2010/04/13

hermetismo

Todo está un poco disuelto y se remueve a su antojo. Ergo el arte, o eso que ves, oyes o haces, es tu respuesta a la armonía y siempre lo fue. Partiendo de la desdicha, todo eso te convierte en un egoísta, un solitario autosuficiente con más carencias en la superficie (esa que tanto valor tiene en el día a día), aunque todo esto queda subsanado en tu realidad. Dentro del vómito creativo todo funciona ilimitadamente, no son necesarias las monedas para seguir interactuando del todo y ganar el premio de las uvas moradas de la suerte. Funciona, por una sencilla razón: Dentro, se puede desnutrir una alegría, una tristeza sin que todo esto realmente importe a largo plazo, puesto que no es del todo verídico y eso es lo bonito. Se puede desnudar el alma sin complejos ni celos, se puede leer entre líneas, se puede vivir, morir, fumar, beber, y todo es extrañamente poético.

Se pueden entender los motivos, se puede ser eterno. El dolor real es momentáneo, el arte es para siempre, pasa por encima de todos. Esa diferencia ante la realidad, se trasmite en una falta de comprensión hacia otra pasión, otra dedicación hacia un canal bello y vale, puede que horrible también, como todo. Pero esto me convierte en lo que de verdad soy, realmente es lo que siento, un personaje de ficción que se ha "perdido" en la aburrida realidad como en aquella rosa púrpura del Cairo.

Siempre podré quedarme con Joplin, Holiday, Asimov, Fellini, Polanski o con todos aquellos que vivan dentro de la quimera a la que yo me atrevo a llamar vida, desde mi siempre humilde opinión. A día de hoy, me cuesta vivir, y esto no tiene nada que ver con casi nada de lo que acabo de escribir. Curioso, ¿No?.


3 comentarios:

DASKABE dijo...

Aún así me gusta tu escrito reflexivo.

Solo te puedo decir: ¡Ánimo y para adelante! Que a mi me vas a tener siempre contigo ;)

Saludos.

Kristel dijo...

sobran las palabras...:
indiemalaga.blogspot.com

síguenos, recomiéndanos, a mueeeerte!! ahora va llegando la cuenta atrás, de verdad de verdad...

:)
muaks
(ya hablaremos usted y yo! ¬¬)

Lo. dijo...

El arte siempre estará con nosotros, y la realidad también. Es genial encontrar vías de escape cuando miras a tu alrededor con los ojos despiertos y no te gusta lo que percibes.
Pero nuestro mundo interior también se construye de lo que pasa allí fuera. Y recuerda que el arte también... es una mezcla de ambos.
Intenta crear una armonía con el mundo en el que vives con los ojos despiertos y con ellos cerrados, íntimos.
Vive para disfrutar tu arte y compartirlo con quien se lo merece.