado. Las tres hadas madrinas parecen sacadas de una mala comedia de slapstick y no aportan absolutamente nada interesante a la cinta (es más, rezas para que no vuelvan a aparecer más en la pantalla, porque cuando lo hacen es mejor taparse los ojos). Aurora (Elle Fanning querida, que coño te ha pasado, yo te valoro) siempre tiene cara de alelada y abusiva sonrisa impuesta por un director que cree que estar con cara de tontita sonriente justifica que Aurora sea una chica dulce y encantadora. Del príncipe azul mejor no hablar, otra escena bochornosa es cuando Aurora y Phillip se conocen, una escena vacía de sentimientos, de conexión entre los personajes, de vergüenza ajena, de telefilm barato. En la película, aparte de Angelina (que realmente hace lo que puede con lo que tiene), el único que lo intenta de verdad es el siempre agradecido James Newton Howard, con una banda sonora más fiel a los cuentos de hadas y la magia que lo que quiere desmontarnos la película en si misma (su eslogan reza: No creas en cuentos de hadas...), como si el compositor se hubiese tomado la justicia por su mano y les hiciera un "fuckyourself" a todos. 


"Maléfica" pues, para mi, es una de esas películas que nada más salir de la sala olvidas. La reinterpretación con otro tono, con otro enfoque menos barato, con un guión más sólido e inteligente habría sido otro cantar, pues la puesta en escena está bien, la dirección es correcta, la música y Angelina entregadas, pero todo lo demás falla estrepitosamente mal. La moda de actualizar los cuentos que para mi, son atemporales, como "La Bella Durmiente" es surreal. Hubiese preferido una adaptación fiel al original que esta cosa contemporánea fuera de lugar, mi enfado con esta película es su concienzuda forma de intentar borrar el clásico e imponer que esta es la verdadera historia real del cuento, y para mi, señores, el cuento como tal ya estaba más que bien, era mucho más catártico que esto y trascendía dentro y fuera de sus valores. Lo que más me jode, que por otro lado está bien, es que Disney intenta reformar una serie de valores que impuso él mismo hace décadas, diciéndonos que no todas las chicas deben ser princesas y que todos los chicos no son ni mucho menos príncipes azules y que el amor a primera vista no existe, eso está bien, pero para eso, me quedo con "Brave" o con "Frozen", que al menos lo representan de una manera inteligente sin ánimos de destrozar su propia mitología o insultar al espectador. Yo soy un niño pequeño, pero me hago mayor y si ese niño que llevo dentro me dice que estoy demasiado viejo para seguirles el rollo a Disney y su nueva escala de valores, pienso siempre que antes al menos era todo mucho más romántico y mágico. Una pena. Siempre me quedará el film animado, el que pondré a mis hijos y les diré: Olvidad la película del 2014, esta es la verdadera historia de hadas, soñad y maravillaos con el cuento, la realidad ya pesa demasiado, y por cierto, Maléfica es mala, muy mala porque el mundo la hizo así y siempre lo será, esa es su verdadera naturaleza, su mejor baza, lo que la hace humana.

3 comentarios:

Sara dijo...

Entiendo muy bien lo que dices de sufrir en una sala de cine, me he pasado más de una vez, no con esta película (porque no la visto) pero sí con otras.
antes tenía ganas de verla pero tras leer tu crítica se me han pasado.
Gracias por tus opiniones.
Un saludo.

Luigi R.p. dijo...

Gracias por tus palabras Sara :)

Jessica Johanna dijo...

La verdad es que la idea de "La otra cara" de la historia me parecía que podría llegar a haber sido muy interesante. Lamentablemente termina siendo tal como dices, olvidable. Recuerdo que salí muy decepcionada porque para mí Angelina podría haber sido una gran Maléfica, pero con otro guión, uno que explore a un personaje oscuro, no que transforme a una villana icónica en un hada que en nada se le parece. En fin, recién descubro el blog y me quedo un poco por acá porque me ha resultado muy interesante. Saludos.