2009/10/21

Sobre Michael Mann y su falta de "humor"...

"Michael Mann tiene mano para los thrillers chill out, crepusculares en lo figurativo, tecnocráticos, lujuriosos en su diseño sónico, pero no tiene sentido del humor... "Heat" es su mejor película, dispuesta a permanecer, quizás porque nació como piloto para una serie de televisión y eso implicaba que los personajes tuvieran biblia. Allí, además, ofrecía lo que se espera de él, que eche los restos en el delineado de la acción y que nos la vista de tragedia, que para eso somos espectadores del siglo XXI, ávidos de violencia afrodisiaca pero necesitados de coartada. Salgo de casa sabiendo que Mann no es garante de nada, rememorando la experiencia de "Heat" como se recuerda un polvazo eventual e idealizado en el tiempo. Veremos..."


Que quede bien clarito, estas palabras no son de un servidor. Me he decidido a traeros una columna que he encontrado entre mis revistas cinéfilas de casa. Unas palabras sobre Michael Mann y la tendencia a criticar su cine como falto de ingenio, algo muy común entre los esnob de estos días. Lo traigo no para dar publicidad al tipo (que en realidad no se si se hace llamar "bajabragas" o irónico/sarcástico cinéfilo, para mi más bien lo primero, me explico a continuación). Simplemente quería manifestar mi malestar general hacia un grupo de individuos cada vez más común en la calle, en internet, en las universidades sobre todo..., el cinéfilo gafapastilla, que ha visto no digo yo que no, grandes obras, incluso las ha visto con minucioso análisis visual, peero, queridos amigos, en mi queja os diré que estoy harto de que todo el mundo opine lo mismo de una película o cosa. Si en el caso hablamos de Michael Mann y un crítico le tiene manía, 30 culturetas y escritores "cinéfagos" le siguen pero con su mismo argumento, sin matices, y encima se mofan con cierta prepotencia verbal a modo de "sarcasmo" improvisado del verdadero genio, creativo, en este caso, Mann. Dice este hombrecillo, recordar "Heat" como un polvazo eventual, pues mira, de ahí mi definición de bajabragas. Seguramente considerar una obra maestra como un polvo es la cosa más falta de imaginación que haya oído, viniendo de un columnista. Quizás este hombre entre con su camisa (llamativa of course) en un bonito pub indie de Madrid y empiece a hablar de Mann, de Scorsese o del mismísimo Spielberg (del que todos hablan mal, of course 2) con el criterio común de un predecible, y encima, mujeres, divinidad de este mundo, aclamáis unas gafas de pasta, un escupitajo hacia la bici voladora de Elliott, una repulsa hacia la visceral puesta en escena (justificada siempre) de unos infiltrados por acostaros entre bambalinas con el topo, un señor que dice adorar "Heat", dice analizar "El Dilema", "Corrupción en Miami" o "Collateral" a la que la tilda de "anodina" en el mal sentido. Yo le diría a este señor que ya que trata de analizarlo todo, pues, que ha olvidado "El Último Mohicano" y que por una vez, elija a quedarse en ese pub madrileño donde creo que no hace falta que uno pague 3 Euros por oírle berrear, como mucho, esperar a que se marche colgado de un escote que quizás le recuerde a Megan Fox, o mejor: A Kristen Stewart. Yo me entiendo.

5 comentarios:

DASKABE dijo...

JAJAJA.

Esos tipejos, me los encuentro todos los días.

Charly Ramone dijo...

Hombre, de todos modos Michael Mann si se merece un tortazo por algo que ya sabes XD

molly dijo...

Y habrá cientos de tipos asi..segurisimo,ya te dije que después de ver The keep quedé un poco frustrailla pq pa mi era impensanble que la dirigiera Mann pero por eso si que le daba yo un tortazo jeje por lo demás chapó,advierto que va en el paquete de dvds y por dios la veis juntos esteban y tu eh o te dará un ataque jajajajaj...ya me cuentas,voy a visitar "otros blogs" chauuuu y besitossss

Arkón dijo...

Por qué se merece un tortazo, Charlie?

Charly Ramone dijo...

Por joder el final de una película en "Enemigos públicos".