2010/11/20

"The Outlaw Josey Wales": El salvaje Oeste y el fuera de la ley


Director: Clint Eastwood
Año: 1976
País:USA
Duración: 135 min.
Sinopsis: Josey Wales es un granjero que tras el asesinato de su familia a manos de soldados yanquis a finales de la guerra de Secesión, se une a los guerrilleros confederados que siguen haciendo la guerra contra la Unión, incluso cuando su general, Fletcher, se ha rendido, ya que cree que les han tendido una trampa y decide seguir con la lucha por su cuenta.
Mi Nota: 10     Ficha en IMDB


Segundo Western que dirigía en su momento, el maestro Clint Eastwood (Aunque comenzó en las labores de dirección el guionista, Phil Kaufman) tras la fantástica "Infierno de Cobardes". "The Outlaw Josey Walles" o como se le conoce en nuestro país, "El Fuera de la Ley", redondea de manera magnífica lo que un western pide, una historia completa, un justiciero que las pasa canutas, disparos, épica, lirismo y sobriedad a lo John Ford o Peckinpah. Eastwood bebe de sus mejores maestros para filmar con maestría cada pasaje de su película. El guión de Phil Kaufman & Sonia Chernus nos sitúa en un periodo oscuro, de perdición, la final de la guerra de Secesión americana, donde el orden establecido y el cambio, destinaba el fatal destino a los "piratas" del Oeste, que en su casi decadente y quimérico Dixie, buscaban o anhelaban mejores tiempos. El salvaje Oeste se expone como catarsis final, pero vaya final, en toda la historia, la importancia de la auto crítica al gobierno y al país (con muchas similitudes al tiempo actual o al que vivió el estreno de la película) expone con mucho acierto e inteligencia lo que fue vivir en esos tiempos hipócritas. Como la justicia, siempre, un lastre para los justos, y como el pueblo se deja llevar ante la fanfarronería de sus dirigentes. 

 No es un Western épico, pero a su vez, mantiene al espectador atento en toda su extensa duración (dos horas largas), cada pasaje es más impecable que el anterior, y tal como se remata la historia desde su inicio (lo único típico del relato y algo trillado, pero es el punto de partida a lo que se expone) Eastwood y el guión, escupen literalmente en cada región Americana. Escupen a los carroñeros ambiciosos que solo quieren el dinero, a los oportunistas (un personaje clave es el vendedor que no sabe ni lo que vende a un comprador, el pueblo, ingnorante de todo problema...la comparación con la actualidad es pasmosa), expone como eran tratadas las mujeres o las diferentes etnias en estos tiempos con una pasmosidad fría y realista. Todo, parece estar perfectamente amoldado, y es más que un retrato hacia la sociedad americana y lo prehistórico que es el ser humano a veces. Eastwood, interpreta el mejor justiciero que le he visto interpretar (junto con el de "Sin Perdón") pues no es un egoísta arrogante o chulesco como en los films de Leone, más bien aquí es un vengador, una víctima social de la injusticia del gobierno y los irracionales de su región. Eastwood imparte lecciones, no solo violentas, si no también morales. Algunos diálogos son memorables (sobre todo los que mantiene con el Indio que le acompaña a partir de la primera mitad de la película o el "acuerdo" final con Diez Osos). 

El guión pues, recupera quizás la esencia del mejor Western clásico. Macerada esporádicamente con la épica Leone, pues Eastwood rueda con mucha sobriedad, con planos que evocan muchísimo la amplitud del país (los grandes y panorámicos planos del desierto son excepcionales), combinando lo aprendido de Leone (el recurso del flashback que atormenta al protagonista, bien puede recordar a "La muerte tenía un precio"), la fotografía por cierto, exquisita (la escena en interior es oscura y arriesgada, muy destacable, las sombras marcadas, la naturalidad de los espacios grandes, perfecta). Y en el reparto, encabezando, el propio Eastwood que como ya he dicho, redondea su papel de justiciero tan usado en parte por su propia carisma dentro de tantísimos westerns, suyos o los míticos de Sergio Leone, a mi éste en particular me ha encantado, Clint está perfecto en él y su evolución es fantástica. Del resto, coral reparto que funciona perfectamente dando el dinamismo a la película, aportando cada uno mucha armonía a la película, destacar a Chief Dan George como Lone Watie, perfecto en su papel y con un humor exquisito, aportando quizás las partes más graciosas y a su vez filosóficas junto con Eastwood en la película. Geraldine Keams en el papel de Little Moonlight, o la preciosa Sondra Locke, una actriz de una belleza sutil y embriagadora que ha colaborado con Eastwood en numerosos films. Un reparto genial, que cumple perfectamente dentro de la película, destacando claro está, a Eastwood como el personaje que reparte el bacalao (nunca mejor dicho).

Mencionar también, la banda sonora original, nominada al Oscar y orquestada por Jerry Fielding, magnífico score que va en sintonía  con la imagen, que es sutil y épica cuando se le requiere, perfecta.
En conclusión: "El Fuera de la Ley" dentro de los cuatro Western rodados por Clint Eastwood en su amplia e interesante filmografía como director, me encandila, a la espera de ver "El jinete Pálido" y teniendo a "Sin Perdón" como la perfección de su inclusión personal en el Western, estamos ante una joya de película, cine en estado puro, el mejor western, inteligente, adulto, sin tonterias, Mr. Eastwood.


3 comentarios:

DASKABE dijo...

Pues sí. Para mí uno de los western más completos que se ha podido ver.
¡Grande Eastwood!

Charlie dijo...

En efecto, una película cojonuda. Si es que el tito Clint es un tío grande.

Charlie dijo...

P.D. "The Outlaw Josey Wales", no "Outlaw Josey Wales" :-D