2011/05/31

"Tess": Todo es vanidad


Director: Roman Polanski
Año:1979
País:FRA
Duración: 170 min.
Sinopsis: En Inglaterra, a finales del siglo XIX, Tess Darbeyville, una hermosa y joven campesina es seducida por un hombre rico mucho mayor que ella. Adaptación de una novela de Thomas Hardy.



 NOTA: 9/10  Ficha en IMDB


Prosigo la estela de uno de mis directores favoritos, el señor Roman Polanski, con la que está considerada, en lo general, como una de sus películas estrella, un film de época titulado con el nombre de su peculiar protagonista, y que ganó 3 Oscars de la academia, "Tess". Guión adaptado de la novela escrita por Thomas Hardy, por Gérard Branch, el propio Roman Polanski y John Brownstain. Un guión denso, que expone dentro del universo propio y autobiográfico del propio director (obsesionado por retratar en casi todos sus relatos una búsqueda hacia las tinieblas del  ser humano) todo un análisis tremendo de la nadería existencialista, de la dureza de la vida misma, del orgullo y el prejuicio de la época, la pobreza, el amor como arma de libertad y de traición (la sinceridad y el romanticismo como carga derrotista está dentro de la historia con una fuerza directa y sustancial). La Inglaterra triste y paupérrima del siglo XIX se enfoca dentro de la historia con una delicadeza lírica y precisa, componiendo un lienzo paisajístico, no como elemento liberador hacia la poesía propia del relato, si no, todo lo contrario, una asfixiante metáfora sobre el encierro introspectivo de los personajes, en especial, Tess, uno de los personajes más frágiles, duros y a su vez bellos que ha compuesto el imaginario de Polanski en la pantalla, que vive en sus propias carnes la dureza de la vida como tal, la desgracia y la mala suerte más allá del tema religioso (que está, por cierto, como un elemento insustancial y déspota). El mensaje es sumamente claro: El ser humano es cruel, explotador, egoísta y mezquino ante la belleza, la fragilidad y la ingenuidad, el juego del más fuerte ante el débil y la caída del idealismo sobre la vida.  Y es quizás el paso del tiempo, lo que hace evolucionar a los personajes dentro del film, por ello, su parte central y en especial su media hora final, componen un relato crudo, real, triste y a su vez lleno de simbolismo (el sacrificio final de los protagonistas ante el propio sol, en un juego visual que simpatiza directamente con el mensaje del film, presos de la vida antes de la salida del sol, en ese rico paisaje inglés). Agobiante en sus formas, precioso en su retrato a las miradas, a la fragilidad del drama, preciso en sus giros y rico en matices. Un libreto fantástico, denso y completo como obra artística.


En el reparto, grandes aportaciones para un relato tan especial. La protagonista de la función, la preciosa Nastassja Kinski en el papel de Tess. La actriz hace el papel suyo, lo llena de ternura, emotividad contenida y fragilidad. Guía y da el tono al film, Kinski está perfecta en todos los sentidos posibles, ella es el timón de Polanski y en este film. Destacar también a Peter Firth como Angel, un personaje tierno, pero con un matiz esencial que hace volcar la historia en su mitad, genial Firth. Leigh Lawson como Alec d'Urberville, un personaje manipulador y ostentoso en su franqueza, un reflejo de lo miserable que puede llegar a ser el ser humano, de lo que puede hacer una persona para conseguir sus objetivos de manera indecente, Lawson hace suyo el papel y deja muy buenos momentos en la cinta, teniendo su máxima aportación en la parte inicial del film y hacia el final. En general un reparto estupendo, muy acorde con el tono y la síntesis que muestra el film, quizás algo encorsetados por los diálogos (estos mejoran mediante avanza el film, pero al principio se muestran un poco torpes y poco rematados por los actores), pero no obstante, perfectos en sus roles.

"Si lo que acabo de escribir, no pasó por mis labios en tu presencia, aunque lo había repetido mil veces en mi corazón, fue por temor a perderte para siempre. Por amor a ti, conquistaré ese miedo y te llevaré esta carta. Una vez la hayas recibido, Ángel, tendrás el resto de mi vida en tus manos. Espero, tiemblo, te amo."


Llego a la parte más destacada del film. El apartado técnico, en concreto la dirección fantástica y de extrema delicadeza de Roman Polanski, que rueda con una lírica visual envidiable, su cámara se mueve elegante, sobria. Los parajes pictóricos y la fotografía de Ghislain Cloquet y Geoffrey Unsworth, son magistrales durante cada fotograma. Volviendo a la labor de Polanski, quiero destacar el uso de los planos largos en algunas de las escenas (por ejemplo, es sencillamente memorable la casi onírica representación de la perdición de Tess, en la escena donde Alec d'Urberville y la protagonista atraviesan el bosque y Tess se ve representada iluminada tan solo con unos rayos que se cuelan entre los árboles y el polvo exagerado del suelo que justifica el final de esa escena), la composición cual lienzo de muchos encuadres, o la belleza y sutileza a la hora de crear algunas de las escenas más memorables de la cinta (la muerte de uno de los personajes a través de la sangre que cae por el techo, Tess viendo a un grupo de cazadores entre la niebla, evocando sus propios fantasmas del pasado, la escena del almuerzo de los recién casados, dando mucha más libertad de encuadre a Angel que a Tess...) pequeños detalles que hacen grande y especial la película, todo ello claro, con la ayuda de una fantástica partitura de Phillie Sarde, que compone una banda sonora perfecta, bellísima, llena de magia. Os recomiendo que la escuchéis aparte, buscadla.


En conclusión:  "Tess" explora la vanidad existencialista del ser humano, sin infantilismos ni edulcorantes típicos de los films de época (todos con un contenido expotencial hacia el romanticismo, aquí ojo, está implícito, pero hay algo más donde rascar, hay un subtexto mayor). A nivel personal, no es la mejor obra del director de "El Quimérico Inquilino", "Lunas de Hiel", la genuina "Repulsion"o la maravillosa "Rosemary´s baby", pero quizás si que entre en las mejores de su género con la mejor fotografía y banda sonora de la filmografía de Polanski. Un film de época con un gran guión, una dureza que merece la atención y remueve conciencias, como casi todo lo que ha hecho Polanski, siempre con su propio universo, su complejo mundo. Un 9.

La Escena/ Lo mejor:  Personalmente me ha enamorado la escena donde las doncellas (Tess incluida) se encuentran con Angel en mitad de un enorme charco y él las va cruzando una a una hasta declare su amor a Tess de la manera más hermosa posible, es una escena preciosa.// los 30 minutos finales.