2010/09/22

"21 Gramos": La vida sigue...conectada

Volviendo de nuevo al cine de Alejandro González Iñárritu, tenía pendiente desde hace un tiempo el film que nos ocupa, "21 gramos", un film denso, entremezclado y con el sello característico del cine de Iñárritu, una película muy recomendable, muy introspectiva y visceral a su vez. La película cuenta una historia de esperanza y humanidad, de elasticidad y supervivencia, que explora las fuertes sensaciones emocionales y físicas de tres personajes: Paul (Sean Penn), Gato (Benicio Del Toro), y Cristina (Naomi Watts) unidos por un accidente inesperado que hace que sus vidas y destinos se crucen, en una historia que los lleva al amor y la venganza. 21 gramos hace referencia al peso que perdemos cuando morimos, el peso llevado por los que sobrevivan. El guión lo firma el que por aquellos era habitual colaborador de Iñárritu en sus historias (hasta que ambos se pelearon incomprensiblemente tras la genial "Babel"), Guillermo Arriaga, que imprime también su buen hacer en su manera de saltarse la estricta narrativa de los tres actos (diluidas en elipsis a veces tan bruscas que parecen innovar) para narrar la historia de manera no original, quizás uno de los aciertos más contundentes de la personalidad propia de la película. Un aliciente que deja paso al mensaje del film, como siempre, Arriaga se obsesiona en los tormentos humanos, en el drama, la tragedia, la lucha entre la muerte y la vida. Todos los temas del film se mueven en un hilo tremendista del estilo de sus autores, y como no, sin olvidar la conexión de todos los personajes dentro de una historia coral, como al final la tela de araña se hila de una manera mágica, dentro de los perfiles, objetivos y metas de cada uno de los personajes de la película. Personajes perdidos, viscerales, socialmente incompletos y vacíos en cierto sentido (pero muy bien representados dentro de la película, muy bien escritos). Un guión con un final que se va mostrando en pequeños saltos de tiempo, pero donde se destaca ese monólogo del personaje de Sean Penn, que define perfectamente el mensaje del film, la brisa demoledora e inquietante de vivir en una cuerda floja, es ahí donde el film suma y sigue, y sobre todo en su manera de narrar la historia, es precisamente lo que le da la vida, en eso se empeña Arriaga e Iñárritu, consiguiéndolo de sobra, sin desmerecer con los otros trabajos previos y posteriores.

Nombrar el reparto del film, es decir también, genialidad. Personajes bien interpretados, muy intensos en su mayoría, con un dolor contenido y una fuerza disfrutables para cualquier cinéfilo. Ahi tenemos mano a mano a Sean Penn, grande donde los hayas, en un papelón con todas las letras, trasmitiendo todo tipo de sensaciones. Le acompaña la preciosa (y un poco infravalorada todo sea dicho) Naomi Watts, que me atrevería a decir que firma su mejor papel (o por lo menos de los que yo he visto, uno de los más destacados), con muchos matices, introspecciones y silencios, una maravillosa interpretación. Benicio Del Toro, otro maestro dentro del film, arrancando al espectador de la butaca literalmente cuando aparece en escena, es un personaje curioso, arraigado a la marginación social y a su vez a la conexión directa con el espectador (en plan: Ponte en su lugar, para que me entendáis), una portentosa interpretación de Del Toro. Por mucho que se diga por ahí, los secundarios, también tienen un papel esencial en cada una de las historias, destacar a los tres secundarios principales, la mujer del personaje de Del Toro en el film, la fantástica Melissa Leo (a la que por cierto he podido ver hace poquito en "Frozen River" que pedazo de actriz) que está perfecta, Danny Huston como el marido del personaje de Watts, y mi querida Charlotte Gainsbourg en un papel discreto pero muy interesante, dando juego. Un reparto fantástico que eleva el film varios puntos arriba, me ha encantado la conexión de los personajes y sus interpretaciones.

Dirección impecable, pseudo-documentalista, del estilo de Iñárritu, pero que a mi me ha parecido fantástica. La cámara se mueve casi todo el tiempo, se mete dentro de los personajes, Iñárritu hace planos cortos (casi detalles de las caras) abusa con cierto estilismo con el grano y los contrastes desaturados en la minuciosa fotografía (he tenido la oportunidad de verla en HD, y eso resalta mucho más, lo cual es mejor para poder analizar el trabajo que hay detrás), personalmente es una realización que envidio (sanamente) y de la que puedo aprender, fascinante. Destacaría el asombroso montaje del film, el uso de la elipsis, los encabalgamientos entre escenas están realmente bien justificados, la técnica no se hace pretenciosa y el conjunto es para estudiar (algo así me pasó con "Memento", la técnica de la elipsis bien tratada, con esmero y mimo). La banda sonora original aparece poquito dentro del film, pero cuando lo hace, con bastante acierto. La firma el oscarizado Gustavo Santaolalla, sutiles y minimalistas notas que van perfectamente con los fotogramas del film.

"21 Gramos" es una película disfrutable, quizás es un film de actores en toda regla (aunque no se si estaría bien calificarla como tal) con una dirección magnífica, y con aires frescos en su narrativa. Personalmente de lo mejor de Iñárritu junto con "Babel" y "Amores Perros". Un 10.

NOTA:10/10
AÑO: 2003
DURACIÓN: 120 min
Ficha en IMDB
Trailer en Youtube
Galería de Imágenes


1 comentario:

DASKABE dijo...

Así me gusta. Aunque sea de 10, pero bueno. Dices de lo mejor de Iñárritu junto con las otras dos única pelis que ha hecho de momento xDD