2010/07/27

"Gracias por fumar": Negocio o raciocinio

Concluyo hasta la fecha, la filmografía de un director maravilloso (cada día más puntero), Jason Reitman, y lo hago con su ópera prima, un film muy cañero y crítico hacia el mundo del tabaco, de la industria, y un total sarcasmo hacia la sociedad americana, sus tabues, hiprocresías y modus-operandis varios. "Gracias por fumar" ya incluye el sarcasmo en su propio título, una película que sirve de puente para lo que Reitman luego remataría en la joya "Up in the air" y que aquí formula con formas muy frescas, rápidas y dinámicas. Nick Naylor, jefe de prensa de una gran compañía de tabaco, dedica su vida a defender los derechos de los fumadores en la cultura neo-puritana de hoy en día. Enfrentado a grupos de defensa de la salud y a un oportunista senador, Nick pasa a la ofensiva como relaciones públicas del consumo de cigarrillos, pero al mismo tiempo comienza a pensar en la imagen que está dando a su hijo pequeño Joey. El libreto de "Thank you for smoking" está firmado por el autor de la novela homónima, Christopher Buckley y el propio director, Jason Reitman. El inicio nos deja (aparte de los ya típicos títulos de créditos iniciales marca de la casa Reitman, la mar de interesantes siempre) claro que el film respirará un ritmo endiablado (también marca de la casa Reitman, y comparables más que con "Juno" sobretodo con "Up in the air") la mordaz escena inicial, nos indica el nivel de gamberrismo inteligente con el cual Reitman y Buckley le van a dar a los personajes, al argumento, a la base. Hay que poner los ojos pegados, entrar en una caricatura de las sociedad tabacalera, del cine hollywoodiense, del gobierno Norteamericano e incluso una <<pullita>> hacia los métodos sociales de conseguir joder a los demás. Digo caricatura, porque a la media hora de película, el guión ha conseguido que veas una realidad, que veas como de hipócrita es el mundo en el que se mueve un protagonista con labia, un trabajo que moralmente lo lleva a hacer cosas no muy correctas socialmente (extorsionar, mentir acerca de los daños del tabaco, hacer ver a su hijo que no se dedica precisamente a donar dinero a una ONG), todo esto con un carisma de rostro ya conocido (Aaron Eckhart, dos caras en "El caballero oscuro" de Nolan, aquí sublime de principio a fin), carismático personaje y sin duda el hilo conductor de todas las historias, una constante en el cine de Reitman, que comparte alguna similitud con el personaje de Clooney en "Up in the Air" (aunque conservando las sanas distancias), sumido en un anárquico mundo que se mueve precisamente por las palabras y no por lo políticamente correcto.

El humor irreverente, la crítica inteligente (los diálogos son increíbles, no parecen de un film de actualidad, perfectamente hilados, sin tramas, concisos, reflexivos) hacia todo un país desde un tema tan delicado como el del tabaco (que supera el debate incluso a la armas, algo que está dentro de la película y que queda perfectamente reflejado en la reunión que semanalmente tienen el escuadrón de la muerte, dos secundarios que sueltan un buen reflejo de lo que Reitman quiere dejar plasmado). Hay momentos y pasajes memorables (el inicio en el tv-show por ejemplo, es un alarde de ingenio y de buenas miras, con un montaje muy fresco, original, peculiar), quizás los más inflexivos sean esos donde se humaniza al protagonista, donde se deja ver la debilidad de un empresario sin agallas, cuando comparte escenas con su hijo Joey, es ahi donde salen las mejores perlas del film. La parte del estudio de Hollywood (desternillante la conversación sobre cierta escena futurista entre Brad Pitt y Catherine Zeta Jones fumando) y claro, destacar la parte final, el debate del senador sobre la estampa de la calavera y todo el monólogo que les suelta por fascículos el personaje de Eckhart, son para enmarcar. La resolución del film (en particular como quedan en evidencia todos los personajes al ver la verdad estampadas en sus rostros, con especial atención al careto del personaje de mi querido J.K. Simmons y el de Katie Holmes, impagable). Digamos que el guión se mueve entre la comedia negra, con muchos puntitos inflexivos que si bien conocemos el cine de este hombre, sabremos que no se trata de algo superficial, sino algo muy bien pensado, distante, frío, pero a su vez muy realista, muy crudo e interesante. El libreto es fantástico, la única pega, es que al final, tanta caña, para no posicionarse en ninguna tesis, algo también difícil de conseguir, pero que le resta compromiso a lo que Reitman trata de mostrar como buen autor que es. Lo conseguiría años más tarde con el final de "Juno" o el solitario final de "Up in the air".

