2009/02/20

"The Reader": Supervivientes de la vergüenza

Cada vez que pienso en el film que nos ocupa, "The Reader" de Stephen Daldry, más me viene a la cabeza "Revolutionary Road" y su poca presencia en los Oscars comparado con este film. Comparte también a una Kate Winslet ejemplar y un nuevo análisis del amor (Quizás aquí más lineal que en aquella de Mendes), pero no pasa de ser un film correcto sin que me haya hecho sentirme completo como cinéfilo, quizás me ha pasado argumentalmente como con "Slumdog Millionaire" me esperaba bastante más. "The Reader" narra el despertar sexual de un joven de 15 años, Michael Berg (David Kross), en la Alemania de la posguerra, que tras caer enfermo en su camino a casa desde el colegio es ayudado por una mujer llamada Hanna Schmitz (Kate Winslet), una revisora de tranvías en Berlín, que le dobla la edad, y con la que comienza un idilio clandestino que se basará en un raro intercambio de sexo por lectura. A lo largo de 40 años Michael y Hanna, separados por circunstancias personales y de la vida, estarán de alguna y otra forma vinculados, a través de la lectura de obras de Homero, Chéjov, Pasternak o Mark Twain, bajo secretos que condicionarán la existencia de ambos. Con esta premisa, el libreto adaptado de la novela de Bernhard Schlink, no da del todo en el clavo con la conexión con el espectador. A priori el guionista cuenta de forma tediosa y casi redundante la primera mitad del film, una historia de amor y encuentros sexuales que forman un conjunto demasiado alargado en mi opinión, si esto ayudase a conformar mejor a los personajes pues vale, pero esta parte de la película está muy alargada, y lo verdaderamente importante dura muy poco, que es sin duda desde que el joven protagonista conoce el giro del personaje de Winslet en el juicio, y sin duda, una de las mejores escenas, la que visita el campo de concentración, ese punto evolutivo, esa conexión sin palabras sobre el tema moral, el miedo a la vergüenza pública queda muy bien explicado en 30 o 40 minutos de film, alargándose como ya he dicho hasta la saciedad en unas dos horas largas con un ritmo pausado, eso si, con una gran aportación de Winslet, la escena del juicio es tremenda, esa o la que tiene lugar en las clases de magisterio del protagonista. Quizás no hay nada nuevo, no hay originalidad y hay cierto deja vu en todo lo demás, incluido el final (por cierto la última escena de Winslet en su celda, es tan predecible como cansina en cuanto a originalidad se refiere) que peca de más de lo mismo, seco, muy "sequito". En fin, creo que si se hubiera potenciado más el nudo, y dejar más secundario el lado sentimentaloide que se explota en demasía, el film no caería en sacos rotos por tanto tiempo, y el guión de David Hare no se quedaría en la superficie que tampoco es que la tenga, porque hay contenido (sobretodo en la parte moral de los personajes, o el tema del genocidio Nazi, eso si, nada nuevo bajo el sol...) pero se tira por la villa sencilla, en fin, un poco decepcionado personalmente he salido.

Reparto bueno. Kate Winslet encabeza lo mejor del film, y aunque a mi personalmente me ha gustado muchísimo más en "Revoultionary Road" hay que reconocer que la actriz merece su nominación a los Oscars, su papel es muy rico y vuelve a apoyarse en el contenido dramático en la profundidad del alma de su personaje, algo que se consigue, ya digo, de lo mejor del film. El protagonista, interpretado en dos etapas de su vida, la adulta caracterizado por Ralph Fiennes que está correctito sin más, y la más interesante, la etapa juvenil, interpretado por el actor David Kross (por cierto, ¿Soy yo o Kross tiene un asombroso parecido con Heath Ledger?) que no está a la altura de la Winslet pero si aguanta perfectamente el tipo dentro de la película regalando una actuación muy buena. El resto de secundarios confortan a los protagonistas, y poco diré de ellos, pues su presencia es para rellenar contenido sin más. Y en la dirección, tenemos al también nominado realizador Stephen Daldry (Billy Elliot), que realiza un trabajo muy contenido en cuanto a lo técnico, pero rueda con un clacisismo inusitado, muchos planos "limpios" y elegantes, casi siempre partiendo de la composición pictórica y casi estática en muchos momentos, demuestra también muy buen hacer en la ya citada escena del juicio, donde la cámara parece estar en todas partes en el momento oportuno. Aún asi, no es una dirección que destaque demasiado, más bien cumple, como pasaba en "La Duda" tiene sus momentos, pero ya está, todavía no me explico como han podido dar de lado a Mendes o a Nolan en los polémicos Oscars de este año, pero bueno. Música para Nico Muhly, que a veces entra sin avisar o sin venir mucho a cuento, pero que mantiene una partitura bastante dramática que va bien con la película.

En resumidas cuentas, para mi "The Reader" es un film desaprovechado, un tanto perdido en el ritmo y en las formas de contar la historia, que parte de unas buenas actuaciones pero que se encuentran en mucha distancia con el público entusiasta. Decepcionante en muchos sentidos, es una idea buena, pero realmente desmesurada en todos los aspectos, quizás la más floja en la noche de los Oscars para mi. Un 5,6 siendo consciente de que no es un film malo, y aportándole cierta benevolencia.

NOTA: 5,6/10
RECOMENDACIÓN: Ver en V.O.S.E.
AÑO: 2008
DURACIÓN: 120 min
Ficha en IMDB

Trailer en Youtube

1 comentario:

David C. dijo...

a mi me gusto bastante la actuación de David Kross.