2008/10/16

"La Rosa púrpura de El Cairo": Amor al cine

Curiosa película de la extensa filmografía del maestro Woody Allen, "La Rosa púrpura de El Cairo" es una de esas películas especiales, a las que se les coje cariño pese a lo simplista de su historia y valores, donde el final choca con la realidad pese también a la onírica alegoría que Allen dedica a este film. El guión, sencillo, cosa que cuesta asimilar para ser de Allen y que no quiere decir que sea malo sino todo lo contrario en esta ocasión. El libreto se centra en el personaje de Cecilia, una ama de casa de New Jersey que se ve obligada a trabajar como camarera, ya que su marido está en el paro y sólo se dedica a jugar y beber cerveza. Para huir de la realidad, Cecilia acude diariamente al cine Jewel. Un día, deprimida porque le han echado del trabajo y porque se ha enterado de que su marido le engaña, ve varias veces La Rosa Púrpura del Cairo y es aquí donde sucede la magia, esa que llaman del cine, el personaje del film sale literalmente de la pantalla y ambos viven una alegórica historia de amor. Resulta curioso que la bipolaridad entre realidad ficción genere la comedia y que a su vez e inteligentemente Allen use el drama para entremezclar todo con aire cinéfilo y nostalgia anti-hollywoodiense, una declaración formal de Allen por la magia, la ingorante magia del cine, el poder de una película capaz de atrapar a todo espectador, de hacerlos enfadar, de hacer rodar el mundo en general más de que lo parece. Al entrar el actor que interpreta al personaje que se escapa del film (cuesta explicar esto), entra también el dilema de Cecilia, quedarse con la estrella real, o con el personaje ficticio dentro de un mundo ficticio (mención aparte para los actores en conflicto dentro del film que no deja de proyectarse, un puntazo) y será aquí donde el film de Allen en su parte final golpeará con fuerza a su protagonista y al espectador, no hay final felíz en la dura realidad, siempre nos quedará soñar, Allen nos lo recuerda, insiste, el cine solo es cine por desgracia amigos. Último punto a destacar, los diálogos, geniales. Un libreto a la altura, creo que es uno de los films mas sencillotes de Allen en su planteamiento, pero a su vez, creo que se recuerda muy bien y pasa con soltura por su filmografía.

La dirección de Woody es correcta sin mucho más que decir, deja vislumbrar un curioso montaje en las escenas que transcurren en el interior del cine o al final, pero por lo general, se centra mucho en no mover demasiado la cámara y mostrar todo con bastante claridad sin más. En el reparto, destacar a la siempre bella Mia Farrow, la mejor chica Allen con permiso de Diane Keaton, su papel aquí vuelve a dar la talla, una humilde ama de casa, soñadora, discreta y sencilla que paga el pato de su ingenuidad, muy buena interpretación. La estrella y el actor, de la mano de un aventurero Jeff Daniels (creo que el propio Allen podría haber hecho este papel, pero bueno...) correcto. El resto, buenos secundarios también, sobretodo el conjunto de actores que aparecen dentro de la película que se proyecta en el cine, geniales. A la banda sonora, y como viene siendo casi habitual en los films de Allen, el jazz predomina cada pieza, una selección excelente claro está. Lo que destaco: El guión fresco y entretenido, la capacidad de mezclar la comedia y drama dentro de un mundo totalmente imaginario y casi surrealista, que atrapa al espectador. Escenas: Cuando Jeff Daniels habla con Farrow en el cine y sale literalmente de la pantalla. Las secuencias donde el marido de Mia Farrow la amenaza con cierto sarcasmo y mala leche. Daniels en el club de alterne, desternillante. El final, con un choque tremendo, donde se nos expone lo dura que es a veces la vida, lo excelente que puede servir el cine para olvidar los problemas y dejarnos llevar por su magia y sobretodo para declarar amor verdadero a cada fotograma, a todo lo que huele a ficción, Allen lo sabe, yo lo sé, el cine es vida nenes. Lo que menos: La historia no da para más de hora y media (lo que prácticamente dura) es algo simplista, por lo que el que espere algo como "Annie Hall" que directamente no la vea, pues se sentirá algo defraudado con este film atípico y a su vez más convencional de Woody Allen.

En general, un film entrañable por el cariño que Allen pone a cada recoveco de la historia, la recomendaría a todos aquellos aficionados al cine que sueñan con este medio, que ansían la ficción como la alegoría de sus anhelos, y también porque no, a los seguidores de un Woody relajado y más "suavecito" que de costumbre, que también quieras que no, es interesante en esta faceta suya. Un 7,5.

NOTA: 7,5/10
RECOMENDACIÓN: Amantes del celuloide.
DURACIÓN: 82 min.
AÑO: 1985
Ficha en IMDB



1 comentario:

Luigi De Angelis S. dijo...

Me parece fantástico que escribas de “La Rosa Púrpura del Cairo”, una de mis películas favoritas de Woody Allen – junto con “Manhattan”, “Annie Hall”, “Hannah and her sisters” y “Poderosa Afrodita”… Pero no estoy de acuerdo con la intención con la que utilizas el término “suavecita” (es decir… es verdad que la película mantiene una atmósfera “suave” pero por un lado tampoco es necesario que toda película brillante sea “dura” y, además, aunque es “suave” en la superficie el argumento de esta película tiene uno de los subtextos más fuertes, conmovedores y desesperanzadores que Woody Allen haya tratado jamás) ni tampoco estoy de acuerdo con la calificación, yo creo que “La Rosa del Púrpura del Cairo” tiene el tipo de dirección comprometida y original, recursos técnicos interesantes y actuaciones enormes suficientes como para ponerle un 10 redondo.