2010/08/06

"Belle de Jour": La doble vida

"Hago películas, para demostrar que éste no es el mejor de los mundos posibles"
Y así podríamos empezar la reseña del primer film que le dedico al GRAN Luis Buñuel, con unas palabras suyas, versátiles, veraces, muy acuñadas al film que nos ocupa, "Belle Jour". Un film que nos muestra de manera desenfadada y muy directa, el mundo de la prostitución. Pero más allá de eso, nos introduce en la mente de su protagonista, una mente turbia, emocionamente inestable y trágica y el elemento de la prostitución se convierte en el desencadenante fatal de los personajes. Sévérine, una joven casada con un atractivo cirujano, descubre la existencia de la prostitución matutina. Curiosa, Sévérine ingresa a la casa de citas de Anaïs y termina acostumbrándose a una doble vida. La aparición de Marcel, un delincuente que se enamora de Sévérine, complicará la cómoda situación de la protagonista. En 2006 contó con una secuela, "Belle Toujours", dirigida por Manoel de Oliveira. Guión del propio Luis Buñuel, acompañado en la tarea de escribir por Jean-Claude Carrière. Las bases de la historia, aportan un grado importante del sello francés de la época, sobretodo en las maneras de tratar y mimar cada pasaje, por turbulento y duro que sea. Se nos mete de lleno en los hechos, impulsos, perdiciones y deseos pasionales del personaje de Sévérine (una como siempre, implacable Catherine Deneuve). Un personaje femenino escrito muy a la francesa, con mucha inteligencia, dosis de elegancia, algo naíf en sus formas, lo que nos da pie a comprender los motivos por los que el personaje decide perderse en el mundo de la prostitución y emprender una doble vida en espiral, peligrosa. Ese impulso por conocer, lo atrayente de lo comúnmente feo y lo excitante del miedo a lo desconocido, ponen rienda a que se pierda la inocencia (el personaje de la cría que pulula por la casa de putas, es en cierta manera, un símbolo de pureza que enlaza directamente con la protagonista, como un alma que vaga en habitación por habitación haciéndole ver que ha dejado de ser pura, y pasar a ser un arma fatal para los hombres).


Ésta constante, es muy frecuente en el cine francés de aquellos días como ya he dicho. Retales a mi mente me vienen, de dos films muy concretos, ambos de Godard, "A Bout de Souffle" y en especial "Vivre sa vie " ambos de Jean-Luc Godard, del que argumentalmente y en algunas formas de tratamiento de personajes, guarda algo de relación el film que nos ocupa. Por otro lado, tenemos el amor, tratado aquí de manera muy pasional y de un dramatismo propio de un culebrón bien hecho (Puta enamorada, se enamora de un cliente, cliente acaba loco por la puta, el resto lo podéis imaginar), llegando a un final en parte poco sustancial, y que por suerte, Buñuel salva con un recurso que va utilizando inteligentemente durante todo el film. Me refiero al uso de la metáfora a modo de escenas que evocan la imaginación de Sévérine, descolocando siempre al espectador, dando en el clavo justo al final, donde los efectos de sonido y el puro magnetismo de la secuencia final (un tanto extraña, aunque la lluvia incipiente ya anuncia lo que será una extravagancia digna de recordar) cierran con un tono oscuro una historia, donde las consecuencias de la mujer, desequilibra el mundo de sus seres queridos. Importante destacar también, algunas partes donde la comedia (al más puro estilo francés) tiene su huequecito, en concreto con los clientes a los que Sévérine tiene que tratar al principio, como por ejemplo el ginecólogo que interpreta un papel de sumiso (impagable escena). Un guión que no deja de recordarme porque es tan peculiar el cine francés en todo su esplendor, que no deja de recordarme que los papeles femeninos, sin duda los más interesantes, son los que son completamente inestables emocionalmente a la vez que sutiles y frágiles. Con algunos puntos muy positivos, como la quimérica representación de la protagonista que se hilvana, consagrándose en un final con tintes fantasmagóricos.

Reparto fantástico. Peso que recae casi en su totalidad por una erótica y espléndida Catherine Deneuve, que se come cada fotograma del film y borda un papel hecho a su medida, con evolución, con matices, de belleza especial y con ojos pensantes (y esto lo digo porque hoy en día abunda muy poco), me ha encantado. Jean Sorel es el marido de la protagonista, o el cornudo por excelencia, digamos el mártir de la historia, la humildad, esfuerzo y optimismo vencidos por todo lo contrario, buen papel. Destacar a la madame, Geneviève Page y las dos prostitutas que acompañan a la protagonistas, muy carismáticas, las actrices Pierre Clémenti y Françoise Fabian. Fenomenal la aportación de nuestro español Francisco Rabal (incluyendo sus salidas en español dentro del film) un personaje muy acertado. Un reparto estupendo en general, por cierto, destacar a mi querida Macha Méril, esta francesita de belleza un tanto especial que me hipnotizó por completo en aquella fantástica película de Godard "Une femme mariée", aquí aparece poquito, pero da gusto verla.

Luis Buñuel, rueda con pulso firme, sobrio y con mucha franqueza. Si bien, en el apartado de dirección, poco tiene que ver Buñuel con la nouvelle vague, recurrente también en aquellos días, encarrilando mejor el film por las líneas del clasicismo, moviendo la cámara sobre raíles, paneando, centrándose en los personajes y los encuadres rectos. Precisamente cuando desequilibra la cámara, nos introduce planos cortos con extraños "zooms" o nos inquieta dentro del montaje, es para sacar al espectador del realismo que respira la película, y evidentemente esto es cuando se alude a los pensamientos ya comentados del personaje de Sévérine. Por lo tanto esto le da un toque de mucha personalidad a la película, Buñuel no se contenta con narrar tan solo lo que se ve, si no de meternos de lleno dentro de la extravagancia, de explorar la imaginación, y eso se refleja perfectamente cuando quiere llevarnos al mundo de Sévérine con su cámara (siendo quizás en el principio, la escena inicial donde se guarde el as en la manga hacia el espectador, donde quiere ser sorpresivo enganchando, a modo de jugada de pillo). Buñuel, fantástico, no me ha decepcionado. Ojo al detalle curioso, el film carece de banda sonora musical, no existen más que los diálogos, y los efectos de sonido para evocar mejor la metáfora visual, lo cual dota de un tremendo realismo (más si cabe) a lo que ocurre (algo similar a lo que años antes hacía Hitchcock con "Los pájaros" para dotar de un realismo inquietante a su film, es curioso como cambia la manera de hacer cine si miramos el "cinema-verité" de nuestros días, je).

"Belle de Jour" es un film excelente, personalmente siendo francés, y tratando el tema que trata, viendo la época del film, prefiero otros enfoques ya comentados, pero sin duda, la presencia de Deneuve (Que ya me fascinó en la magistral "Repulsion" de Roman Polanski, su primera película) y la trascendental dirección de Buñuel, hacen de éste, un film inolvidable e imprescindible para el buen cinéfilo. Un 9.

NOTA:9/10
AÑO: 1967
DURACIÓN: 100 min
Ficha en IMDB
Trailer en Youtube



1 comentario:

sofia martínez dijo...

Estupenda como todo lo que hizo Buñuel, es definitivamente una propuesta muy muy buena que me recuerda a la serie O negocio cuya temática aborda el tema de las prostitución pero desde una perspectiva muy interesante, se las recomiendo.