2011/01/02

"Somewhere": La vida en el limbo, una nadería de sensaciones


Director: Sofia Coppola
Año: 2010
País:USA
Duración: 98 min.
Sinopsis: Johnny Marco es un actor de gran éxito cuya vida de excesos y lujo cambia por completo al aparecer su hija de once años. Johnny vive en el lujoso hotel Chateau Marmont de Hollywood, conduce un ferrari y sale con bellas mujeres sin comprometerse con ninguna. Su vida es fácil y confortable, y anodina.
NOTA: 9/10  Ficha en IMDB



Sofia Coppola siempre (y con permiso de su padre) me ha parecido una realizadora especial, con un mundo particular, con una capacidad costumbrista, real fría y a su vez distante de contar la vida en sus películas. Aguanté media hora de su infumable "Maria Antonieta", creyendo que la directora de una de mis películas favoritas, "Lost in Traslation" se había diluido y perdido en su propia extravagancia barroca. "Somewhere" película que nos estrena y que aún no tiene fecha de estreno en nuestro país, vuelve a mostrar a la Coppola que capto la solitaria templanza de Bill Murray en aquel fantástico film donde le vimos el culete a Scarlett, "Somewhere" sigue esos pasos y nos enfrenta directamente a un choque frontal con las situaciones del día a día de una estrella de Hollywood que no brilla precisamente por sus excesos y abundancia, sino más bien todo lo contrario, encontrarle un sentido a la nadería que le rodea, a la vida de rutina burguesa aburrida que le lleva a descuidarse. Vacíos emocionales que Sofia Coppola, con guión escrito de su puño y letra, nos relata con imágenes, sin apenas aliento de texto, con muy poco, nos cuenta como es el protagonista, como son las mujeres de un hotel contemporáneo pero algo "Felliniesco" en sus estridencias.

Es por ejemplo, una película de detalles introspectivos (como todo en ella, muy en el subtexto al igual que sus personajes y situaciones), de un ritmo pausado, con planos largos y amplios, con una posición tediosa del tiempo a conciencia, para meter directamente al espectador en el andrajoso mundo de Johnny Marco, un perfecto Stephen Dorff que borda perfectamente su personaje, en la línea estilística de su directora, con algo de socarronería irónica (las dos escenas de las bailarinas son estupendas, se ve perfectamente lo que piensa el protagonista, lo que siente o lo que aborrece de su vida, la escena en la que intenta hacer el amor y acaba dormido, la del molde con un patetismo casi sarcástico, o esas donde pasea por la ciudad con su ferrari, siempre en mitad de la vía, entre dos mundos, atrapado en una tela de araña empalagosa, de colores desaturados y anodina, como la vida). Cuando aparece el personaje de la hija, interpretado por una también inconmensurable Elle Fanning (hermana de...), el personaje de Dorff sufre un cambio de color, ambos, padre e hija son la postal perfecta del entendimiento sin palabras, de la ternura (la escena donde ambos están en el sofá mientras le cantan es de una ternura y una belleza inexplicable. O la escena del desayuno, donde padre e hija comparten miradas y sentimientos que dicen muchísimo más que cualquier diálogo sobrante), el personaje de la niña es el giro argumental, la evolución del protagonista, el que mueve los cimientos de su desastrosa vida y hace temblar los cimientos de su existencialismo (curioso, la mujer representa el abrir de ojos del personaje de Johnny Marco, pero no todos, pues la mujer adulta está fuera de lugar, es la niña quién colorea cada pasaje, cual "Nunca jamás" particular del mundo de Sofia Coppola, la mano de la inocencia).

Ambos son el timón de una historia, que como su propio título indica, no lleva a ningún camino concreto, quizás a algún lugar, tan sorprendente o indiferente como la vida misma, de hecho cabe destacar con el plano que abre la película: El coche de Johnny dándo cuatro lentas vueltas a un circuito en medio de la nada. La reflexión es para cada uno, el guión no bebe de alardes, y las formas minimalistas de su narración gustará/fascinará a unos, y aburrirán a otros que no casen dentro del mar en calma que Sofia Coppola nos intenta mostrar, personalmente conmigo funcionó al 100%, quizás porque en cierta manera conexiono con los personajes, en su manera de ver la vida como un lobo estepario, misántropos introspectivos o el nihilismo de sus formas. Y en la dirección, Sofia Coppola anega el film de planos de una composición exquisita y estudiada en todos los sentidos (como es su cine), algunos trasmiten un mensaje (ese que muestra a Johnny en la piscina y va saliendo del encuadre, cortando su cuerpo al salir de plano, mostrando aires necesarios para entender la vacuidad humana de un tremendismo mudo, entendible para unos pocos, o ese ya comentado donde se muestra el coche viajando en mitad de la carretera). Su forma de colocar la cámara a mi personalmente me mete directo en su mundo desde el primer segundo, es particular, algo arcaico para el cine contemporáneo, muy llamativo pese a su paleta desaturada, a sus personajes desmitificados, quizás por ello disfrute tanto de un cine que entiendo, que comparto con cierta antisocialidad, un cine diferente, especial.

En conclusión: "Somewhere" es una película de sensaciones agridulces, introspectivas, casi tímidas, contenidas. Su final expone la algarabía inclasificable que es la vida, siempre en constante cambio, siempre llena de mediocre rutina. Para mi, está en el mismo escalón que "Lost in Translation". Un film que dentro de su imperfección, encuentra precisamente su perfección. Como la vida misma. Un 9.