2009/12/25

"Polar Express": Creer

Dada las fechas en las que estamos y precisamente teniendo pendiente este film del genial Robert Zemeckis, por fin me he decidido a ver "Polar Express", film estrenado en 2004 que usaba la tecnología que viene perfeccionando Zemeckis desde hace unos años, la técnica de captura de movimiento de los actores a un modelo tridimensional, dicho de otro modo: el motion capture. Un niño, en una noche nevada de navidad, se embarca en un extraordinario viaje en tren hacia el Polo Norte. En ese momento el chico emprenderá una aventura para conocerse a sí mismo que le enseñará que la magia de la vida nunca desaparece para aquellos que creen. El guión está adaptado por el propio Zemeckis y William Broyles Jr., ambos, se basan en un relato corto muy popular de los Estados Unidos que cuenta la narración de la película. La sensación al analizar la historia es bastante sencilla, el relato navideño funciona con mucho dinamismo y es claro en sus formas, lo cual se agradece. Zemeckis está muy concienciado en centrar la acción, el frenetismo de su técnica y además lanzar un mensaje a grandes y pequeños, ese de creer en la navidad, o en su defecto, ese que dice que no debemos de perder la ilusión por la magia, los sueños (aplicado a la vida). Zemeckis y compañía son niños, ellos saben aprovechar la ilusión gracias a un sueño llamado cine, del que estoy totalmente de acuerdo. Ahora, llegados a ver lo negativo del guión, hay fases bastante edulcoradas (lógicamente para rellenar lo que el relato corto no puede ofrecer a la historia) donde los personajes parecen estirar los hechos cual chicle navideño de mala calidad, me refiero por supuesto a algunos números musicales (ese que transcurre en el vagón, con el chocolate, es bastante vergonzoso en general), o el trayecto donde los niños se pierden en la fábrica de Papá Noel, sin olvidar la escena de la estrella del árbol, bastante confusa y absurda, pues no aporta absolutamente nada, la mano de Zemeckis parece perderse en esos caminos, tras dar con unos pasajes realmente impecables anteriormente (todos los que transcurren dentro del tren exceptuando ese número musical, y los 15 minutos finales, son mágicos, algo que se echaba en falta en el cine de nuestros días, y que parecía que las películas de los ochenta solo tenían...).

Los personajes digitales (muy perfeccionados a día de hoy, pero digamos que Polar Express fue bastante revolucionaria allá por 2004) están bastante bien a nivel interpretativo, y aunque no consiguen trasmitir tanto como un actor de carne y hueso, se siguen bastante bien. Varios papeles para el alma del film, productor y protagonista, Tom Hanks, que se mete digitalmente y vocalmente en multitud de personajes del film, su actuación parece ser más redonda en el personaje del revisor del tren, donde si que de verdad se ve la actuación de Hanks nada exagerada. El resto, pues bastante bien, los críos, correctos, y bien animados en general, aunque reitero, que la tecnología que expone Polar Express a nivel facial, ha quedado bastante desfasada con títulos comparables como: la más evidente "Avatar", o las también pelis de Zemeckis posteriores "Beowulf" y "Cuento de Navidad" con Jim Carrey. No obstante está curioso ver a Hanks en esta faceta, verle explorar el mundo digital, con una sensación bastante aceptable. Para ser un producto infantil, la calidad es latente, y no hay sobre actuaciones, momentos de vergüenza ajena en algunos personajes (exceptuando de nuevo el momento de la cancioncita de marras) y todo parece ser bastante correcto.

