2008/08/10

"Batman Vuelve": Una Batcueva más amplia

Tres años después del primer "Batman", Tim Burton volvió a la cámara junto con Michael Keaton enfundado de negro, para rodar la segunda entrega del hombre murciélago en "Batman Vuelve". Un film que ya no tenía que presentar el tortuoso origen de Bruce Wayne, y que se permitiría el lujo de ampliar el concepto fílmico en todos los sentidos posibles, por suerte para Burton.

Batman deberá hacer frente a dos nuevas amenazas en la ciudad de Gotham: por un lado el deforme Pingüino, que después de secuestrar al millonario Max Shreck, decide presentarse como alcalde de Gotham, y a Catwoman, que se aliará con el Pingüino bajo un objetivo común: destruir a Batman...

El libreto de "Batman Vuelve", dejó de resolver el conflicto interior de Batman, expuesto más o menos claro en la primera mitad, para centrarse en la psicosis (metafóricamente hablando) del Gotham y el Batman más efusivo con la acción y el espectáculo. Hasta aquí, podríamos ver la inferioridad argumental, pero no, antes de la escapada de Burton, se cuidaba también los coherentes argumentos, y la seriedad narrativa impuesta en el primer film, permanece aquí también, incluso sonando con más fuerza en algunas ocasiones. Ahora tendremos a tres villanos, n triángulo argumental bien ensamblado (cuesta creerlo), por un lado la historia de amor entre Batman y su chica (siempre tiene que estar, nos guste o no) que creo que es la mejor retratada de TODOS los films del murciélago, porque se analiza la dualidad de los dos protagonista, y más con la metafórica manera de exponer máscaras entre uno y otro (la secuencia del baile de disfraces refleja esto mismo), y por otro lado, El pingüino, un ingenuo malvado que es tan repudiado por la sociedad como atraído al mismo tiempo, explorando su inconformidad con la destrucción de Gotham. Por medio, Batman, que aquí consigue ser un obstáculo de la maldad, y no un justiciero como en la primera película, siendo un poquito menos interesante, pero dando la espectacularidad al film. Se podría decir que el guión cuenta la historia de los malvados de Batman y no del caballero oscuro, Burton supo amplificar el concepto argumental y justificarlo con mucha más acción, una frialdad más macabra en los personajes, y mas visceralidad a la hora de retratarse en las diferentes tramas, sin olvidar, el tema político, que pasa desapercibido, pero ahí está. Un guión mucho más espectacular, pero que profundiza menos en el héroe, y más en la oscuridad de sus personajes.

Reparto encabezado de nuevo por Michael Keaton en la piel de Batman y Bruce Wayne, quizás más descafeinado aquí que en la primera mitad, pero aportando presencia y bastante juego con el personaje de Catwoman, interpretada por Michelle Pfeiffer, que al igual que Nicholson en el primer film, creó otro personaje de Batman que pasará a la historia del celuloide, llena de sensualidad con ese inolvidable traje de cuero, genial. El pequeño GRAN Danny DeVito se mete en el personaje del pingüino, magistral interpretación de DeVito, que según cuentan, se tomó realmente en serio y ni siquiera en los descansos del rodaje, salía del personaje, de lo mejor del film. Destacar también el papel de Christopher Walken, todo un cabronazo bien interpretado, este actor es genial. En general e igualando el nivel del primer film, grandes actores y buenas interpretaciones para el universo Batman, recordadas y bastante míticas.

Burton sigue detrás de la cámara una vez más, con una dirección similar (en cuanto a la estética y pulso narrativo) al primer film, pero abriendo mucho más el encuadre, mostrando que el presupuesto es más amplio, por lo tanto, definiendo y capturando mucho mejor los escenarios (enormes decorados y muy ricos en matices) y el estilo visual, aquí mucho más oscuro que en el primer film (y frío, el uso de la nieve es importante para el director, ya que sitúa a los personajes y sus estados narrativos) Burton por lo tanto, expande un universo más impresionista, gótico y detallado del murciélago, rodando en sets mucho más grandes, poniéndose a prueba como director, aquí más consagrado y respetado, eso se nota. Danny Elfman vuelve a la música, y crea una partitura original, con el tema principal de Batman sonando al principio, pero convirtiéndose el score mucho más gótico e inquietante que su antecesor, gran partitura. Lo que destaco: El reparto y la ampliación visual que da Burton a su mundo ya creado de Batman. La acción, la película va más a saco, y no se detiene en profundizar en el problema moral de Bruce. Lo que menos destaco: El guión a veces ofusca a Batman, el verdadero protagonista y es algo menos personal. Escenas destacables: Los créditos iniciales (Burton es un director que sorprende siempre en este aspecto), la transformación de Catwoman, la pelea en el tejado entre Batman y Catwoman, la parte final en la cueva del pingüino.

Batman volvió, dejó satisfecho a la mayoría con una historia más visceral en todos los sentidos, que asentó el universo de Burton creado para el caballero oscuro. Para mí, es mi preferida (sobretodo por antiguedad) quizás porque se estrenó en una época clave para mí. Aunque argumentalmente sus pilares sean menos seguros, de niño me hizo soñar, disfrutar con Batman e imaginar mundos como los que creó Burton en su día, eso para mí ya es mucho. Un 9,7.

NOTA: 9,7/10
RECOMENDACIÓN: Fans de Burton o Batman.
DURACIÓN: 130 min.
AÑO: 1992
Ficha en IMDB



2 comentarios:

Charly Ramone dijo...

Para mí esta es la mejor, aparte que tiene ese aire timburtiano genial.

Salute.

P.D. El personaje de Christopher Walken se llama igual que el actor que hizo de "Nosferatu" en los años 20.

DASKABE dijo...

No se si decir que es mi favorita de la saga. Pero desde luego me gusto mucho y no me canso de verla.

¡GRANDE BURTON!