2008/08/21

"El Padrino: Parte II": Vendetta

Secuela de "El Padrino", nuevamente dirigida un par de años después de aquella por el genio Francis Ford Coppola y ganadora de seis Oscars incluyendo mejor película. Esta vez, se ahonda en la nueva vida de Michael Corleone como Don, una historia de similitudes, de brusquedad y sobretodo del camino hacia la venganza y la pérdida.

Tras la muerte de su padre y consolidación como Don, Michael Corleone (Al Pacino) se enfrenta a terribles disyuntivas; por un lado ha de mantener unida a la familia y sacar a flote a su matrimonio, y por otro, ha de conseguir que los Corleone continúen siendo poderosos e influyentes en los negocios. Nada le detendrá en sus propósitos.

De nuevo el autor de la novela, Mario Puzo, y el director Francis Ford Coppola se reunen para crear un libreto impecable, que rompería el dicho de "segundas partes nunca fueron buenas". La aportación argumental sigue funcionando y se lleva lo ya visto en la primera entrega a un nuevo nivel, manteniendo el pulso narrativo de la genialidad pura y dura. Por un lado, en esta segunda entrega se compara la vida de un joven Vito Corleone (desde que su familia es asesinada hasta su ascenso como Don en Estados Unidos) con la maduración negativamente hablando de Michael Corleone como Don en la continuidad de la historia. Es impecable ver como ambas historias se unen y comparten un mismo fin hasta cierto punto, todo se auna para crear un completo y nuevamente complejo amasijo argumental que dejan al espectador aún más tiempo enganchado ante la pantalla (este libreto es más denso e interiorista que el anterior). Se explora además, y nuevamente el uso de la sutileza, del declive personal de los Corleone, ya sea en la propia familia, en la conservación del "negocio" (tambaleándose poco a poco, incluso viendo como todo falla y los Corleone son llevados a juicio), o el cierre, que es lo más espectacular, frío y tremendo que he podido ver en mi vida, Coppola y Puzo "escupen" metafóricamente hablando al espectador, con un giro tremendo, una dureza que cierra con el plano final del film, tremendo, que al igual que lo que se ve, no hacen falta palabras para explicar hasta que punto puede llegar la mente humana, los pensadores, los maquinadores. Nuevamente mirar el uso histórico, esta vez con la problemática de la revolución Cubana de por medio (esta parte es sencillamente fantástica), y como no, el suspense del cine noir en estado puro que va desde la vendetta (tema principal del film, tema por cierto mucho más oscuro y radical que la complejidad moral del primer padrino, pero que aquí funciona magistralmente como un pasito más allá para la tremenda historia de los Corleone) hasta lo importante del cuidado de la familia (cosa que le funciono a Vito, solo hay que mirar sus escenas comparativas a base de flashback, y ver a Michael como todo lo va perdiendo todo poco a poco). Un guión estupendo, tan magistral como el primero (ojo, no lo supera, como he oído por ahí, más bien los dos están al mismo nivel), destacar que la historia paralela de Vito Corleone le da más vida y riqueza a lo que se cuenta como secuela dentro del film (quizás por eso la tercera parte no llene tanto a los espectadores). Estupendo.

Reparto genuino, muchos de ellos repitiendo sus roles, como es el caso del protagonista, Michael Corleone, interpretado aquí por un demencial Al Pacino que se come la pantalla cada vez que hace acto de presencia, distanciándose poco a poco del espectador y siendo tremendo al final (el plano final muestra de forma representativa como ni siquiera el espectador puede acompañar a Michael, quedándose solo en el plano, pensativo, con la mirada fija en la nada). Uno de los grandes, Robert De Niro, ganador del Oscar por su interpretación del joven Don Vito Corleone en las escenas flashback del film, una portentosa interpretación que coge los elementos del Vito que creó Brando, y los unifica con los suyos propios, esto es sencillamente una experiencia única, de lo mejor del film. Diane Keaton nuevamente como la esposa de Michael, quiero resaltar su importancia dentro de la trilogía, pero más concretamente dentro de esta secuela, que se muestra más explendorosa junto con su personaje, me encantó mucho más que en el primer film (la escena clave en la que confiesa su odio a Michael es sencillamente CINE e INTERPRETACIÓN con todas las letras posibles). Vuelve también Robert Duvall, su papel no se aleja mucho de lo que ya creó, pero sigue siendo una interpretación excelente y uno de mis personajes favoritos de la saga. Ojito también al regreso totalmente esencial para la historia del personaje de Fredo Corleone, interpretado nuevamente por John Cazale, con un final muy bíblico, pero que realmente deja pasmado al espectador (no esperas por donde va a salir), genial aportación. Destacar nuevamente a Talia Shire, la hermana Corleone, que llena sus escenas de arbitrariedad. Los secundarios, de lujo, todo el elenco de mafiosos, Lee Strasberg (en el personaje de Hyman Roth), Michael V. Gazzo (fantástico, esta de lujo), entre otros. Un gran repartazo, al nivel de la primera (también aparece James Caan en una de las secuencias del final a modo de flashback que gustará a los fans del primer film, aunque se eche en falta a Brando).

