2007/11/21

Barry Lyndon: Reminiscencias a sangre fría

"Barry Lyndon" película del gran Stanley Kubrick, representa quizás la vida de la manera más reminiscente y fría en una película de época, un film muy superior en su género y que agrupa en su metraje momentos de una belleza extrema y momentos cinematográficos memorables.

Siglo XVIII. El joven Redmond Barry, huérfano de padre, se ha enamorado de su prima , a la que también pretende el Capitán John Quin. Enfrentados en un duelo amañado, Redmond cree haber matado a Quin y huye a Dublin. Decide alistarse en el ejército inglés, donde empieza a desarrollar su enorme habilidad para sobrevivir. Un golpe de fortuna hace que, estando en Alemania, le surga la posibilidad de desertar, descubierto por el Capitán Potzdorf, del ejército prusiano, le ofrece la posibilidad de alistarse en el mismo o ser colgado por desertor; la elección es sencilla, una vez en el ejército prusiano tiene la fortuna de salvar la vida del Capitán Potzdorf, lo que le abre las puertas del servicio secreto Prusiano...

El guión de Barry Lyndon, nuevamente escrito por Stanley Kubrick y basado en una novela, representa tantas cosas que su evolución argumental resulta perfecta tanto para la historia en sí, como para sus personajes, todos ellos perfilados de una manera sublime en subtramas mas o menos destacables. Kubrick juega con las cartas a su favor, el planteamiento es sencillo, la linealidad superficial que podamos ver es evidente hasta cierto punto, ya que la historia está tratada bajo la mirada de un narrador omnisciente (tipico en muchos films de Kubrick) y cronológicamente a los hechos de su protagonista, Barry Lyndon. No tiene complicación, la trama se sigue estupendamente contando la subida a lo más alto del personaje, los momentos históricos (aunque son pocos, la película no se centra en esto), el amor, y ciertas escenas destacables que volverán a repetirse al final de la historia con cierta reminiscencia, pero cuando dije que Kubrick jugaba con buenas cartas, me refería a que todo lo que cuenta es sencillo, pero su profundización es tan sublime, que jamás sabremos el rumbo que va a llevar el film en ciertos momentos, cosa que la hace sumamente genial el maestro Kubrick. Quizás la introducción sea algo más lenta, y ciertas partes del nudo sobren argumentalmente, pero el film esta cargado de momentazos con cierto simbolísmo, sin dejar nunca de lado sus secundarios, enormes personajes llenos de dolor, ira, ego, ternura y porque no decirlo, carisma. Lo más interesante del film, es que cuenta dos historias sobre un mismo personaje, como ya dije, su manera de escalar puestos en la noria de la vida, y su posterior declive y evolución de sus protagonistas de manera dramática y fría. Un final quizás poco convencional, con una resolución rápida quizás, pero tan real que gusta y es totalmente tajante. Un guionazo sin duda, lleno de detalles y puntos morales de la época, paralelísmos también por otro lado, en estos tiempos revueltos.

Extraordinario reparto que abarca todas las épocas y momentos del film. El protagonista, Barry Lyndon, interpretado por Ryan O'Neal, su actuación es bastante correcta, quizás en momentos muy puntuales lleve su personaje a un extremo opuesto de lo ya creado anteriormente para volverlo a llevar a su original, definición de oportunismo en su globalidad interpretativa, eso es quizás un punto a favor, complejidad de un personaje que evoluciona junto al espectador dentro del film, lleno de matices tiernos y amargos, un personaje "Kubriquiano" sin lugar a dudas. Y que decir de Lady Lyndon, Marisa Berenson interpreta para mi, uno de los mejores personajes del film. Su continencia verbal y su ingenua personalidad además del dolor contenido reservado solo para el estallido en algunas secuencias, es sublime, un personajazo que sufre y aparece en toda la segunda mitad del film, genial. Destacar también a los magnificos secundarios (muchos de ellos aparecen en otros films de Kubrick), mención aparte para Leon Vitalli como Lord Bullingdon, y su gran relevancia y paralelísmo con Barry Lyndon volviendo el argumento del revés al final de la película, un personaje realmente atractivo. También genial el papel de Patrick Magee, como el Chevalier, me gustó bastante. En general, un reparto excelente, que ayudan a aportar grandes dosis cinéfilas a la película de una carga dramática ejemplares, volviéndose infinitamente atractivas al final del nudo y todo el desenlace del film.

En el apartado técnico, la película se lleva el sobresaliente sin lugar a dudas. Kubrick usa su técnica con una estética impecable, desde los panorámicos paisajes que parecen sacado de un cuadro, hasta la majeustosidad fílmica en las escenas bélicas y el suspense de los duelos a pistola. La importancia de los travelings (el seguimiento del regimiento por el campo de batalla o cuando Lord Bullingdon entra en la mansión antes de retarse con Lyndon, generales imposibles, la cámara al hombro...) técnicas que Kubrick siempre impuso y que resultaron ser de muestra y aprendizaje para muchos directores del cine actual, genial. La fotografía, excelente, muy bella y cargada de detalles ya sea a la hora de mostrar los lujos de la aristocracia de la época, los paisajes, o el tremendismo de sus personajes en momentos puntuales, decir que la película innovó en el apartado de la iluminación, ya que todo el material se rodó sin usar luz artificial (es increible pero cierto, que genio era Kubrick) inventando una cámara que captaba mejor la luz que posteriormente sirvió para la NASA. El montaje, muy acertado, tiene un ritmo muy vistoso para durar tres horas, aunque ciertamente creo que hay escenas que sobran o se alargan demasiado (SPOILERS la pelea de Lyndon con otro oficial, la parte en la Barry, se enamora de una campesina antes de ser recluido por ejercito prusiano FIN SPOILERS) pero en general bastante correcto. La música, adaptada por Leonard Rosenman es excelente, unos temas clásicos preciosos (donde destaca en el film la composición: Sarabande de la Suite para clave nº 11 de Haendel) que se van repitiendo con diferentes ritmos y acordes durante el film, agarrándose a las imágenes de Kubrick en cada momento, genial partitura.

En cuanto a las escenas destacadas: yo me quedaría con la parte final del film o en cierta medida la ultima parte del nudo, con SPOILERS escenas tan buenas como la de la pelea entre Lyndon y Lord Bullingdon en medio de un concierto a piano de Lady Lyndon (la entrada del personaje de Bullingdon es sublime) el posterior declive con el duelo a pistola con una tensión y suspense insuperables. La parte quizás media del film, donde Lyndon va alistándose y escalando puestos. FIN SPOILERS

Lo que menos, pues las escenas que sobran directamente que ya dije en el apartado de montaje, y quizás el inicio. Por lo demás estupenda.

Un film que logra llevarse de calle la calificación de Obra Maestra en todos los sentidos. Kubrick hizo su película de época (¿Qué género no ha hecho este hombre?) de la manera más impecable posible, más exigente y más adecuada, donde films posteriores beberían de su recalcada huella cinematográfica. "Barry Lyndon" no es más que una joyita filmica y visual, con ciertos declives en momentos puntuales, pero es eso precisamente lo que la convierten en una gran obra. Un 9.

NOTA: 9/10
RECOMENDACIÓN: No ver el doblaje por favor. Para amantes de Kubrick y del género.

DURACIÓN: 184 min
AÑO: 1975


4 comentarios:

Carlos_Jr dijo...

Pero ¿como que un 9? Ponle un 10 ya, hombre de Dios. Buena crítica de todos modos. Coincido en muchas de las cosas que dices, salvo en la nota XD.

Saludos.

P.D. Somos Gominolas, distintos sabores...

luigi R.p. dijo...

jajaja q le pasa a la nota? ni que hubiese puesto un 1 leñes.

Viva Kubrick!
Fuera Gominolas! xDD

DASKABE dijo...

Por fin la viste coño xD.

Muy buena crítica. Película que solo vi una vez pero que se me quedó grabada, sobre todo con las escenas que nombras.

¿Un 9? Un 10 coño.

Saludos.

Democracia, Identidades y Prácticas de Resistencia dijo...

Saludos...
De seguro me entero un poco tarde del blog. Kubrick es uno de lo cineastas que más ha dado de que hablar en un campo que no solo es el de la critica cinematográfica. La reseña que haces promete volver a verla...