2010/08/08

"The Last Airbender": La extraña aventura

Después de haber visto la última película de M. Night Shyamalan, "The Last Airbender", echo de menos las películas de los ochenta. Porque la verdad es que, en esa época, aun siendo muchos de ellos, films para niños (la generación de la que yo vengo), los guiones no tomaban por idiotas a estos, aunque también es cierto que los tiempos han cambiado en sobremanera y es posible que bajo la presión comercial de los estudios, Shyamalan haya rodado una extraña super-producción, que por el contrario que se dice por ahí, si que tiene alguna de sus constantes que ahora explicaré, pero también es cierto, que carece de fuerza, que se diluye en unos puntos tan negativos y garrafales, que el film pierde todo su encanto, sus valores se quedan en casi nada. Aire, Agua, Tierra y Fuego son cuatro naciones enlazadas por el destino cuando la Nación del Fuego declara una brutal guerra a las demás Naciones. Tras un siglo de lucha, no parece haber esperanza de que algo pueda cambiar este entorno de destrucción. Aang (Noah Ringer), el más reciente sucesor del ciclo del avatar, deberá viajar por el mundo hasta llegar al polo norte, junto a Katara (Nicola Peltz) y a Sokka (Jackson Rathbone), para aprender a dominar los 4 elementos (principalmente el agua control) y acabar con la guerra. Entre el combate y la valentía, Aang descubre que es el único Avatar con el poder de manipular los cuatro elementos. Aang se une a Katara, una Maestra Agua, y su hermano Sokka para restablecer el equilibrio en este mundo atormentado por la guerra. Durante su viaje serán perseguidos por el príncipe Zuko (Dev Patel), el cual intentara capturar al avatar pera recuperar su honor...

El guión lo firma (y me duele decirlo) el propio director, basándose en el material de la serie infantil anime emitida por Nickelodeon (productora del film) "Avatar: The Last Airbender". No he visto la serie, así que criticaré lo que he visto dentro de la película, sin comparar nada con el anime. Shyamalan ha desaprovechado por completo el fulgor de una buena película palomitera, para meterse en una vereda extraña. Por un lado, el film comienza con un ritmo algo pausado, las primeras líneas de diálogo ya muestran lo que nos acontecerá durante todo el metraje. Parece mentira que el amo y señor de la sutileza, el autor de esa maravilla de guión como "El Bosque", o el escritor de que cada frase tenga su significado interior haya desaparecido aquí. Shyamalan utiliza el humor infantiloide, los diálogos redundantes, pedantes y poco creíbles (e incluso para echarse a reír en muchas ocasiones). Su obsesión porque el público infantil pille cada segundo del film se convierte en un lastre para la propia película. La sensación de que los personajes avanzan hacia ninguna motivación, y lo más grave de todo, el cachondeo de los actores, cada desastrosa actuación termina de cargarse la función. Pero ojo, voy a lo que voy, "Airbender" no es un film malo por más que mis palabras lo hagan parecer así, es un film desequilibrado, entretenido a ratos, pero no memorable, ni destacable dentro de la filmografía de un directo a mi parecer, con muchísimo potencial. Destacar el uso que Shyamalan le da a la espiritualidad del film, quizás el recurso menos explotado y más interesante, por desgracia, cuando los personajes consultan los recursos budistas, reflexivos, y llegan a saber quienes son (pues todos los personajes, absolutamente todos, se muestran disfuncionales dentro de la historia (Otra constante del cine de Shyamalan que debería ser un punto interesante de su cine y no negativo como pasa aquí), ya sean buenos o malos, esto es un punto de Shyamalan vuelve a utilizar al final, para justificar aun más si cabe su propia situación artística, la de un solitario guerrero ante la crítica ( y cada día más el público), solo que esta vez, al igual que los guerreros de fuego, Shyamalan se queda solo, ahogado por una bola de agua, y es una pena, las miras y el material eran interesantes). Cuando la película se "calla", y la acción entra en pantalla, parece que todo tiene algo de sentido, de hecho los 5 minutos finales, donde nadie dice una palabra (y donde Aang crea una enorme ola de agua) es de lo mejor del film, y cuando parece que ahí es donde el libreto de Shyamalan va a cerrar con dos cojones (pese a lo desastroso de sus lineas, en evidencia poco re-escritas y superficiales a simple vista), la caga estrepitosamente con una escena que cierra el film TOTALMENTE INECCESARIA, fuera de contexto, y que me ha hervido la sangre por completo. En serio Shyamalan, ¿A que coño venía eso teniendo ya un cierre de lujo, épico, aceptado por el espectador que a trompicones ha llegado a entender tus cartas?. Una pena. El guión, los personajes, y el planteamiento (sin tantas elipsis brutas) daban para mucho más. Shyamalan falla únicamente (sí, repito, únicamente dos, pero esenciales) en el guión, y la dirección de actores. La sensación de estar escrito rápido y mal, no deja de pulular en cada pasaje, que ojo, tiene algunos memorables (ese momento final con el Avatar evitando la guerra, la pelea en el poblado de los guerreros de tierra, la escena donde Aang escapa de su prisión, están conseguidos, en cambio otros de mucho valor por parte de Shyamalan (el sacrificio de cierto personaje al final, la meditación del protagonista con el dragón Dios) fallan no por su mano, si no por lo que voy a comentaros a continuación.

