2010/07/17

"Låt den rätte komma in": El Amor

No puedo dejar de emocionarme sin dejar de aplaudir la extraordinaria fuerza visual y narrativa de la película sueca del director Tomas Alfredson, "Låt den rätte komma in", en España la vimos pasar brevemente por la cartelera como "Déjame Entrar". Un film precioso, una historia de amor como las que ya no se ven en el cine actual, con una sutileza y lírica visual deslumbrantes, y el tema de moda, el vampirísmo como telón de fondo. En profundidad, una impresionante historia de amor íntima e imposible entre dos niños muy diferentes, Oskar y (la que bebe sangre, pues en ningún momento se auto denomina vampira) Eli. Una joya del cine actual que nos os debéis perder desde ya, si no la habéis visto, aquí podéis dejar de leerme e ir corriendo a conseguirla. Oskar, un niño tímido de 12 años, acosado en el colegio por unos compañeros, se hace amigo de Eli, una misteriosa nueva vecina de su edad, cuya llegada coincide con una serie de inexplicables muertes. A pesar de que Oskar piensa que ella es un vampiro, intenta que su amistad esté por encima de su miedo. Libreto adaptado, perfectamente escrito (De que manera más eficaz) por el autor de la misma novela que da nombre la película, John Ajvide Lindqvis. La fría templanza de los primeros pasajes, el perfil de cada personaje, son tan sutiles, tan poéticos (los paisajes, la composición, y ciertos encuadres hablan también de la atmósfera que se respira dentro de la película) ponen al servicio del espectador, la que para mi, es sin duda la historia vampírica más realista de la historia del cine. Pues todo lo que iremos viendo, el espectador conectará sentimentalmente, el guión llega muy adentro con muy poquito. Acabamos enamorándonos de un niño inadaptado, obviado por sus padres separados, pero ligado emocionalmente a Eli, la vampira que vive a su lado, en un vacío pisito. Es en el patio de dicho piso, donde tendremos las primeras escenas entre ellos, unidas por un cubo de rubik descompuesto que Eli reconstruye cual metáfora de la catarsis emocional que posteriormente vivirán. Una preciosa historia de amor enjaulada en lo imposible, en el cuerpo de dos niños entrañables.

Dentro de esta maravillosa historia de amor imposible (pero con un final realmente escabroso, magistral y arriesgado, ya veréis), los adultos, el mundo que rodea a los protagonista, es un completo caos, en ese caos, se refuerza mucho más la relación entre Oskar y Eli, ambos se encuentran sumidos en un mundo que constantemente se les pone del revés (Eli acaba perdiendo a su padre sin quererlo, pero acepta su condición, se acepta tal cual es, sin divagar, al igual que Oskar, que desde el primer minuto, conecta su corazón con ella). Es curioso, porque tal grado de madurez, de sinceridad emocional, solo queda clara en los dos niños, pues el mundo adulto parece complejo, aburrido, triste. Dentro de lo macabro de una niña vampira, dentro de lo visceral (que lo hay, y algo gore en ocasiones), nada importa, el amor renace siempre, más allá del asesinato (justificado), de lo terrenal, del apego superficial. Es la mejor historia de amor posible entre un humano y un vampiro, un guión excelente, sin fisuras, poético, cálido y duro a su vez, lleno de grandes momentos, del disfrute del auténtico cinéfilo. Una historia fantástica como debe ser. La cámara, se sitúa con comodidad, con cierta maestría en cada ángulo, desenfoques de lente, primeros planos con algo que se escapa de lo magistral, algo mágico, composiciones pictóricas deslumbrantes, planos y momentos metafóricamente representativos ( Los árboles floreciendo, el cubo de rubik, esa escena en que la madre de Oskar y el propio protagonista se lavan los dientes es para enmarcar, dentro del contexto donde se encuentra la película en ese momento, entre una transformación vampírica y un ataque a Eli al más puro estilo "Estaca y Sayonara" je.) . Tomas Alfredson rueda con mucho cariño, con esfuerzo, sin irse a lo fácil, buscando los retales de cada plano y cosiéndolos con buena algarabía (algo complicado de hacer), mezclando muchos planos, utilizándolos al servicio de la historia, llenando de personalidad cada encuadre. Una dirección inspirada, que inspira (en mi caso) olor de buena artesanía y estilo (otro punto complicado de ver hoy en día).