Tengo que decir que Francis Ford Coppola sigue la estela de la primera parte en la dirección (le dieron el Oscar por este film en este campo), pero quizás lo vi mas "coqueto" y "lírico" en la dirección del primer Padrino, aunque aquí nuevamente expone una técnica intachable. Desde el uso detallístico (las naranjas vuelven a hacer acto de presencia) pasando por el paralelismo entre las dos historias en diferentes épocas y personajes dispares (El montaje es sencillamente magistral, la transición visual entre secuencias está muy lograda), destacar también la dirección de actores (Aquí más densa y profundizada) o el rodaje en las secuencias clave (El final resulta magnífico, Coppola pone los bellos de punta, la parte de Cuba tiene mucha riqueza, el ataque a la mansión de los Corleone en plena noche queda inesperada y bien resuelta, o la conversación final entre Diane Keaton y Al Pacino sobre el odio de esta a su marido, realmente sobrecogedora, aparte de otra secuencia del final que es algo reminiscente al final del primer film, donde es ahora Pacino quien le cierra la puerta en las narices a su mujer, curioso.), Coppola está de lujo, sigue al nivel del primer film, y creo que aunque no sea tan original, eso no importa demasiado. La partitura nuevamente muy correcta y entrando en los momentos donde debe oírse, Nino Rota, que se ve acompañado por una familiar de Coppola para algunos temas, Carmine Coppola, son los encargados de poner la banda sonora. La fotografía sigue teniendo el color y la estética característica de la trilogía (colores amarillentos y anaranjados, además de la oscuridad) como curiosidad, fue la última película americana rodada con el sistema Technicolor. Lo que destaco: Casi todo, el guión (nuevamente sublime), las interpretaciones (a cual mejor). Lo que menos destaco: minucias, pero bueno, quizás la dirección de Coppola mereciera más el Oscar por el primer film, porque aunque sigue siendo brillante, está en la línea del primer film. La música no aporta ninguna novedad relevante. Brando en la secuencia del final, hubiese sido un punto verlo de nuevo.

Escenas que destaco (SPOILERS): Pues muchas, a ver, el inico con el pequeño Vito y el asesinato de su familia, o en su llegada a New York. El atentado en la mansión de los Corleone. La parte de Robert De Niro, contando como mejor secuencia, la del asesinato del dueño del barrio (esos planos de De Niro por encima de los edificios y de las gentes del barrio son muy metafóricos) y su posterior ascenso como Don. La parte de Michael en Cuba y todo lo que acontece ahí. Fredo y su traición a la familia (la escena del funeral de la madre de los Corleone es magistral). La conversación de Diane Keaton y Al Pacino en la habitación del hotel, realmente MAGISTRAL, de mis preferidas. La parte de Vito Corleone en Sicilia, donde tiene su vendetta personal. Los 15 minutos finales, sencillamente sublimes, ver como se resuelve la papeleta es tremendo (desde el cierre de puertas de Michael a Kay en las narices, pasándo por el suicidio de Pentangeli incluyendo la conversación anterior con el personaje de Duvall, pasando por el asesinato de Fredo y el plano final, genuíno).

"El Padrino:Parte II" eleva la saga de Coppola (aún más) a la épica o al CINE CON MAYÚSCULAS, un enorme ejercicio de GRAN narrativa y magistral espectáculo, una película que nadie debe perderse si se considera amante del cine, y creo que con eso lo digo absolutamente todo, ojo, sin desmerecer a su antecesora en lo más mínimo, ni tampoco elevándose por encima, todo quede dicho. Nuevamente un totalitario 10.

NOTA: 10/10
RECOMENDACIÓN: Cinéfilos. Seguidores de la trilogía.
DURACIÓN: 200 min.
AÑO: 1974
Ficha en IMDB


3 comentarios:

Charly Ramone dijo...

De Niro es el mejor de la película. A la altura de Brando, que ya es decir. Supongo que ya sabrás quien es Bruno Kirby.

Salute.

DASKABE dijo...

Excelente crítica. De acuerdo al 100 % en todo lo que has dicho y destacado.

Luigi R.p. dijo...

gracias a los dos.

Me alegro de que veamos esta peli igual de bien.

De Niro genial, pero Al Pacino está de lujo tmb, bueno todos en realidad.