Los actores, uno de los puntos más negativos de "The Last Airbender" y una de las peores interpretaciones que yo recuerde en mucho tiempo. Shyamalan ha descuidado algo que parecía no poder controlar mucho. Por un lado, el protagonista, Aang, el total desconocido Noah Ringerl, es el perfecto error. Su actuación no es creíble, sus rostros son de actor de cortometraje malo, y peor incluso es, cuando Shyamalan (lo hace en muchísimas ocasiones) se dedica a grabar planos muy muy cortos de los actores (algo que no debería de haber hecho viendo lo que tenía en sus manos para trabajar, quizás utilizar otros trucos), ninguno de ellos está a la altura. Ojito al perla de Jackson Rathbone, el graciosete de la película, el peor de todos los actores del film. ¡Qué sorpresa!, este chico sale en la saga "Crepúsculo". No tengo poco más que decir, aparte de que todas sus escenas con esa cara de "estreñimiento" y "me voy a reir de un momento a otro" y "estoy enamoradísimo de ti, ¿es lo que tenia que decirle yo a esta actriz?" son lamentables, para arrancar el proyector de la sala y estrellarselo en la cabeza al muchacho. Lo mismo (quizás algo menos exagerado) pasa con Dev Patel (el chico de "Slumdog millionarie") muy sobre-actuado y con un personaje manido y previsible en sus giros como pocos. Nicola Peltz como Katara, es el ejemplo de que a veces el film le gusta, a veces no se lo cree, a veces suena estridente, asi es un poco su actuación. Lo mismo pasa con el resto de secundarios, siendo la única, Summer Bishil, la que se cree bien su personaje, la que cierra perfecta cada una de sus escenas (sale poquito, y será que aprendió bien lo que es actuar junto a Alan Ball). Del resto mejor no decir nada más. El reparto por lo general es bastante mediocre y muy poco creíble. Si ya el protagonista falla, el resto no está a la altura, y la chica "linda" de come a los demás personajes con sus poquitas escenas, algo falla, algo huele.

Y ahí está M. Night Shyamalan de nuevo. Detrás de la cámara, haciendo bastante bien su labor de realizador, un punto positivo para mi (en cuanto a su manera de grabar, no de dirigir a los actores o de escribir su guión en este caso), puesto que estamos ante una historia de aventuras, de una épica especial, rodada de manera extraña, con un estilo algo extravagante. El uso del plano secuencia en una de las luchas de la película (por cierto, brillante el diseño de producción por parte de ILM, que salva junto a la banda sonora, algunas escenas de la película), los zooms y la cámara lenta en generales muy estridentes, los planos cortos (muy muy cortos) de los protagonistas, la aldea donde vive Aang, todo en mayor o menor medida, contiene un punto de conexión con las constantes del cine de Shyamalan (sobretodo el uso de los colores, el vestuario o la fotografía de los lugares), pero por otro lado, intenta crear otro contexto, otra técnica que lo saque de su autoría, es como luchar contracorriente. M. Night Shyamalan NO rueda su mejor film en cuanto a técnica, pero sus evidentes experimentos con la cámara, el montaje de sus escenas, y su talento para narrar siguen estando ahí, solo que mal explotadas dentro de una historia que no hace justicia a prácticamente nada. Aún asi, su pasión por contar, está intacta, el deseo por narrar con amor. Deseo que comparte con un inspiradísimo James Newton Howard, autor de la banda sonora original, que parece ser el único que le pone ganas y ha sacado notaza. Una preciosidad de score que brilla con fuerza en muchos momentos (oírlo por separado es una experiencia, os lo recomiendo), evoca y salva muchos momentos, aunque suena muy flojito cuando debería sonar con mucha presencia en el film (si un actor falla en un momento dado, la música bien alta puede solucionar la papeleta, y cuando el GRAN Howard se pone fantástico, parece que el mezclador de sonido le jode, o Shyamalan coloca a su gusto el score muy flojito, de fondo, dando más relevancia a los efectos sonoros, no entiendo muy bien porque, la escena final de la ola es un buen ejemplo, o esa emotiva escena donde se recuerda a modo de flashback porque el protagonista huye de sus maestros. Otra frustración más).

"The Last Airbender" no es una mala película, tiene momentos muy entretenidos. Y ni mucho menos pienso que Shyamalan esté en decadencia, solo que aquí ha patinado de sobremanera, pretendiendo justamente pretender. Intentando sobrecargar de redundancia su historia, olvidándose de usar los elementos sutiles, visuales y líricos que tan buenas cosas nos ha dejado ("El bosque" es el mejor ejemplo de su perfección, personalmente). El garrafal planteamiento interpretativo se carga una película con buenos planos, buenos efectos, con escasa duración, y una banda sonora maravillosa (es por eso que la aprobaré, por estos justos elementos que acabo de nombrar), aparte de unos diálogos que quizás en boca de otros actores más profesionales para Shyamalan, hubiesen quedado menos chirriantes, o no, pero eso ya nunca lo sabremos. La secuencia que cierra el film, bien merece una collejita a Shyamalan, por lo demás, un film que los fans del director debemos ver para analizar, y sin duda para pasar al siguiente con buenas miras de futuro.

NOTA:5/10
AÑO: 2010
DURACIÓN: 103 min
Ficha en IMDB
Trailer en Youtube




2 comentarios:

DASKABE dijo...

No voy a decirte mucho, salvo que tu crítica recuerda en muchas puntos a la que hace todo el mundo, pero me parece que en cuanto la vea, tu y yo vamos a hablar tendidamente de este film.

Anónimo dijo...

No parece una película, parece un montón de escenas cortadas que unieron con plasticola... :( xq otra manera de que tengan relación unas con otras es impredescible!!!
Los actores...... malos
El guión......... de risa
Las peleas....... dan vergüenza
Los efectos especiales.. bastante baratos
Los paisajes.... apagados!! No dan buena impresion.