Volviendo a la dirección tras la "cámara" digital de Zemeckis, tengo el corazón dividido. En líneas generales la dirección es muy espectacular, muy similar a lo que hizo en "Beowulf" pero con algunas pegas. De lo bueno, destacar el dinamismo de la cámara, Zemeckis pone siempre al espectador en disposición de la acción, sin dejar que se pierda, que se vea desorientado entre el 3D, y todo parece tener mucho sentido en el mundo polar que ha creado, eso lo hace bastante mágico y a su vez ensoñador, hay una escena increíble, que solo por eso habría que aplaudir la imaginación técnica del realizador (para los que dicen que ha perdido el talento o que bebe de Spielberg en demasía) me refiero al plano secuencia (brutal y realizado con una inmensidad solo aplicable al mundo hecho por ordenador, algo que aqui funciona en el buen sentido, pero luego os hablaré de como no se debe usar en plan abusivo, sí, Zemeckis lo hace de las dos formas, por desgracia) donde el billete de uno de los personajes sobrevuela fuera del tren, entre montañas, animales, cataratas, y vuelve al interior del tren en un solo plano. Aquí dije, Zemeckis es un genio, que bien ha ido dirigiendo con su soberbia la película y aquí se ha permitido soñar y dejarnos impresionados con el 3D. Vale. Hasta aquí bien, lo peor de todo, es cuando Zemeckis en escenas posteriores, se olvida de volver a lo sobrio. A colocar la cámara en un entorno físico posible (esto pasa mucho en el 3D, la cámara se coloca en sitios imposibles y se pierde la conexión con el espectador en un entorno que emula la realidad, si fuera psicodélicamente onírico no importaría, pero no es del todo el caso), Hay muchos "Zooms" donde la cámara se aleja a tamaños desorbitados, seguimientos donde la cámara "traspasa" edificios, leyes de la física y demás, lo malo es que no está mal, pero a mi personalmente me gustaba como lo iba haciendo Zemeckis en los primeros 30 minutos, en la casa del crío, dentro del tren, la primera escena de acción, donde el tío coloca la cámara pegada al actor digital, sin olvidar que podría rodar de verdad el plano si todo su entorno existiera. No obstante, buena dirección, no es lo mejor de Zemeckis, pero me quedo con esa primera media hora deslumbrante a nivel visual, el resto está edulcorado por caramelos navideños, llamados: osadías tecnológicas, jeje.

No me quiero ir sin mencionar a un genio (que se ha mantenido bastante silenciado en años, cuando siempre ha hecho maravillosos trabajos) llamado Alan Silvestri, que compone una banda sonora muy bonita, acertadísima con el tono y atmosfera del film, quizás un punto muy interesante que da muchísima vida a lo que Zemeckis crea no con tanto énfasis en la dirección, pero que Silvestri aumenta en emotividad y lirismo cinematográfico. Una delicia de trabajo, aplaudo al compositor de "Regreso al Futuro" porque creo que se lo merece y no lo tenemos muy en cuenta en la actualidad, todo sea dicho.

"Polar Express" es un film bastante notable. Navideño y con tintes muy puros en cuanto a imaginación y aventuras. Pero en ocasiones se queda corto para rozar la redondez de sus formas, y esa es la pena, porque de verdad, se ve que el film le pone empeño. No obstante, es un film divertido que no molesta tanto como pueda parecer. La primera media hora y los últimos 15 minutos son fantásticos, yo creeré en esos minutos donde el film hace honor a su mensaje, hace honor a la magia, a la ilusión, al cine que un día dio la merecida gloria a su director, que a día de hoy, sigo pensando que sigue aportando grandes cosas al mundo del cine, y lo que le queda (eso sí, señor Zemeckis, piense seriamente volver al cine convencional de vez en cuando, y dejarse de jugar con los muñecos 3D, que no todo va a ser digital leches...). Un 8.

NOTA:8/10
RECOMENDACIÓN: Seguidores del director y niños.
DURACIÓN: 100 min
Ficha en IMDB
Trailer en Youtube


1 comentario:

Charly Ramone dijo...

Así me gusta, que la hayas visto ¿a qué no ha sido para tanto?

Un punto más que tú le doy yo, pero bueno, no me picaré. Aparte del papel del revisor, Tom Hanks está muy grande en el papel del vagabundo, y también en su cameo como Ebenezer Scrooge.