2009/04/15

"Crash" (David Cronenberg): Chatarra psicótica

Me sigo acercando al peculiar cine del señor David Cronenberg (vi pocas, pero para mi "Promesas del Este" sigue siendo genuina en todos los sentidos), esta película que nos ocupa "Crash" es un redundante (en el buen o mal sentido depende de quién la vea) análisis de la fría y perdida sociedad de nuestro tiempo, desde un prisma bastante raquítico, visceral y sucio por parte de Cronenberg. Una noche James Ballard estrella su coche contra el de Helen. Ambos son ingresados en un hospital tras haber experimentado una extraña atracción el uno hacia el otro momentos después del choque. Tras el accidente, en la vida de James se abrirá una nueva puerta que le conducirá a un mundo prohibido, dominado por un oscuro juego de peligro, sexo y muerte. Guión del propio David Cronenberg, que adapta la novela original de James Graham Ballard en formato cine. Como ya he dicho, la historia parte de una unanimidad fría, atípica y una atmósfera un tanto estridente. Cronenberg mezcla la muerte y el sexo alabando la metáfora de una sociedad perdida, decadente y descarrilada, que se ve inmersa en instintos más que en posiciones o mentalismos profundos. Esto a priori puede disgustar al espectador, pues el equilibrio lleva bastante a la psicosis o la sugestión, estamos ante el cruce de mostrar la visceralidad del sexo y ensuciarla con la visión del peligro, la sensación de muerte. Es curioso, porque el film, guste más o no en su argumento (que tiene, aunque se pueda recrear demasiado en sus dos puntos claves sin ir mucho más allá, el sexo y el morbo psicótico) saca cosas de la mente del espectador. Inevitablemente tengo que sincerarme ante el libreto y el modo, pues el film excita con mostrar lo desagradable del alma humana, demostrando que dentro de cada ser, hay mentalidad oscura, tenebrosa, calculadora, instintiva, animal e incluso ofensiva. Es lo que hay, quizás el mensaje anárquico que respira el film, radicalize en cierto sentido las críticas, o te gusta, o simplemente no compartes o no llegas a lo que se muestra. En mi caso, empatizo en momentos y desgloses de mensajes impresos en la trama, pero me resulta ciertamente redundante en muchos momentos (aunque menos más que el film no sobrepasa la hora y media, sino a ese ritmo argumental sería algo más repetitiva seca y fría de lo que ya es) y aunque recrearse también está bien dentro de un contexto, creo que no profundiza demasiado en sus personajes, más bien en las frías acciones (como pasaba en esa película inferior a esta cinematográficamente hablando pero que me viene a la cabeza por la temática parecida, "9 Songs" de Michael Winterbottom). Quizás este sea el cometido del guión, si es así, conseguido: El sexo, la chatarra quemada y la perdición anárquica de esas mentes que se ven en el film, representan la sociedad de hoy en día, hipócrita, banal, visceral, superficial y animal.

Reparto centrado en unos pocos actores, puntualizo que quizás el mejor perfil actoral lo tengan los secundarios del film, muchos más interesantes que los principales. Por ello, el protagonista, interpretado por James Spader, es un personaje desaprovechado al máximo, lo único que hace es dejarse llevar por el resto de personajes y contar la historia a través de ellos, no de él, el actor no lo hace mal, pero en ningún momento el público empatiza con este personaje, mucho más perdido que el resto. El mejor sin duda es este genial actor secundario de Hollywood, el personaje de Vaughan interpretado por Elias Koteas, que puntualiza la excentricidad y psicosis de un personaje extraño y obsesionado por los accidentes, que busca la muerte por sus propios métodos y la representa con grandilocuencia, genial, el mejor del film como ya he dicho. Destacar algunos papeles femeninos, dispuestos a generar todo tipo de sensaciones sexuales, ya sean provechosas, deleznables, repulsivas o estridentes, ahi tendremos a la guapísima Deborah Kara Unger, fumadora femme fatale de necias acciones perdida en una inmensidad tremenda, de no saber quién es, de no saber encontrarse en la vida (la escena final justifica lo que digo, y cierra con cierta mala leche misógena por parte de Cronenberg, cosa que me hizo soltar una carcajada), buen rol. Rosanna Arquette también tiene un pequeño papel (hay una escena que mantiene con el protagonista que realmente..., en fin no sabría definir lo repulsiva que me pareció, muy conseguido su papel), o por ejemplo Holly Hunter, que tiene un papel bastante extravagante e irreconocible. En general, un reparto seco, frío, pero que tiene algún momento curioso, mención aparte para el comentado Elias Koteas.

En el apartado de dirección, Cronenberg acierta bastante bien, pues lleva con buen pulso las secuencias de un guión bastante distante, y pone la carne en el asador cuando requiere que el público atienda en algunos pasajes. Por un lado, muy artesanales las escenas rodadas en los coches, los accidentes son claros (no hay cámara mareante ni artificios para ocultar carencias narrativas) y al igual que las escenas de sexo (que están bastante bien rodadas) todo es muy visceral y directo, la buena ambientación con colores muy fríos recrean un film muy extraño (me vienen a la cabeza dos películas con este síntoma, "Mulholland Drive" de David Lynch, y "La Ley de la calle" de Coppola) buena dirección de Cronenberg. La música original es del conocido Howard Shore, que compone unos temas muy interesantes y distorsionados, que van perfectamente con la película, genial.

En reglas generales, no sabría catalogar el film, pues no es mala película, pero tampoco es esa obra maestra que dicen algunos. El film, es ante todo, muy curioso, pues quién la vea sacará cosas, y el que no lo haga, pues sencillamente no conectará con las imágenes sin mucha más importancia, así que es un film bipolar, para mi, curioso, aunque se recree y redunde un poquito para ser tajante (algunos films no necesitan esto la verdad) como ya he dicho. Un 6,5.

NOTA: 6,5/10
RECOMENDACIÓN: Cinéfilos abiertos a todo tipo de ideas. Ver en V.O.S.E.
AÑO: 1996
DURACIÓN: 96 min
Ficha en IMDB

Trailer en Youtube



No hay comentarios: