2008/06/09

Alguien voló sobre el nido del cuco: Atados seremos libres

El genial Milos Forman, dirigía a Jack Nicholson en la mítica "Alguien voló sobre el nido del cuco", un film que entre muchas otras cosas disecciona el alma del ser humano, en su faceta más cuerda, loca, bohemia, visceral e inquietante que pueda verse dentro de un film. Una mezcla explosiva entre drama humano, comedia a ratos y terapia de impacto ganadora de cinco Oscars.

Randle McMurphy cumple una larga condena en una granja-prisión y se las ingenia para ser trasladado a una institución psiquiátrica. Una vez allí, avisado por el resto de los pacientes sobre los tiránicos métodos de la enfermera jefe, Randle decide declarar la guerra a la señorita Ratchel. Tras una explosión de cólera de Randle, le aplican un tratamiento de electroshock. Pero para entonces ya se ha ganado a los internos...

Guión cambiante, camaleónico y que funciona en todos estos aspectos. Retrato del alma humana, que ansía casi siempre algo mejor, y como tema central, la injusticia del canon social impuesto a cierto tipo de personas que para nada concretan locura en estado puro, además del alegato más metafórico posible y apológico sobre el ansia de libertad, conseguida a través del duro camino de la imposición, la muerte o simplemente el lavado de cerebro que trastorna a unos personajes muy bien definidos y metidos estupendamente dentro del guión. Ojo a los cambios de los que hablaba, diferenciables en dos muy claros, uno, el drama (toda la parte dura, fría y tensa dentro del hospital) y la comedia (la escapada en barco de toda la compañía, o la fiesta de navidad dentro del habitáculo donde descansan los "enfermos" del hospital), quizás atípico para un público no tolerante y poco preparado, así que cuidado, aunque personalmente este equilibro entre el Yin y el Yang, son soberbios narrativamente hablando. Los diálogos son bastante buenos, sobretodo los del personaje de Jack Nicholson. En general un guión muy duro, construído con un base sólida y con un final tremendo que desgarra la clautrofóbica mente del espectador liberándola y atándola a su vez a los cimientos de este mundo cruel, injusto y prepotente en el que por suerte, por decisión propia, o desgracia, vivimos.

Vamos con el extenso reparto, lleno de grandes estrellas y tremendos papeles, impactantes y soberbios todos, queda dicho de antemano. Jack Nicholson, un papel a su medida, entre la chulería innata que procede su personaje y ese grado evolutivo que tan bien interpreta, realmente para quitarse el sombrero, esta y "El resplandor" de Kubrick, para mi lo mejor de Nicholson ante la cámara. Una veterana Louise Fletcher, interpretando a la que para mí debe entrar en el libro de villanas de la historia, la tremenda doctora que acompaña a los enfermos en las terapia y los controla psicológicamente, impresionante el nivel de hija de la gran puta que llega a alcanzar, jeje. Por ahí andan también (y algo irreconocibles) los grandes Danny DeVito, Christopher Lloyd, geniales, el fallecido Vincent Schiavelli, o la introducción de un jovencisimo Brad Dourif (Lengua de serpiente en "El Señor de los Anillos"). Destacar como no, el curioso y carismático papel de William Redfield, y el resto de pacientes, todos ellos realmente arrebatadores y fantásticos ante la cámara. Muy realistas.

Gran dirección de Milos Forman, que se mueve estupendamente por dentro y fuera del Hospital, señalar la extensa gama en la realización al moverse en un sitio (el primero mencionado) bastante limitado y creando muy bien la dirección con el reparto, gran trabajo. La banda sonora, apareciendo cuando se requiere (aunque prácticamente en unas secuencias destacadas y poco más) corre a cargo de Jack Nitzsche, que compone una partitura bastante acorde con el film, señalando su momento de gloria al final. El montaje es también estupendo, lleno de ritmo y no aburriendo para nada. Lo que destaco: El guión (tremendo), las actuaciones tan realistas. Escenas: La primera toma de contacto con los pacientes en la terapia, quedando todos muy bien definidos. La secuencia de la votación para el partido de Baseball, la fiesta de navidad, y sobretodo los 15 minutos finales (incluyendo la mítica secuencia que cierra el film), llenando de angustia al espectador. Lo que menos: La secuencia del barco es algo larga y puede que cambie de manera radical la manera de ver el film.

En general, estamos ante un gran film, totalmente atípico en su estructura tanto de guión como en la interpretación, una de esas películas que aunque pasen 50 años, seguirán estando en la retina del espectador, no ya por lo que cuenta, sino porque forma parte de la cultura popular, recomendable al 100%. Por cierto, destacar el total acierto con el título del film, muy inteligente y metafórico. Un 8,7.

NOTA: 8,7/10
RECOMENDACIÓN: Cinéfilos.
DURACIÓN: 133 min.
AÑO: 1975
Ficha en IMDB



3 comentarios:

DASKABE dijo...

Muy de acuerdo en casi todo. En la puntuación mas o menos.

Arkón dijo...

Está muy sobrevalorada pero es cojonuda de todas formas, grande Jack Nicholson y grande el actor que hace del indio grandote.

Un saludo.

naranco dijo...

Pa mi,como ya te comenté,es libertad,hace muchos años que la vi,pero aparte de ver que los locos estan afuera^^se me quedó la sensación de que grita libertad:) una de mis frefes,el Nicholson impagable,como siempre...