2010/02/21

Líneas

En línea discontinua desafías los derrapes, tu pelo se cobra las licencias pertinentes y tus zapatos nuevos brotan de furia chocando con la sonrisa irónica de la marea que arrastra el asfalto. Mientras escuchas una vieja canción del trobador que le habla a la noche acariciando la tormenta, encriptando mensajes embotellados al aire, centelladas de pensamientos y filosofías extintas de autores y egos que exploran una paralela visión caminante de enigmas.

¿Cuál es tu sueño, dama de los cabellos trenzados, confusos, crepusculares?, donde allí viste colores, montañas, sabios y nombres de casas, allí utópica dama, yo sueño con un inmenso desierto, caluroso, redundante, discontinuo y descubridor. Cuando retomo el curso de la continua, aquí estoy esperando ningún semejante impreciso, escucho el agua pasar por los tubos de drenaje, los gatos no maullan, el trobador me arropa, y me duermo entre papeles y sonidos contenedores de líneas, de palabras, por los siglos de los siglos, como quizás deba de ser.