Qué os puedo decir del reparto. Inolvidable es poco. Dentro de mi retina, dentro de mi corazoncito (que ciertas películas lo ponen más sensiblero, como es el caso que nos ocupa, je) ya están Oskar y Eli, dos revelaciones y portentos de la actuación que se comen (o muerden, para ser más redundantes, je) la pantalla. Kåre Hedebrant borda a Oskar, un NIÑO con todas las letras, ni pijo, ni repelente, ni odioso, un complejo niño que conecta directamente con el alma del espectador y la transporta al mundo de la película. Eli, interpretada por la sorprendente e inquietante Lina Leandersson, sin ella el film tampoco funcionaría. La pequeñaja vampira está perfecta, y cuando acabéis adorándola, por fin creeréis en vampiros, pero esta vez de verdad, si digo que su interpretación es sublime, me quedo corto, hay que verla y sentirla. Del resto, destacar al padre de Eli en la película, un papel estupendo, quizás llega con una fuerza atenuada al espectador, pero perfecto. Un reparto memorable, que se desvive en mi opinión, por sus dos protagonistas (aunque el buen uso de los secundarios para el enriquecimiento de la historia es también uno de los grandes aciertos del guión), inolvidables, perfectos. El amor, prevalece ante cualquier obstáculo, y si bien los protagonistas no pueden estar juntos debido a la incompatibilidad, Oskar y Eli se atraen con mucha más fuerza, yendo más allá de lo superficial, escuchando lo que ambos no pueden explicar, sintiendo más allá de lo que su corta edad les permite sentir. Toda una lección de constancia y belleza introspectiva, pues uno de los momentos del film, Eli le pregunta a Oskar: ¿Si no fuera mujer (vampira) te gustaría igual? a lo que Oskar, ensimismado en sus ojos, sin saber muy bien que es lo que puede llevarle a tal electricidad emocional, le contesta que si.

"Déjame entrar" no podía ser tan maravillosa. No podía serlo después de que todo aquel que me decía que la viese, la ponía fantásticamente brillante, como un soplo de aire fresco, como una historia para unos pocos afortunados que se quieran asomar a la pequeña ventanita y verla con los ojos de un niño. Sin aspavientos, sin diálogos chorras, sin titubeos y sin vampiros del Zara, redundantes y de usar y tirar, cuanto le queda por aprender a la audiencia, cuanto le queda por escribir señorita Meyer. Y sin más, le doy un 10, porque no hay ni 20 ni 30, que si no también se lo daba. Una de las películas de la década, y de lo mejor que he visto en mucho tiempo, quizás directa a mi TOP 10. Recomendada queda y recomendaros también la extensa galería de capturas que he hecho en el blog conjunto que tengo, podéis verlas aquí.

NOTA:10/10
AÑO: 2008
DURACIÓN: 114 min
Ficha en IMDB
Tráiler en Youtube

Foto Galería

5 comentarios:

DASKABE dijo...

Sí, pero no xD
Y no es por llevarte la contraria, a mi la peli también me gusto mucho, pero me parece que está demasiado endiosada, como ya sabes que películas (véase "Amelie"). Por lo que se suma a mi Top 10 de pelis sobrevaloradas (jeje)

Aún así, me alegro de que te haya aportado tanto.

Saludos.

omaita dijo...

ya abes lo que significa para mi esta pelicula,muy buena crítica,me alegro te haya gustado aunque se sobrevalore en tu top 10,se lo merece simplemente porque es genial:)

Luigi R.p. dijo...

yo creo q tu top 10 es demasiado grueso ya, vas a tener que llevartela al top 20, aunque yo creo que no está tan sobrevalorada como Amelie por ejemplo, pero bueno cada uno...

No obstante una gran película, perfecta en todos los sentidos.

La Maga dijo...

Me la apunto para verla!! Me gusta tu blog, te siguo desde ahora =) Soy una cinéfila empedernida.

besos

Anónimo dijo...

Tambien en mi top 10 esta peli, pero me gustaria corregirte un par de conceptos.

-Desde luego, el hombre viejo no es el padre de Eli... sino un amante; un viejo amante, al igual que Oskar. Solo que el tiempo si le pasa factura, no como a la vampira (Que si se autodenomina asi, en una escena)

-El otro pequeño error, es que Eli en cierto modo no es una chica, es un chico castrado. Este ultimo detalle solo se intuye en la cinta cuando en un corto fragmento, se enfoca a los genitales. (En la novela, si se especifica más.)