2011/02/27

"The Fighter": La familia unida, jamás será vencida


Director: David O. Russell
Año: 2010
País:USA
Duración: 115 min.
Sinopsis: Narra la verdadera historia sucedida a mediados de los ochenta cuando un boxeador problemático pero con talento intenta redimirse entrenando a su hermano menor. Dicky Eklund  una vez tumbó al campeón del mundo Sugar Ray Leonard, inmerso en una peligrosa mezcla de drogas y delincuencia y su hermano Micky Ward prometedor luchador de la familia, cuya carrera está en manos de su madre.
NOTA: 8/10  Ficha en IMDB

Sexta y última película que dedico al especial de los Oscars de 2011. Es el turno de un film de boxeo, el de David O. Russell, "The Fighter". Un film correcto, con algunos puntos muy interesantes, pero quizás con algunas reminiscencias ya vistas en muchos otros films que hablan prácticamente de lo mismo, el sueño americano, la realización del objetivo, con el boxeo como telón de fondo. El guión lo firman Scott Silver, Paul Tamasy y Eric Johnson, un libreto dinámico, rico en continuidad narrativa y con un seguimiento interno hacia sus personajes, quizás la piedra angular del film, una de las piezas que hace que el film salga un poco de lo habitual en este tipo de historia. La argumentación se basa en unos hechos reales sobre el ascenso al firmamento del boxeador que interpreta Mark Wahlberg, Micky Ward. Presionado por los deseos de éxito de su familia, en especial de su madre y su hermano, un ex boxeador retirado y drogadicto que hace las veces de papanatas. Quizás sea este juego familiar lo que crean al protagonista una personalidad propia, pues en realidad, estamos ante el protagonista más vacío y plano de todas las películas de los Oscars, si no fuese porque como acabo de decir, es un personaje que se va forjando dentro de ella, motivado  por los geniales personajes secundarios. El mensaje de "The Fighter" hace justicia al doble juego del título, la lucha constante por la búsqueda de la felicidad en la vida, los intentos por hacer lo que uno sienta y no por lo que le digan, y sobretodo por un mensaje tan alentador como manido, pero que aquí funciona con cierta fluidez: la unión hace la fuerza.


Me gustan los diálogos (concisos, a veces con algo de humor, carismáticos y bien metidos dentro de sus personajes) y la capacidad dinámica del argumento, que decae solo en un punto de la historia (Ese caos emocional de la escena donde toda la familia se rifa el futuro del protagonista en el ring de ensayo, algo abrupta dentro de la acción). El resto del mérito, se lo llevan las fantásticas interpretaciones que alberga el film. Para empezar, Mark Wahlberg construye un personaje sencillo para su anchura interpretativa, pero que le viene como anillo al dedo, el protagonista que más que serlo, se va haciendo, correcto sin mucho más que añadir. Mención aparte para el papel de Christian Bale (que adelgazó una cantidad tremenda de Kilos para interpretar a Dicky), tremenda composición y evolución de su personaje, dándole la voz, la forma de moverse, la perfecta caracterización que bien merece su nominación al Oscar de este año. Para mi es el mejor de toda la película, y el verdadero punto para considerar el film como algo más que un film de boxeo sin más, tremendo. Junto a él, destacaría la portentosa (y que leches, sorprendente, no me lo esperaba) interpretación de Amy Adams, el papel femenino por excelencia que se salta ciertos clichés, y da pie a algunos momentos muy destacables dentro del juego de discrepancias entre los personajes del film. Adams está estupenda, metida hasta las raíces en su papel, quizás lo mejorcito que haya hecho de momento, en toda su carrera, genial (bien merecida su nominación). Papelón también el de Melissa Leo, interpretando a Alice, la madre de los protagonistas. Fantástica, contenida y portentosa. Mickey O'Keefe se interpreta a sí mismo, y destacar también el papel de Jack McGee. Un reparto sensacional, con algunas interpretaciones por encima de otras (la de Bale y Adams) y muy buenas en general.


Otro de los grandes aciertos del film, es sin duda, la inspirada y original dirección tras la cámara de David O. Russell. Su manera de enfocar el film es fantástica, destacaría la fotografía (muy urbana, desaturada pero perfecta para la época donde se sitúa el film, en los 80) y la forma en la que Russell utiliza la steady, los planos largos, los seguimientos a los personajes, usando la calle de manera crepuscular en muchas ocasiones. Eso, y los combates, que están apoyados además del montaje, por su estilo visual, Russell toma las imágenes directamente de las cámaras de televisión de los 80, dándole al film esa realidad necesaria en los combates, y poniendo la calidad de imagen al servicio del espectador, situándolo de manera realista tanto en el contexto histórico, como en el ring, genial. En definitiva, una dirección fantástica, este año los Oscars tiene una categoría impagable en la dirección, todos merecen la estatuilla por su frescura en la realización, David O.Russell no podía ser menos (Como curiosidad os diré que el productor de la peli, el propio Mark Wahlberg estuvo apunto de convencer a Martin Scorsese para que dirigiese el film). La música (en silencio en casi la mayor parte del metraje) original corre a cargo de Michael Brook, su música roquera va perfectamente con algunos pasajes de la película.


En conclusión:  "The Fighter" es un filmOscars, pero su dinamismo cinematográfico y sus fantásticas interpretaciones, la salvan del bajón general. Destacar a David O.Russell como otro punto magistral del film, su dirección es para analizar. Y como no, un papelón de Christian Bale, que día a día que pasa parece escoger mejor sus papeles, Amy Adams me ha dejado con los pies colgando, no me la esperaba tan estupenda. En definitiva, un buen film, pero sin más. Un 8.

La Escena:  La escena en la que todos los personajes de la película observan el documental de la HBO sobre la vida de Dick. // El combate final, lleno de magnetismo.