2009/04/15

"Rosemary´s baby": Conspiración

Roman Polanski iniciaba su carrera Norteamericana rodando un film mítico, que ha pasado a la historia por narrar una terrorífica historia a través de la senda dificil, la sutileza, la psicología y el lenguaje cinematográfico en estado puro. "Rosemary´s baby" (titulada horrorosamente en España como "La Semilla del diablo") nos presenta a Rosemary Woodhouse (Mia Farrow) y su esposo Guy (John Cassavetes) que se mudan a un lujoso apartamento en Nueva York. Allí conocerán a sus curiosos y entrometidos vecinos, los Castevet (Ruth Gordon -ganadora del Oscar® a la mejor actriz secundaria- y Sidney Blackmer). Pero cuando Rosemary se queda embarazada, comenzará a sospechar que todos los que la rodean están tramando algo siniestro para ella y para su bebé nonato. El libreto cinematográfico lo firma el propio Roman Polanski, basándose a pies juntillas (fue minucioso en adaptar bien hasta cada detalle decorativo de los sets) en la novela literaria realizada por Ira Levin. El guión parte de una base dramática, pues grave error es catalogar el film dentro de una película de terror al uso, pues no lo es en absoluto. Polanski traza una línea muy compleja en lo que se refiere al uso cinematográfico para sorprender y aterrar, hablo de la sutileza, el uso del suspense a través del lenguaje narrativo muy arraigado en el perfil de los personajes, el diálogo y la evolución dramática de las situaciones, teniendo un culmen bastante atípico, frío y desolador, quizás como nunca antes mostrado en un film, siendo referente en muchos sentidos, original y curiosa. Polanski se obsesiona de nuevo con la sociedad conspiradora (luego lo mostraría para mí con más acierto en la genuina "El quimérico inquilino" que comparte muchos puntos similares con este film), poniendo la claustrofóbia ante todo lo demás a su protagonista (Rosemary) y cargando las tintas al mareo de la perdiz, el espectador se pierde con Rosemary, se asfixia con ella, y no sabe realmente lo que pasa hasta el final. Quizás la única pega del libreto sea que se juege a estirar demasiado el chicle y se pierda la frescura inicial, esto ocurre en mi opinión claramente en una escena justo antes del giro final, cuando Rosemary parece "salvarse" de su comunidad conspiradora y acude al doctor en el que confiaba, aqui parece ser evidente que Polanski quiere confundir más aun al público con algo quizás sobrante y dejando que el aire entre en la mente del espectador, se pierde un poco el efecto sorpresa, aunque, se recupera en un desenlace tan estremecedor como pesimista, genialmente resuelto y quedando como referente en la historia de los finales del cine. En reglas generales un guion muy bien escrito, que juega con puntos muy difíciles entre el drama, el suspense y el terror psicológico sin mostrar absolutamente nada, lo consigue porque se la juega en muchos momentos, acierta, es un guión único en su tiempo e incluso hoy en dia, nadie ha conseguido lo que Polanski se propuso: Narrar una historia aterradora y estremecedora sin artificio alguno, solo puro celuloide vírgen.

El elenco de actores es sumamente importante en "Rosemary´s Baby", ya que las actuaciones llevan la película, decir que es un film de actores sería mentir, pero si que es cierto que es uno de los pilares básicos para modelar la excentricidad y el buen hacer del film. Por un lado papelón de Mia Farrow como Rosemary, totalmente acertada y diría que uno de los papeles más destacados de su filmografía. La Farrow se mete de lleno en un personaje que muestra gestos, miradas y hasta cambia de aspecto físico, en una evolución que sorprende por su tremendismo final, donde la ingenuidad pierde a ritmo de conformismo y desolador paisaje dramático, tremendo. El personaje del marido Guy Woodhouse, lo interpreta un misterioso John Cassavetes, que va demorando un papel con varios escalafones, muy preciso y en realidad, el verdadero apoyo del público para empezar las sospechas y el suspense, un personaje importante y esencial dentro de la película, que funciona a la perfección, Cassavetes impone y parece cómodo en cada escena. Mención especial para los tremendos secundarios, la ganadora del Oscar por este papel, la actríz Ruth Gordon, que da juego al rol de la vecina de al lado, un papel que parece ser simpático en principio, pero que misteriosamente va cambiando de bando a lo largo del metraje,Gordon está estupenda, Oscar merecido. Como final, destacar el pequeño papel de Maurice Evans como Hutch, su presencia es bastante tranquilizadora y da un puntito de reflexión dentro de la película. Un reparto genial, muy centrado en las actuaciones dramáticas que ponen el punto a favor de casi todo el film, realmente destacable y disfrutable para los cinéfilos.

