2011/08/23

"Rise of the Planet of Apes": Extinción y revolución


Director: Rupert Wyatt
Año:2011
País:USA
Duración: 110 min.
Sinopsis:     Will Rodman es un joven científico que está investigando con monos para obtener un tratamiento contra el alzheimer, una enfermedad que afecta a su padre  Uno de esos primates, al que llaman César, experimenta una evolución en su inteligencia tan notable que el protagonista decide llevárselo a su casa para protegerlo. Le ayudará una bella primatóloga llamada Caroline .
NOTA: 9/10  Ficha en IMDB


Después del fatigoso film de la franquicia de "El Planeta de los Simios" que nos dedicó Tim Burton, quién iba a imaginar que un director, novicio y algo desconocido como Rupert Wyatt, iba a dejarnos con tan buen sabor cinéfilo en una saga que ya nos dijo lo suficiente en el pasado. "El Origen del Planeta de los Simios" es una película fresca, centrada en focalizar sus fuerzas en el contexto dramático de la revolución de los simios como especie que supera con creces los efectos de la raza humana. Un film con una fuerza embaucadora que eleva el ancla del buen cine. Guión firmado por Rick Jaffa & Amanda Silver. Libreto que básicamente se sitúa unos años antes de los acontecimientos ocurridos en la película del 68 dirigida por Franklin J. Schaffner, de la que por cierto, bebe en muchas ocasiones esta nueva, con sendos homenajes y reminiscencias, e inclusive enlaces directos a aquella, narrativamente hablando. Es curioso como se expone el tema de la rebelión, lógicamente partiendo de una base científica más allegada a la ciencia ficción que a la realidad, pero conectando los matices dramáticos directamente al protagonista de la función, César. El simio inteligente que consigue "liberar" la opresión de los suyos y cambiar el mundo tal cual se conoce. La descabellada idea no lo parece tanto, cuando el film subraya con hechos, inteligencia y moralejas bien construidas, como el ser humano es capaz de destruir toda su existencia por intereses. Ya sean, intereses constructivos (Will intentando curar la enfermedad de su padre) en los que prevalece siempre el sentimiento de afectividad a costa de todo lo demás, y los intereses monetarios y de poder (bien expuestos, aunque quizás algo usado el recurso). Lo bueno de esto, es que inevitablemente, estamos condenados a no dejarnos llevar por la naturaleza de la vida, a ir en contra de lo que dicta, a sentirnos capaces de crear una jerarquía de poderes, a no sentir empatía por lo que a veces ocurre a nuestro alrededor. A obviar la inteligencia. Y es ahí donde entra César, el simio que observa, que aprende de nuestros errores.
Se podría decir que el belicismo, que la rebeldía, nace dentro de la humanidad de César (lo cual es nuevamente curioso), y que al igual que el personaje de James Franco, que representa los buenos valores humanos que se pierden y caen un un baúl de sueños rotos, César es la esperanza hacia un mundo sin artefactos, natural y cooperativo entre todos, eso sí, para los simios, nuestro lado queda extinto y carente de esperanza dentro del film, un punto totalmente acertado. Un llamamiento a nuestro pensamiento, para que realmente veamos como actúa el mundo, como nos movemos en círculos, como nos perdemos ante la inmensidad de nuestro propio caos. El libreto se mueve en esos derroteros, teniendo a César como máximo exponente de lo que representa un cuadro lleno de sentimientos, pues el film, contiene unas dosis dramáticas bien escritas, sumamente estremecedoras, y pese que todos los simios del film, son digitales, desde el minuto 10, entras dentro del film, te conviertes en un simio más, conexionas con los pensamientos de César, con su sufrimiento, humano, justo. Es ahí donde se mezcla el blockbuster, con pasajes de acción trepidante (la escena del puente, la fuga de los simios, la parte final) y con la textura dramática que faltan en muchos films actuales, esa que nos hacen ver personajes, que nos hacen vibrar y que nos creamos la historia, por muy inverosímil que parezca (como es el caso), un acierto en toda regla, un libreto muy fresco y sorprendente.
Debo nombrar primero a Andy Serkis, en el reparto, por su inmejorable aportación en la captura de movimiento para César. Su interpretación debería ser ya reconocida, Serkis no solo crea un personaje fantástico, memorable y lleno de matices dramáticos, si no que Andy, es César, pese al "maquillaje" de CGI que hay de por medio, es sin duda el protagonista absoluto del film. Le sigue James Franco, en un papel que le viene como anillo al dedo. Franco es un actor que cumple siempre, aquí, aunque contenido y encorsetado, tiene una relevancia muy decisiva en los giros del guión. Mención aparte para el gran John Lithgow, que vuelve a recordarnos lo buen actorazo que es y lo olvidado que lo tiene siempre el Hollywood de nuestros días. Lithgow es para mi, de lo mejor de la película junto con César, fantástico y entrañable en cada escena. Secundarios que se pasean (sin mucho que aportar en gran medida), Freida Pinto y Brian Cox, a mi parecer, personajes que simplemente cumplen una función anecdótica dentro del grueso global del film.
En la dirección, gran sorpresa la de Rupert Wyatt, un director a tener muy en cuenta a la hora de seguir su, espero, fructífera carrera futura. Wyatt rueda con una pasión y artesanía impecables. Los planos están cargados de belleza, de imaginación, de saber hacer. Las escenas de acción están perfectamenteefectismos y algarabía visual, que expone con mucha sobriedad el buen hacer de su director, y sobretodo su pasión a la hora de contar la historia, algo que muchos directores de hoy, olvidan. La Banda sonora la firma el siempre correcto, Patrick Doyle, una banda sonora funcional, con algún que otro resquicio de carisma pero simplemente correcta, que va perfectamente con el film sin más aspavientos. Y para cerrar, no está de más aplaudir el trabajo que Weta Digital (encargados de los efectos de "El Señor de los Anillos" y "Avatar") ha desplegado para recrear a los simios y su compleja manera de moverse, andar, mirar y  sentir en la pantalla, huele a Oscar para ellos este año y si no es por ésta, lo tendrán igualmente por "Tintín", y si no al tiempo.


En conclusión: "El Origen del Planeta de los Simios" es un film digno de disfrutar con todos los sentidos puestos en la pantalla. Una película con un ritmo endiablado, pero también comedida y pausada cuando los personajes hablan, trasmiten. Cine de entretenimiento con mayúsculas, aire fresco para una cartelera que más que nunca pedía un alivio como éste. Toda una sorpresa que a mi, me dejó muy buen sabor de boca, y lo más importante, quitando las explosiones, me hizo pensar mucho en como somos, como la raza humana está destinada a fallar, a tropezar una y otra vez con su propia moneda de cambio, eso si, la revolución amigos, siempre será una opción para aquellos que sientan de verdad, estar reprimidos, para aquellos que como César, valoren el amor y ante todo, la libertad de la naturaleza, no olvidemos nunca de donde procedemos, lo que fuimos.

La Escena/ Lo mejor:  La escena del puente.// César planeando la fuga de esa "cárcel" de simios improvisada.// Los guiños al film original como el mangerazo, la estatua de la libertad con la que juguetea César, Los diez mandamientos  o el viaje espacial que aparece en el televisor// El final.