Ojo con el repartazo, porque TODOS son grandes. Desde su protagonista, un soberbio e inspirado Aaron Eckhart, que con su carisma social (al igual que pasaba en "El caballero Oscuro") guía al espectador hacía el terreno del film, metiéndonos de lleno, genial, está fantástico. Les siguen un buen cartel de secundarios de lujo. J.K. Simmons, siempre tan excéntrico y entregado a cada proyecto que sea (ya sea en un film como "Spiderman", "Jennifer´s Body" o "Juno" este hombre se come la pantalla y cada escena que tiene es legendaria). Maria Bello que aquí interpreta a un papel de pasada pero relevante (sobretodo cuando aparece) la ex-mujer del protagonista, buena aportación, aunque algo apartada del resto. Katie Holmes, la periodista fatal que "embruja" con sus artes de mujer al protagonista (y no cuento lo que pasa porque gracias a eso, tenemos el segundo punto de giro del guión, bastante acertado y que da bastante redondez al papel de Holmes dentro del film), Holmes está fantástica, no se porque hay quien considera a esta chica mala actriz solo porque está con Tom Cruise, para mi es bastante buena. William H. Macy, interpreta al senador, un papel muy bien impuesto para él, un rol que le va perfecto, este actor siempre está genial, es el eterno secundario, pero para mi, un grande. No me voy del reparto sin nombrar al GRAN Robert Duvall, que se mete en la piel del pez gordo tabacalero, un papelón que lo borda, que gran actor es este hombre, cuantos buenos momentos nos ha dado en grandes películas. Un reparto en general, muy acertado, que cumple perfectamente y que brilla con soltura y cariño hacia el proyecto.

Detrás de la cámara, tenemos a un GRAN cineasta, que año tras año, nos demuestra que no es simplemente un apellido (su padre fue el gran Ivan Reitman, un GRAN director de comedias de los 80 y 90 al que guardo gran cariño sobretodo por las dos pelis de "Los Cazafantasmas" y "Los gemelos golpean dos veces"), ha sabido distanciarse de eso y crear su propio lenguaje, un estilo Reitman hijo que ya con tan solo tres películas en su filmografía, quedan latentes en el sello de su pulso. Su dirección, con un montaje bastante acertado, colocando la cámara cerrando a los personajes y situando muy bien la acción, es perfecta, no hay nada que reprocharle. La fotografía de Jim Whitaker, bien simula metafóricamente hablando los colores de un cigarrillo, colores desaturados, virando al amarillo o a los constrastes blancuzcos que va perfectamente con la estética que busca el film. La música original de Rolfe Kent, no molesta, tampoco pretende destacar, va perfectamente buscando su hueco burlesco dentro de la película. Destaco nuevamente la edición de la película, perfectamente medida, fresca e interesante.

Si bien "Gracias por fumar" no pretende negociar que parte del mundo tabacalero son los buenos, y cuales los malos, al no posicionarse, nos deja razonar, pensar (de hecho es lo que intenta hacer el protagonista todo el tiempo, intentar guiar hacia el raciocinio a sus compañeros, y haciendo su verdad magistralmente razonada y coherente), más o menos eso nos propone Jason Reitman, darnos una patada en la cara con el humor como guía, pero hacernos pensar (y mucho) sobre el sistema capitalista, sobre la hipocresía humana, sobre la algarabía del cinísmo o la labia y sus métodos siempre eficaces. Un film estupendo, que para mi no es lo mejor de su filmografía (le tengo un cariño especial a "Juno" y a veces le soy infiel con "Up in the Air") pero si un título muy recomendable. Un 9 es mi nota, y decidid vosotros mismos, por vuestros métodos (y no como ovejitas) lo que entendáis del film cuando lo veáis (sabréis a que me refiero con esto último, cuando lo veáis). Y cual tiro-piedra-escondo-mano os dejo con la arriesgada cita final del film (y la escena en sí es para aplaudir) , con dos cojones Reitman, jeje.

"Michael Jordan juega al baloncesto. Charles Manson mata a gente. Yo hablo. Todos tenemos un talento."

NOTA:9/10
AÑO: 2005
DURACIÓN: 92 min
Ficha en IMDB
Tráiler en Youtube


No hay comentarios: