2008/03/16

Ladrón de cadáveres: Aquellos hombres buenos y malos

El gran Robert Wise ("Sonrisas y lágrimas") reunía en una misma película a dos grandes actores del género de terror clásico, Boris Karloff y Bela Lugosi en este curioso thriller de bajo presupuesto de mediados de los años cuarenta, "Ladrón de cadáveres"...

Edimburgo, año 1831. un joven estudiante de medicina, Donald Fettes, llega a la mansión del doctor MacFarlane, un prestigioso cirujano y profesor, para servirle como ayudante en sus experimentos. El siniestro John Gray, “el cochero”, es quien le sirve clandestinamente al médico los cadáveres que utiliza en sus investigaciones y clases, cadáveres frescos llegados del saqueo de tumbas del cercano cementerio. Gray aprovechará el secreto para chantajear a MacFarlane, poniendo así, inconscientemente, su vida en peligro.

El guión de "Ladrón de cadáveres" es una muestra del encanto y misticismo que tenían aquellos clásicos de terror, y también es cierto que, este libreto es humilde y tremendamente directo en todos sus aspectos, sin que este aspecto degenere el film en absoluto. Lo mejor sin duda son sus personajes, tremendamente bien perfilados y muy representativos (usando ciertas reminiscencias en algunos diálogos metafóricos o en las canciones de la mujer que canta en la ciudad). La primera mitad (la más tediosa) presenta un Macguffin para desarrollar más tarde lo que de verdad interesa, la historia del saqueador y asesino de cadáveres mezclándose en un triángulo amistoso y de desconfianza con los otros dos personajes y cerrando un círculo argumental mucho más interesante y destacable en todo el nudo y el desenlace (casi perfectos narrativamente hablando). El suspense estará, apoyado de una cosa que parece que hoy se ha perdido, en los diálogos, muy sólidos y suscitando cierta fantasía en algunas secuencias, geniales. Sin olvidar los dos puntos de giros más importantes del film, que quizás hoy se vean algo manidos, pero que sin duda están escritos con una soltura y soberbia bastante sublimes. Nuevamente (como en muchos films de la época) acertadísimo el concentrar la historia en espacios cerrados y en decorados que se van viendo una y otra vez para que no nos perdamos, todo es familiar y el espectador se sitúa de maravilla, muy bien reflejado en el libreto. En general, un mediocre guión al principio, con mucha morralla y redundancia, pero que coge fuerza a la mitad siendo excelente y tremendo hasta el final.

El reparto, tema importante del film, muy grandes todos, y geniales en sus carismáticos personajes. El gran Boris Karloff, en un gran papel, el villano (o no) del film, muy bien perfilado y siendo el alma de las escenas más terroríficas del film, genial me ha encantado. Henry Daniell, el contrapunto del personaje de Karloff, también especialmente soberbio, su papel lleva también cierta reflexión moral sobre lo bueno y lo malo, lo científico y lo espiritual, de diez. Y destacar claro está, el pequeño (casi anecdótico) papel de Bela Lugosi, que recrea un secundario muy acorde con el toque oscuro del film, con una de las escenas compartidas con Karloff que más me han gustado (y donde se enfrentan físicamente). El resto, funciona bien, pero la película se centra en estos, los verdaderos personajes del film, aunque al principio no lo parezcan. Excelentes.

Director de directores, Robert Wise, colaborador de otro grande, Orson Welles. Genial su realización, y aunque no destaca en su mayoría, contiene un par de secuencias donde su maestría queda más que reflejada, usando una técnica muy superior para el año 1945, donde la fotografía (en blanco y negro) recrea también cierto ambiente mugriento y sucio que Wise imprime a cada fotograma de su película, al igual que la orquestal partitura de Roy Webb, que me pareció de lo más acertada en todo momento, apareciendo correctamente en las secuencias que lo requerían. El montaje es bueno, sobretodo a partir de la mitad, donde cada secuencia mantiene enganchados al espectador. Escenas que destaco: El callejón, la mujer cantando y el carruaje con su peculiar sonido acercándose a la dama, QUE GRAN escenaza. El duelo de Karloff y Lugosi en una escena donde se usa la bebida para una reminiscencia criminal del personaje de Karloff, muy interesante. El final, con la "persecución" mística en el carruaje y la cita final, muy apropiadas. Lo que menos: Todo el inicio, bastante típico y redundante. Los personajes femeninos no quedan muy bien expuestos, yo hubiese prescindido de alguno que otro. El ruido del audio (en VOSE) en ocasiones molesta un poco.

En general, un film recomendable, sobretodo por su evolución narrativa, que no deja indiferente a nadie, por sus grandes actores dentro de ella, y porque sin duda merece bastante la pena. Gracias cinemanía, que por 2,70 Euros me llevo dos pelis raras, jeje. Le doy un 8.

NOTA:8/10
RECOMENDACIÓN: Amantes del cine clásico de suspense o del reparto.

DURACIÓN: 77 min.
AÑO: 1945
Ficha en IMDB


2 comentarios:

DASKABE dijo...

Robert Wise me parece uno de los directores clásicos mas interesantes. Sin duda esta no me la perderé y mas aún con esos dos míticos actores y siendo una producción de fantasia de la RKO.

Saludos y a ver si me la pasas.

Charly Fratelli dijo...

Pues gracias por recordármela, porque la tengo ahí yo también de cuando la dieron con cinemanía pero aun no la he visto, y siendo yo tiene cojones... Lugosi y Karloff juntos no tiene precio.