2008/09/25

"Cantando bajo la lluvia": Musical optimista

La verdad que me siento un afortunado no ya por gustarme el cine clásico de Hollywood, sino también por admirar de manera especial un género tan amado como odiado, el musical. "Cantando bajo la lluvia" dirigida por el propio protagonista de la historia, Gene Kelly y su colega Stanley Donen es un ejemplo de obra maestra en el género, un clásico irrepetible. Para empezar, el guionazo del que parte el film, una autoparodia del Hollywood y Norteamérica post-depresiva donde el vodevil a modo de Broadway llena las largas aceras anchas y los coloridos trajes de sus obras. El cine dentro del cine, Kelly y compañía introducen la comedia mejor hilbanada cada paso que da el film, y la va mezclando con el musical, que se adueña del film a más de la mitad del mismo. Impresionante los golpes humoristicos del personaje que interpreta Jean Hagen, con esa voz aguda y rechinante que no deja de ser impecable (en la versión original claro, porque en el doblaje la destrozan por completo). Al igual que se autoparodia el Hollywood más glamuroso, egoísta y pretencioso, Kelly autointerpreta al galán por excelencia y en sí misma, "Cantando bajo la lluvia" es una película perfectamente "Hollywoodiense" por mucha mofa que haga, ya que hay chlichés tanto en los romances, como en los personajes, como en las canciones, pero todo es tan sorprendentemente perfecto, que la película llega a ser adorable, inteligente (esto es lo más importante) y su estructura de lo mejor del Hollywood de aquellos días. Por decirlo alto y claro, uno de los mejores musicales de la historia del cine.

Del resto del reparto no puedo olvidarme del fantástico (y novato en este film) Donald O'Connor, el actor se curra un humor inteligente y simplemente claro y magistral, sin dejar de lado los fantásticos números acrobáticos que hace en sus partes cantadas, todo un prodigio de actor. Debbie Reynolds es la chica buena del film, la que al final gana la partida sin romper ningún plato, quizás lo mejor de su aportación sea la parte final (donde es obligada a cantar tras el escenario) y la exagerada pero inolvidable presentación de su personaje, donde Gene Kelly cae casualmente encima de su coche, al estilo clásico del Hollywood glamuroso. Pero sin duda, volver a destacar a la actriz Jean Hagen como uno de los mejores del reparto. Nadie puede poner en duda la magistral música del film, el famoso tema que da título a la película forma ya parte de la historia del cine, y aunque no hayas visto el film, queda en el colectivo global, eso sí, funciona mucho mejor cuando ves la película, como una llamada al optimismo, a ver la vida de rosa pese a la tormenta, pese a lo que piensen los demás, una declaración de amor en toda regla a modo de orquesta y voz de "crooner", eso es "Cantando bajo la lluvia", un film optimista, pero que a todas todas, pone su ácida crítica, su ironía, y su granito de mirada al injusto, que también lo hay.

Y como no, en el aspecto técnico, Gene Kelly se las sabía todas, sabía que era importante crear un mundo en Technicolor y muy vivo en coreografías, movimientos de cámara determinados o decorados inmensos para la época. Sobresaliente son los momentos musicales (aunque hay una secuencia final, donde se exagera demasiado el propio género con más de 10 minutos de musical sin interrupción que saca un poquito al espectador de la historia, pero visualmente es impactante y genuino) la luz es sutil y colorida cuando es necesario (la secuencia de la canción de amor en el estudio que simula un atardecer es bellísima, o la del fular ondeando al viento, o la del tango en el imaginario club nocturno), y el uso de la cámara es brillante, sobretodo en las coreografías y números, donde la cámara se mueve de arriba a abajo en todos los ángulos, sin mencionar los largos planos secuencia en algunas canciones (por ejemplo, el decorado y realización del número más famoso "Singin' in the Rain" son impecables en este sentido). Una dirección técnica y artística que da mucha seguridad al film y ponen al espectador en total interés.

Los momentos que destacaría: Los musicales, sobretodo el famoso "Singin' in the Rain", o el primero que tiene el actor
Donald O'Connor, la parte del cine dentro del cine con la secuencia desternillante del paso al cine sonoro, donde la sincronización del audio se pierde, genial. El final por muy típico que sea, o la secuencia del decorado del atardecer y los dos protagonistas cantando dentro del set. En general, un film excelente, un clásico que todos los aficionados al cine y al musical no deberían perderse, sobretodo estos últimos, ya que quizás sea el mejor musical que se ha rodado, y eso es decir mucho. Una obra maestra, 10. ¡Ah! se me olvidaba, por favor, y por vuestro bien, tenéis que verla en versión original subtitulada, en español el doblaje es bastante malo, y encima no traducen las canciones.

NOTA: 10/10
RECOMENDACIÓN: Cinéfilos, amantes del musical. Ver en V.O.S.E.
DURACIÓN: 103 min.
AÑO: 1954
Ficha en IMDB



3 comentarios:

Charly Ramone dijo...

Mira cariño, no se que doblaje tendrías tú, porque hay 2, pero tampoco los veo tan malos. Tu es que has llegado a un nivel que los doblajes para tí son peor que un cáncer ¿eh? XD

Por cierto, coincido en la nota, mira tú que cosas :D

Salute.

Luigi R.p. dijo...

me da igual, el que yo escuché era realmente asqueroso

Charly Ramone dijo...

Uh muchacho, como se nota que no has visto una película entera doblada por el gran Joaquín Hinojosa. Hay ya hablamos de doblajes asquerosos si quieres XD.