2009/02/08

"La Duda": Plumas desparramadas en el aire

"La Duda", film importante en los Globos de Oro y ahora en la próxima ceremonia de los Oscars aun más. El film expone lo que su nombre indica, una duda globalizada donde entra en juego el alma humana y la moralidad de los actos. Un film de unas interpretaciones excelentes que dirige el desconocido John Patrick Shanley, que además adapta el guión del film con gran soltura. Pues estamos ante un film de diálogos sólidos y de emociones introspectivas por parte de los personajes, gran parte del libreto se da rienda suelta a la especulación, el mensaje alegórico que se representa en las secuencias de los "sermones" y monólogos del personaje del reverendo son geniales, por no hablar del choque entre personajes de diferentes condiciones, por un lado el tema religioso (que que evidenciado al final de la película de manera sutil) y por otro el humano, que llega a meter en el mismo saco, la hipocresía, la intolerancia, el presentimiento o el juicio mas progresista o contrastando con lo conservador. El choque humano es brutal, abriendo la vereda al propio espectador, haciéndole dudar ante lo que ve con acierto, siendo verdugos de un hecho casi anecdótico y supuesto que va a más, sobretodo cuando me refiero a indagar en el fondo del guión, cuando uno se centra en analizar los bien perfilados personajes (sobretodo el de Streep) y contemplando con ese tono irónico, juzgando por nosotros mismos, o simplemente dejandose llevar por una historia de personajes, simple que no fácil, con un final realmente necesario y quizás bastante alentador. El libreto recoge muchos puntos interesantes, y cuando flaquea, utiliza el detalle como punto de inflexión (el viento que vuela las hojas que Meryl Streep recoge es un punto que subraya la personalidad de los personajes y la metáfora expuesta en el film, el de las plumas de la almohada que se vuelan sin remedio a poder recogerlas todas, genial) por lo que su visionado es bastante recomendable, eso si, gran trabajo actoral sobretodo que da ese punto más a las hojas escritas que por si solas podrían haber resultado más lineales sin el repartazo que hay detrás.

Y como venía diciendo, el reparto de 10. Por un lado, Meryl Streep firma el mejor papel dentro del film, su personaje pasa de ser totalmente apático para el público, a dar un juego totalmente impecable dentro de la película, yo pondría el Oscar en la mesa para Streep sin lugar a dudas. Las escenas impagables que comparte Streep en el despacho de la misma con otro de mis actores preferidos, Philip Seymour Hoffman, son para quitarse el sombrero, el actor interpreta de nuevo un antológico y reservado personaje que juega mucho más con la suposición y el rostro que con las palabras, eso si, el actor se come la pantalla en todas sus escenas de manera impecable (perfectamente podría haber estado nominado en los Oscars). Y por último señalar el papel más comedido (pero no menos importante, ya que da ese punto de inflexión para que el film respire y el espectador tenga simpatía por las situaciones frías que se presentan) el de Amy Adams, la monja inocentona (Adams parece que lo va a tener difícil para salir de este tipo de papeles) que forma el petate en la residencia y que va poniendo el juego entre los pesos pesados del film, Streep y Hoffman. En los secundarios no me olvido del pequeño papelito de la genial Viola Davis que sinceramente se merece la nominación al Oscar, pues su pequeña escena (en la que pasea por una calle casi abandonada de New York y se exponen temas tan interesantes como la homosexualidad, el acoso, el racismo, está perfectamente situada) es de lo mejor del film junto con las secuencias que suceden dentro del recinto o la oficina del personaje de Meryl Streep.

En la cámara, el señor John Patrick Shanley para nada hace un mal trabajo o mediocre como he leído por ahí, de hecho ya es mucho conseguir unas actuaciones que eleven el peso del film, y eso es casi la mitad del apartado cinematográfico que nos ocupa. Por otro lado en cuanto a la técnica, el director utiliza el clacisísmo, pocos y característicos escenarios para centrar la acción (el espectador sabe donde está cuando se familiariza con el entorno y por tanto vive más claustrofóbicamente la narración, este punto es quizás de lo mejor de la dirección de Shanley) las conversaciones largas tienen ritmo, los sermones en la iglesia también disponen de una buena distribución de planos, e incluso aquellos de puro lirismo se utilizan bien dentro del film (el de las plumas ya comentado), como curiosidad personal que me he fijado, el realizador utiliza en algunos momentos muy puntuales los planos aberrantes o inclinados cuando los personajes están desmoralizados o justo antes de que suceda algo relevante, algo muy de la vieja escuela también. Una dirección para mi muy conseguida y más que correcta. La poca música (unas pocas melodías repartidas tímidamente a lo largo y ancho del film) la coloca el genial Howard Shore, sin destacar mucho la verdad, aunque tampoco molesta.

"La Duda" saca a relucir a esas personas juiciosas que llevamos todos dentro, pone la introspección dentro de la pantalla y las muestra con unas interpretaciones memorables, un film que recomiendo ver con paciencia y atención, pues tiene un contenido bastante comentable e interesante, quizás más del punto de vista social que cinematográfico, pero igualmente curioso. Un 8 redondito, y van unos pocos.

NOTA: 8/10
RECOMENDACIÓN: Ver en V.O.S.E.
AÑO: 2008
DURACIÓN: 104 min
Ficha en IMDB

Trailer en Youtube