Curiosa la técnica de Polanski tras la cámara. Esto se ve con clarividencia nada más empezar el film, mostrando planos muy coloridos y guiando la cámara a través de las habitaciones con unos pocos cortes y muy precisos en la angulación (una escena, la de la foto de arriba, muestra la cámara a ras de suelo paneando de un lado a otro, para resaltar el cambio de atmosfera y el giro que tomará el film con respecto a los personajes, colcándolos metafóricamente hablando en una posición bastante atípica y no muy favorecerdora). Polanski se luce en el suspense (sobretodo en los 10 minutos finales, donde la cámara parece ser la propia visión de Rosemary y a su vez se intuye una leve influencia "Hitchcockiana") e impresiona en la famosa escena de la posesión, mostrando con efectos ópticos y de manera onírica este pasaje, bastante psicodélico y perfectamente rodado, pues impacta visualmente. Del resto, destacar el fantástico uso de la cámara en unos pocos interiores, pues siempre se utiliza al recurso dramático representado en los planos, cambiantes y muy pensados, como ya dije, la sutileza y el lenguaje de las imágenes crean el "terror", se riza el rizo y se juega acertadamente con conseguir este elemento, muy difícil, y que hoy en día (e incluso en la época del film) desgraciadamente no existe. La banda sonora corre a cargo de un amiguete que Polanski se llevó a Hollywood exclusivamente para este trabajo, Krzysztof Komeda compuso unos temas realmente inquietantes y genuinos, el tema inicial en la escena que recorre el famoso Dakota Building de Nueva York (donde curiosamente asesinarían poco después al mítico John Lennon y a la esposa del propio Polanski, la actríz Sharon Tate) con el coro de la propia Mia Farrow, en esa nana desgarradora que pone la guinda al recalcar el alma fría del film, la música es casi perfecta en todos los aspectos, aunque tampoco aparezca constantemente (más atípico aún en un film Hollywoodiense de terror, por ello que se confunda el género del film en sí).

"Rosemary´s Baby" es un film atípico e inigualable en todos los sentidos, consigue mucho con poquito, y se va perfilando poquito a poco a cada paso que da (como pasa en las buenas pelis) con un guión que sabe hacia donde va y de donde viene. Quizás personalmente el film sea comparable a otro del director con la misma tónica, "El quimérico inquilino", me parece que dentro del tema conspiratorio ese film jugaba con mejores bazas e inquietaba con momentos más sublimes, no obstante, este film iba antes, y Polanski rueda de maravilla, acierta más que aquel film en un guión mucho más elaborado, más redondo y eso sí, un final que remata la faena, que aterra, que encoge el alma, que se recuerda. Recomendable sin duda. un 10.

NOTA: 10/10
RECOMENDACIÓN: Ver en V.O.S.E./ Amantes del buen cine.
AÑO: 1968
DURACIÓN: 136 min
Ficha en IMDB

Trailer en Youtube



4 comentarios:

DASKABE dijo...

A ver si me la pasas pronto neng. Que tengo ganitas de verla.

Saludos.

Luigi R.p. dijo...

Te la pasaré, yo creía que la habías visto, que calladito te lo tuviste cuando Andrea y su madre me reprocharon el no haberla visto xDDDDD.

Saludetes!

DASKABE dijo...

EJEJEJEJEJE.

Charly Ramone dijo...

Rosemary está contenta porque al fín va a tener un bebé, pero no se ha dado cuenta de que es hijo de Lucifer.