2009/11/23

"Away We Go": Una película para quedarse

Sam Mendes, es un señor muy inteligente. Si alguien busca buen cine contemporáneo y si encima se pregunta donde está el futuro del cine americano cuando ya no estén los grandes que aun siguen en pie, aquí tienen la respuesta. Este hombre ha logrado otra joya dentro de la reinvención de su propio cine, pero sin dejar de lado su sello, sus historias, sus elementos, "Away We Go" o "Un lugar para quedarse" es una maravilla, pues es una película entrañable, que sigue de manera más independiente (de hecho me ha sido imposible verla en la cartelera por la poca distribución de la misma en nuestro país...no comment....) el camino marcado por la maravillosa "Revolutionary Road", con otro tono, con humor pero a su vez con dureza, franqueza y sin pretensión, esto es cine señores. "Un lugar donde quedarse" es la historia de una joven pareja que va a tener su primer hijo, y que se dedica a recorrer los Estados Unidos en busca del mejor lugar para comenzar asentarse y comenzar como familia. Cuando Burt (John Krasinski) y Verona (Maya Rudolph) descubren que están a punto de tener un niño, sufren una crisis de pánico. No soportan el pueblo donde viven, y ahora que los padres de Burt se mudan de allí, pierden el sistema de apoyo con el que contaban. Ambos deciden entonces emprender un viaje en busca del sitio ideal para echar raíces y criar un niño. De paso, visitan a una serie de parientes y amigos. Algunos son absolutos excéntricos, otros son conmovedores, pero todos ayudarán a Burt y a Verona a encontrar su destino. Acabarán por descubrir que para crear un hogar, sólo se necesitan el uno al otro.

Y de ésta sencillísima sinopsis argumental, se podría definir el tono del film, eso si, el libreto de Dave Eggers y Vendela Vida tiene el encanto propio de contar una road movie diferente, basada en unos diálogos muy anodinos, magistrales, entrañables, llenos de comedia y drama que hacen que el público sienta debilidad por los dos fantásticos protagonistas. Una pareja joven que renuncia a casarse, que siguen sus propias leyes y normas, que no riñen, que se quieren, que viven el día a día desde una ingenuidad tan magnífica que hasta dan ganas de ir con ellos hasta el final, quedarse con ellos en ese lugar que buscan a través de diversas y esperpénticas personas cercanas a sus entornos (van viajando buscando la ciudad donde vivir, y es curioso donde acaba todo, toda una lección de sabiduría muy espiritual para aquellos que dicen que van a viajar, y viajar para sentirse libres y cultos en la vida, grave error... y Mendes lo representa con un elemento ya muy destacable de su cine, el agua, el mar...la libertad ante las puertas de casa...). Los secundarios aportan a la película un dinamismo curioso, hace que el público sea partícipe de la mentalidad de los protagonistas (las escenas del carrito de bebe es sencillamente perfecta para simbolizar la sencillez, la felicidad de la libertad expresiva o la cotidianidad de la felicidad humana con lo realmente humilde, como son estos dos personajes, tan maravillosos). La historia se pone en momentos, muy seria, tanto que llega con mucha más fuerza, pues la soledad, la muerte en lo que parece la perfección, o la pureza de lo que no se divisa se captan con unos tajantes momentos, el de la pareja que pierde el bebé es un ejemplo de la magnifica representación del libreto hacia el perfil de la vida en general, su análisis minucioso de como son las relaciones, las personas, la injusticia, la realidad. Una realidad que no obstante, no es puramente trágica como pasaba en "Revolutionary Road", ese film y este comparten puntos similares en sus contextos, pero son diferentes en la resolución y planteamientos más analizables, pues esta es mucho más optimista que aquella, siendo quizás más amplia en cuanto a emociones o sentimientos encontrados (Puede hacer reír, entrañar, llorar y estremecer por partes iguales), lo que está claro es que aquí no están DiCaprio y Winslet (digo esto no de manera despectiva, sino de cara a la popularidad...Mendes sabe lo que hace y porque lo hace, es inteligente al hacer esta película de ésta manera y ver las similitudes con "Revolutionary"), este film, o la historia en sí es para un público más introspectivo, más selectivo y concienzudo con la vida, eso es objetivo porque el film apenas está teniendo relevancia, ni de cara al público, ni en los cines, ni en general, cosa que sorprende ya de entrada, eso si, ambos tanto "Revolutionary Road" como éste, son sencillamente magistrales en todos los sentidos.

