2010/09/19

Me gustaría

Me gustaría ser un niño para poder justificar aspectos, complejos, miedos, ilusiones. Me gustaría ser adulto para entender la indiferencia y aceptarla, para conversar con un sentido, para saber más sobre el sexo, el amor y la algarabía de los sentidos. Me gustaría ser anciano para no tener que explicar mi extrema misantropía, mis rabietas, mi espalda curvada llamando a la tierra que pisan mis pies. Me gustaría que en mi camino matutino del puente, franqueado por el río, no me sorprendiese una niebla espesa, esa que no te deja soñar, que te hace perder a la imagen con la que sueñas y la que proyectas al despertar. De espejismos vives, me dijo un niño sabio, de visiones pasajeras, de amores que se sientan en la vía de enfrente y se marchan con el vapor de un silencioso tren. No entiendo lo que dices, me dijo un adulto impulsivo, corredor nato. Y silencio con musicalidad me aportó un anciano postrado en su ataúd. Mil y una noches de espera, Scheherezade ya no danza entre las columnas de cristal porque está encerrada en la mazmorra de sus prioridades. Me gustaría saber a que sabe la muerte de un sueño y volver para contarlo, con vida, con más vida. Pero no puede ser.


2 comentarios:

DASKABE dijo...

Ummm.
No entiendo muy bien esta desilucion vital.
¿Estancamiento? ¿ausencia de algo? ¿vacio emocional? ¿o un poco de todo?
En fin, el texto es bueno, pero el contenido triste.

P.D: Me va mal de nuevo el bot´´on de las t´´ildes.

Kristel dijo...

qué bestia, arañas...

(muá)