2011/04/23

"La Piel Suave": El amor en fuga


Director: François Truffaut
Año: 1964
País: FRA
Duración: 113 min.
Sinopsis: Pierre Lachenay, un famoso escritor, casado con Franca y con una hija de 10 años, abandona el hogar conyugal tras iniciar una relación con Nicole, una azafata de vuelo. Pero, a pesar de su decisión, tiene constantes dudas acerca de sus sentimientos...


NOTA: 7/10  
Ficha en IMDB


Retomo la senda de cine francés, con uno de sus directores más emblemáticos a nivel internacional, François Truffaut, también una nueva oportunidad para seguir explorando en el rinconcito y a nivel personal, su peculiar cine. Es por ello que "La piel dulce" film que rueda en 1964, y que curiosamente se aparta de la corriente que le dio popularidad (la nouvelle vague), recalca con cierta avidez y con sobriedad realista, la infidelidad, la algarabía nerviosa de los sentidos, del amor. El guión lo firman el propio François Truffaut, acompañado de Jean-Louis Richard. Un guión, que repito, basa sus pilares en la cotidianidad de los hechos y la casi obsesiva manera de recrear los sentimientos de una manera pseudo-documentalista. Truffaut dota de una sencillez extrema su relato, con unos diálogos coloquiales, casi anodinos, resaltando los sentidos del espectador sobre todo en su parte final, y sacándolos de quicio en contadas ocasiones, donde el relato empieza a parecer un culebrón (Eso si, bastante francés) sin camino definido. Es entonces, donde realmente al guión le sobran quizás algunas páginas, donde el film recae inevitablemente en una previsible catársis (que se ve de lejos en su parte final, quizás lo más destacado del film a nivel narrativo). Pero imagino que la intención, modesta por parte de Truffaut a la hora de contar la película, era dotar del mayor costumbrismo y algo de "cinéma vérité" al conjunto global, con lo que eso conlleva, para lo bueno y malo. Y ojo, la película tiene una síntesis emocional muy bien conseguida (quizás mejor exploradas en otros films de Truffaut, como "Los 400 golpes", la maravillosa "Jules et Jim" o mi preferida, "Besos Robados") pero quizás se quede bastante floja de dinamismo, algo falla por algún lado, la sobriedad se vuelve tosca, inevitablemente ácida.

Aún teniendo ligeras lagunas, donde el espectador espera que la historia avance y no se quede en un pozo de redundancia narrativa, la película consigue unos momentos brillantes sobre todo en su presentación (vertiginosa, nerviosa, con el personaje protagonista yendo al aeropuerto), toda la acción en el hotel donde los amantes se conocen (con una lírica visual muy enigmática, sensual y carismática), y la ya comentada parte final, con la resolución agresiva, dramática, propios de un cine francés que obviaba los finales tópicos del Hollywood de la época, hacen mella, quizás no de la manera más original y incipiente como otros títulos galos, pero no obstante, bien hilados por parte de Truffaut en el caso que nos toca. En el reparto, destacar como no, sus dos grandes protagonistas, los desaparecidos Jean Desailly, como el escritor protagonista de la historia, perfectamente mimetizado en su papel y siguiendo perfectamente la línea de la película. Y mi amada Françoise Dorléac, en el papel de Nicole. Un papel que la hermanísima de Catherine Deneuve,  aborda a la perfección (aunque para mí, su mejor papel lo juega unos años antes de su repentina muerte, con Roman Polanski en "Cul-de-sac"). Destacar sin duda, el portentoso papel de Nelly Benedetti, dando vida a la mujer del protagonista, un personaje dramático, hermético de angustia y pena que llega como un tifón a arrebatar el destino de la película hacia el final, Benedetti está perfecta en su rol. 

La dirección tras la cámara de François Truffaut es de sobriedad absoluta. Una dirección correcta, sin aspavientos técnicos, narrando la acción detrás siempre de los actores. Jugando con los planos largos (la escena inicial por ejemplo, o la que ilustra la foto, donde el personaje de Nicole decepciona al protagonista, monólogo donde los cortes apenas existen, Truffaut tenia estas formas a veces, de rodar una película, con muy pocos ángulos). Una sobriedad que deja algún atisbo de imaginación (pese que la dureza y realidad de relato deje esto en un segundo y lógico plano) como la ya comentada escena del hotel, donde los enamorados esperan en el ascensor, o recorren los pasillos con zapatos en cada puerta. Una dirección correcta, sin ser tampoco lo más destacable del realizador, pero sin duda, tampoco de lo menos destacado, estaría en un término medio. La música original de la película, la firma como viene siendo habitual en los films del realizador, el GRAN Georges Delerue, que con unas pocas notas consigue trasmitir la dureza del relato con total acierto. 

En conclusión:  Cómo su curioso y poético título advierte, "La piel suave", busca la fuga del amor, en todas sus vertientes posibles, de la manera más realista, amarga y sencilla de narrarlo. Quizás pecando demasiado en el dramatismo más oscuro y detallistico, lo que lo hace redundante, carente de interés en algunos pasajes, pero reconfortante en otros puntos, más destacados, como los ya mencionados. Un film corriente, para un Truffaut más comedido, menos exigente, pero igualmente enamorado por lo que hace, por lo que narra en todo momento. Un 7.

La Escena:  Los enamorados en el ascensor y entre los pasillos del Hotel.// El final.