El reparto está francamente extraordinario. Los protagonistas, la parejita, Burt y Verona, interpretados por el televisivo y siempre fantástico John Krasinski ("The Office"), este chico me encanta en todos los aspectos, es genial, y su papel es adorable, humilde, sincero y uno se siente muy identificado a nivel personal con él. Igual pasa con el de la chica, Verona, interpretada por Maya Rudolph, toda una sorpresa de actriz, no tengo mucho más que dar elogios a la pareja de la película, son diferentes, son fantásticos personajes y actuaciones realmente conseguidas, hay que verlos para que formen parte de nuestros corazones casi al instante. Del coral reparto secundario, nombraría alguna cara conocida que si que aparece por ahí, una pequeñita intervención (genial por cierto) de Jeff Daniels y Catherine O'Hara, la extravagante aparición de Allison Janney (uno de los personajes más desternillantes y curiosos de la película a nivel secundario), o Maggie Gyllenhaal que aquí está bastante bien metida en un papel un tanto repelente, ya veréis, es genial también. Reparto centrado sobretodo en la pareja protagonista, pero la frescura, el humor, la rareza humana y lo esperpéntico lo aportan el dinamismo in situ del excepcional reparto coral de secundarios, muy bien elegido, cada uno aportando el elemento representativo que necesita la historia.

Analizando la dirección de Sam Mendes, uno llega a la conclusión ya comentada. Sam Mendes es un genio de las nuevas generaciones de directores que nos vienen de Hollywood, y si no al tiempo. El film está dirigido de manera natural, casi parece ir haciéndose improvisadamente, pero nada de eso, todo está muy bien medido, los encuadres son muy anodinos (Mendes se acerca más a un cine más social, más independiente, puramente americano pero sin olvidarnos de su estilo fílmico, que si que está, solo hay que ver el film, porque no se puede explicar en un papel), la fotografía es desaturada como el film en su globalidad, todo respira un aire frío pero muy muy acogedor, vuelvo al tema de que el film te va entrando hasta que te sacude y te llena de tal manera que hay que aplaudir la labor de Mendes, un director que me ha cautivado como nunca en muy poco tiempo con una filmografía diversa pero excelente, es un consuelo saber que aun existe la magia en el cine con los directores más actuales. La banda sonora, contiene en su mayoría, temas de un tal Alexi Murdoch, otro descubrimiento para mí, con una canciones sencillas pero bonitas, muy bien insertadas dentro del film. Aparecen también un tema de George Harrison, o dos de Bob Dylan (uno de ellos "Mr. Tambourine Man" lo canta la protagonista en una escena muy alegórica, donde la letra cobra un sentido especial, ya conocéis mi gusto por Bobby, lo cual incrementó mi emoción de esta escena en sí...). Como mención especial, destaco el montaje, muy directo, sencillo pero efectivo (que no efectista...) y muy dinámico, sin pararse en redundancias y tomando un camino realmente genial (cuando el film se acaba uno siente que ha pasado un ratito estupendo y da pena que se haya acabado tan prontito...eso es algo que muy pocas películas hacen sentir al espectador...).

En definitiva, una sorpresa, el film viene a demostrar que la vida se basa simplemente en ir conociendo el camino poco a poco, al ritmo que nos de la real gana, con libertad a ser no como los demás quieran o queramos copiar, sino compartir la emoción por lo desconocido, ser soñadores y la importancia de las raíces, de ver el hueco vacío y saber rellenarlo con la sabiduría de la belleza humana, que de vez en cuando existe, y cuando pasa, es por lo que de verdad merece la pena vivir. Mendes lo ha vuelto a hacer, me da una razón para ver que es un tío que te hace una adaptación de un cómic pero como él quiere hacerlo, que tiene a los estudios contentos, que te hace un peliculón de Óscar como "American Beauty" o "Revolutionary Road" y que encima remata la faena pasando por el cine americano puramente Indie, pero con todos sus elementos. Mendes en un tipo libre y curioso, como los personajes de sus películas, libre pero preocupado por vivir, por mostrarse altruista, humilde, pragmático, un maestro (o por lo menos para mí lo es ya con todas las letras). Y es asi, amigos, como nace una joya, un 10, veremos lo que sigue, porque el señor Mendes ahora se enfunda de nuevo otra faceta, la de adaptar un cómic fantástico...¡¡¡Qué cosas!!! Amo a este cineasta, ¡Cohone!.

NOTA:10/10
RECOMENDACIÓN: Pasar de "Crepúsculo", en definitiva, del cine facilón y superfluo para ver una autentica PELÍCULA como ésta. Recomendable en V.O.S.
AÑO: 2009
DURACIÓN: 98 min
Ficha en IMDB
Trailer en Youtube


2 comentarios:

Kristel dijo...

Uuuuumm.. tiene muy buena pinta. A ver si dejo de ejercer de reporterilla y me tomo mi tiempo para ver una peli en condiciones...
Muaaaks!

(por cierto, 1º comentario de la progesora por nuestra Gentrevista: 'oye, qué preguntas más buenas...' 'qué interesante...' 'sí, sí, esto es muy bueno...) ja! qué menos..
Gran Luigi, Gran entrevista!
jajaja
;)

DASKABE dijo...

Interesante crítica. No espero menos de un tío como Mendes. A ver que me parece.