2011/01/21

"Batman: Capucha Roja": La oscura carga del justiciero


Director: Brandon Vietti
Año: 2010
País:USA
Duración: 75 min.
Sinopsis:     Cuando aparece en Gotham City un hombre conocido como Red Hood, Batman se verá forzado a frenarle los pies. Red Hood, mitad vigilante mitad criminal, comenzará a hacer el mismo trabajo que Batman, aunque bajo otro código moral: matar es una opción.
 
NOTA: 10/10  Ficha en IMDB



Tenía pendiente volver a adentrarme en el mundo del caballero oscuro, en una película que me ha sorprendido gratamente. Principalmente porque creo que "Batman: Capucha Roja" a día de hoy, considero a nivel personal que es la más compleja, disfrutable e inteligente película de animación que se ha haya hecho sobre la figura de Batman, si, suena exagerado lo sé. Pero hay que darle una oportunidad a esta extraordinaria película de Brandon Vietti que sigue los pasos de la saga de Nolan, a su vez aderezado por el estilo indiscutible de aquel mítico Batman animado de Bruce W. Timm (que también está involucrado como productor en el film que nos ocupa). Guión firmado por Judd Winick, que sigue explorando con una tridimensionalidad pasmosa (tratándose de un film de animación nada infantil, puramente a nivel de adultez que Nolan le otorgó en su día al hombre murciélago), centrándose muchísimo en el equilibrio entre una acción-movie, pues las escenas de acción son espectaculares y están perfectamente ejecutadas todas y cada una  de ellas, un deleite para los sentidos o para los fans más acérrimos que buscan acción ante todo. Más allá de eso, también se construye una historia muy interesante, con unos puntos de giro (el primero es muy deducible, pero es lo de menos) que se apoyan en los diálogos morales de sus protagonistas. Se retrata a un Batman fallido, solitario (aunque más acompañado que nunca por Robin y Nightwing, lo que da una nueva lectura, otro prisma más de lo que Batman significa, como modelo de soledad, de austeridad y dramatización con una catarsis introspectiva tremenda, casi "Kafkiana"). Es el Batman que carga con sus errores, que achaca sus fallos y ve como sus amigos, como el mal, es incurable, la lucha es contínua, extensa y Gotham es la gran lacra de su protector. Muchos de los villanos que aparecen en el film, están contextuados al milímetro, muy mimados desde el principio.


Pues la pluralidad está genial dentro de Batman, se entiende su peso, el público acompaña cada puñetazo de justicia, cada gota de sangre que se derrama tiene un peso argumental genuino, determinante. El personaje de Capucha Roja, que no desvelaré mucho de cual es su función vital dentro de la película, creo que es con diferencia uno de los ejes más sorprendentes de la cinta y quizás que eleven el film a una reflexión más compleja, más social, moralista.  El Joker, sigue estando muy presente (Aquí influenciado nuevamente por el perfil que creo para él  Alan Moore en el fantástico comic "La broma asesina"),la estela reflexiva y psicópata del Joker de Moore del que su vez se basa el de Nolan (Ledger tuvo este cómic muy presente durante su mítica interpretación), llega con fuerza, impacta. Hay dos escenas completamente magistrales dentro del film, una de ellas cuando el Joker es sacado de Arkham por segunda vez por los hombres de Máscara negra (El Joker observa y come patatas fritas, más lo que le sigue), y sobre todo, el triángulo protagonista en la escena final dentro de la casa, con Batman, Capucha Roja y el Joker al mismo nivel, entre la espada y la pared. Ese juego de cartas tan perfecto, tan disfrutable para los fans, y tan metafóricamente reluciente, como siempre digo, para los que nos sentimos identificados con las psiques de los personajes del mundo Batman de una manera u otra, hacen que lo que simboliza Batman como figura, como emblema de justicia quede redondo, elegante, triste, dramático, como debe ser, sin épica que valga, pero sí cargado de romanticismo dramático (muy en la línea, reitero, de lo que Nolan suele hacer con su Batman).

Llegados a los créditos finales, uno sigue pensando en la película, en el mensaje tan tremendo de pérdida, de decisiones que debaten la longitud del héroe hacia su propia incomprensión humana (que describe perfectamente la "Kriptonita" natural del personaje de Bob Kane) y las consecuencias de la pérdida, de la lucha contra la locura y el caos del anarquismo gótico y putrefacto que representa Gotham a una sociedad real, que cada vez más se parece a la que de manera ficticia nos adentra el justiciero de la DC. En el reparto de voces, tenemos caras conocidas, entre ellas, las de Bruce Greenwood como Batman, el "Sobrenatural" Jensen Ackles como Capucha Roja, John Di Maggio (el mítico Bender de Futurama) poniendo voz y personalidad al Joker, Neil Patrick Harris (Barney en "Como conocí a vuestra madre" jeje) como el ayudante de Batman, Nightwing. O el gran Jason Isaacs en la corta pero relevante aparición del personaje de Ra's al Ghul. Está de más que todos ellos hacen un trabajo excelente, claro está, en su versión original, del doblaje no hablo porque no lo he podido escuchar, pero imagino que estará al nivel. De la dirección de Brandon Vietti, director que ya viene de casa con experiencia en eso de hacer películas y series de personajes emblemáticos de la DC ("La Muerte de Superman" por ejemplo también reace en él) se nota. Aquí se expone la influencia directa de la ya citada serie animada de los 90 (incluyendo esa otra joya de la animación clásica que fue "Batman: La Máscara del Fantasma") apoyándose también en las nuevas tecnologías (el 3D, que está perfectamente usado, al servicio de los dibujos tradicionales y de la historia y no al revés, como suele ser habitual por desgracia en los últimos productos salidos en televisión y DVD de este tipo). Sólo hay que ver la fantástica y enérgica escena inicial (llena de suspense y con un pulso dramático durisimo y frío para un inicio) para ver que el film y el propio Vietti se lo toma muy en serio. Las escenas de acción, perfectas, inclusive rozando la magistralidad. La animación, el diseño de personajes y fondos, los encuadres, la ambientación, todo está perfectamente medido y elaborado, con pasión, con amor hacia los personajes, que de eso se trata (y no de un refrito de ideas  ya vistas, como hace las veces la competencia, Marvel).

En conclusión:  Hay poco más que pueda añadir. Si te gusta el personaje de Batman, si disfrutaste como el que más (pero no en plan neofan, de verdad) con "Batman Begins", "El Caballero Oscuro" o los comics de Alan Moore y Frank Miller, es estrictamente necesario su visionado. Personalmente, y como obsesivo amante de Batman (Ya en la guardería me disfrazaba de él) y todo lo que representa a nivel intelectual (Aquí muchos soltarán una carcajada de ignorante total, pero en fin), una joya, un film altamente disfrutable y de lo mejor del universo Batman en lo audiovisual, junto con lo que ya hay, claro está, respetemos la cola. Batman está en auge, y yo me alegro, ya nadie se acuerda de un tal Joel Schumacher. Un 10.
 

1 comentario:

sanfriski dijo...

buen blog!!! te sigo!