2011/02/06

"The Kids Are All Right": la delgada línea de la adultez


Director: Lisa Cholodenko
Año: 2010
País:USA
Duración: 104 min.
Sinopsis: Nic y Jules mantienen una relación lésbica y tienen dos hijos, ambos fruto de la inseminación artificial. Pero lo que obsesiona a los chicos es conocer al hombre que donó su esperma y, por un capricho del destino, lo encuentran entrando asi en sus vidas, aunque naturalmente tropezarán con la oposición de sus madres.
 NOTA: 8/10    Ficha en IMDB


Tercera de las seis reseñas que dedico a los Oscars 2011. "The Kids Are All Right" melodrama que se postula a la categoría de mejor película, está dirigida por Lisa Cholodenko. Una película dinámica, sencilla, directa y divertida. Una de esas películas que hay que remover con recelo y oler, como el buen vino que destiñe poco a poco las dificultades de sus variopintos personajes. El guión de Lisa Cholodenko y  Stuart Blumberg, se centra en distendir los conflictos que se le presenta a una familia nada convencional, cuando los chicos de la pareja de lesbianas deciden conocer a su donante de esperma, su padre. De esta sencilla idea se hace toda una bola llena de sutil comedia, drama moral y buenos momentos, donde el mundo adolescente se entrecruza e incluso se complementa con el bache emocional que vive la adultez en ciertos momentos, muy puntuales, donde se cuestiona absolutamente todo. Es la doble moral que tiene el fantástico título de la película "The Kids Are All Right", los chicos llevan la razón y el peso, la carga de los adultos, el sustento que hace avanzar a sus personajes, muy cambiantes, anclados en una falsa normalidad que se amenaza de manera drástica durante casi todo el metraje, sin ser agresivo, el guión toma esas decisiones de manera realista, pura, consciente de los hechos, sin artefactos típicos. Me gusta como se platean los problemas sexuales de la película (tanto en el mundo adulto, como en el adolescente) y emocionales, no se profundiza de forma directa en los personajes, sus pinceladas quedan más al gusto más sensible de cada espectador, lo que le resta algún que otro punto, no todos conexionarán del todo con la historia. Para mi, esa frialdad realista que respiran muchas escenas, están cargadas de electricidad, aunque eso si, se echa en falta redondez, pero recuerdo, es un libreto sin pretensión de ser grandilocuente, y eso se nota.

El reparto coral, uno de los puntos fuertes de la película, está estupendo, buenas interpretaciones en general. Por un lado la creíble pareja de lesbianas, interpretada por dos grandes actrices. Por un lado Annette Bening (Nominada al Oscar por este papel) que está realmente intensa en su papel, y la siempre genial Julianne Moore, para mi, la mejor de la película, se come su papel, portentosa la Moore. Otro nominado por su rol en este film es el curioso papel del donante interpretado por Mark Ruffalo, que consigue un personaje denso, cargado de introspección (aunque queda algo cojo por motivos del guión al final). Y los dos chicos, Josh Hutcherson como Laser, muy bien en su rol, y la guapísima e inocente Mia Wasikowska (La Alicia de Burton) que tiene un rol que juega mucho con las miradas, los silencios y los pensamientos, decisivo para captar el mensaje del film, en su parte final.  Como apunte, el gracioso personaje de la amiga del personaje de Mia Wasikowska en el film, es interpretado por Zosia Mamet, joven actriz que recuerdo por su excelente aportación en la segunda temporada de "United States of Tara", a mi personalmente me gusta mucho esta chica. En general, un reparto funcional, que cumple perfectamente, pero que tampoco sobresalen unos sobre otros, muy satisfactorio, sin más.

La dirección de Lisa Cholodenko, es elegante, sobria y muy centrado en dar ritmo a las conversaciones, en desaturar mucho los espacios donde se mueven los personajes sin destabilizar en ningún momento la perfección de los encuadres o movimientos con la Dolly Cam. La fotografía (un tanto independiente) hace el resto, buena dirección, pero sin virtuosismos de ninguna clase. La Banda sonora original correa a cargo de Nathan Larson, y Craig Wedren, aunque estás más mudos durante el metraje, cuando aparecen le dan mucha presencia a las escenas de la película con unos tonos nada arrogantes, en buena sintonía con lo que se muestra, por lo que es una música funcional correcta y que va bien con el tono del film.

"Necesito deciros algo. No es un gran secreto, vuestra madre y yo estamos en un momento horrible ahora y... la verdad es que el matrimonio es difícil, es muy duro. Dos personas solas abriéndose camino entre la mierda, año tras año, envejeciendo, cambiando. Es una maratón ¿Vale?. A veces pasan tanto tiempo juntos que uno deja de ver al otro. Sólo ve raras proyecciones de su propia misera, y en vez de hablarse, uno pierde los estribos, hace cosas horribles y se equivoca como me pasó a mi. Y me siento muy mal porque os quiero y quiero a vuestra madre. Y esa es la verdad. A veces, uno hiere al que más quiere. No sé por qué... si leyera más novelas rusas...en fin..., Solo quería pediros perdón por lo que hice, espero que  con el tiempo sepáis perdonarme. Gracias."

En conclusión:  Las líneas de arriba que dice el propio personaje de Julianne Moore en "The Kids Are All Right", define perfectamente el camino, o los caminos humanos que decide declarar el film de Lisa Cholodenko. Pese a que estamos ante un film que no quiere profundizar hasta herir el alma del espectador, si que es cierto que estamos ante un film notable, con buenas intenciones, interpretaciones creíbles y momentos muy divertidos. Un 8.

La Escena:  La llegada del personaje de Mia Wasikowska a la universidad, y su despedida con la familia, donde realmente afloran los sentimientos que se quedan introspectivos durante todo el metraje.// La escena sexual que Moore y Ruffalo mantienen mientras el empleado jardinero los llama desesperado, desternillante.