2007/08/08

Interiores: Inseguridad familiar

Situada entre dos grandes obras maestras como son "Annie Hall" y "Manhattan", Woody Allen rodaba un drama impresionante, cargada de sentimientos y poesía visual. Una trágica obra teatral que Allen rueda con una maestría ejemplar, demostrando que sabe hacer obras maestras tanto en la comedia como en el drama, y demostrando que es uno de los mejores cineastas del mundo. Tecnicísmos:

Tres hermanas, Flyn, Joey y Renata, experimentan un grave trastorno en sus vidas cuando conocen la noticia de que sus padres, Eve y Athur, van a separase. Eve, prestigiosa decoradora, sufre un ataque de nervios por causa de la anunciada separación. Las tres chicas, que se oponen a los planes de divorcio y posterior matrimonio de su padre, han de atender a su madre, que esta psíquica y moralmente destrozada...

El guión de "Interiores" (buen título que encaja perfectamente con la historia, sentimientos y personajes de la trama) escrito también por Woody Allen es extraordinario, pero por encima de eso, desprende una realidad aplastante en situación y representación escénica, quizás dejando que los diálogos beban más del aspecto teatral, por lo que en este aspecto la película se arraige más en la ficción cinematográfica y pierda un puntito, pero miniedad al fin y al cabo. El divorcio desencadenante de diversos problemas en toda una familia es el principal motivo de las inseguridades, celos, y sentimientos que desprende la historia. Creedme, por experencia, la historia del divorcio familiar, y su repercusión trasgesora en los hijos, está perfectamente representada. La poesía visual que Woody allen cosigue transmitir en esta historia es comparable a las de un genio, tremendas son las situaciones inesperadas (con algunos giros sorprendentes en el libreto) y diálogos muy interioristas, valga la rebundancia, como todas las indecisiones morales y psicológicas que mueven los personajes, estos últimos, los verdaderos pilares principales del guión. Allen tambien se da el lujo de meter algo quizás de vivencia propia, su obsesión por la muerte, se representa en un par de escenas geniales, su lucha contra la crítica y la hipocresía de la religión, además de meter como en algunas ocasiones, el misticísmo de los trucos de magia y el humor más irónico, donde los personajes que supuestamente son perfectos, carecen de esa perfección, donde las miradas juegan un papelón (el final es una muestra de la resolución moral de todos los personajes, tan solo con sus miradas, situación y nada de diálogos, Woody es un genio), y donde todo tiene un sentido para nada superficial, ahondando en todos y cada uno de nuestros más profundos sentimientos. Un guión que roza la perfección poética y realista, increible.

El reparto de la película es genial. Todos los personajes femeninos tienen una cosa curiosa, su inseguridad y replanteación moral, mientras que los masculinos son propensos a la acción, a la madurez prematura y quizás desencadenantes de esas inseguridades femeninas, interpretadas estupendamente, con un plantel quizás poco conocido, donde tenemos a la madre, Geraldine Page, que hace un papel psicológicamente alterado, perfeccionista, y acabado, con quizás el peso del film y la que da sentido al título, con las mejores escenas de la película. El padre, E.G. Marshall, tremendamente interconectado con toda la historia y sus personajes, que permite dar un vuelco en la vida de todos los giros del film. Y las hermanas, Diane Keaton, como siempre, perfecta en su papel de mujer insegura, despreocupada y de falso optimismo, perfecta. En el contrapunto a Keaton, está mi personaje favorito del film, la segunda hermana Mary Beth Hurt, interpretando a Joey, que pone el punto de cordura (y a la vez de inmadurez) a toda la película, teniendo el punto más pesimista y realista de las situaciones de la película, teniendo siempre la ultima decisión de los puntos importantes de la trama. y Kristin Griffith, la tercera hermana, la menos importante, ya que todos creen que las cosas le van perfectas al ser una actriz bella y con todo resuelto, no es asi, su punto de giro está en una escena increible, donde está desquiciada y apunto de ser violada, genial también este personaje. El resto de secundarios, al nivel, todos aportan algo, y en general son personajes con un nivel moral que está por los suelos, que tienen que centrar sus vidas y que luchan por sobrevivir con sus pasiones, sueños, mirando siempre al interior de sus tejados, a los suyos, queriendo a pesar de todo a las personas. Repartazo de Oscar, lástima que se le diera tanto la espalda a pesar de sus cinco nominaciones...

En el apartado técnico, tengo que reconocer que al principio me asusté, ya que la realización de Allen me pareció muy planam y nada innovadora (planos inmoviles, nada de música), pero luego la cosa cambia, y convierte en cada plano, un cuadro poético,eso si, cargados a su vez de simplicidad, pero bellos, solo hay que ver la manera de rodar algunas conversaciones, con unos travelings largísimos y muy bien rodados. El uso de la naturaleza (el mar, el invierno) para retratar los sentimientos más profundos (me encanta que el mar sea signo de libertad al final de la historia, y los que me conocéis sabreis porqué) con algunos planos de una sutileza dramática rodados de manera excepcional, Woody Allen es un genio, sabe lo que hace, y rueda perfectamente este drama. La fotografía, es simple, con tonos blancos y fríos, usando mucho la luz natural, inclusive, hay escenas con muy poca luz (ver la foto de la playa) donde a veces es molesta, pero que da ese tono realista al film. Música, aparece jazz en una sola secuencia del film (porque los personajes la usan) porque en su totalidad no existe (otro punto más al realismo del film) nisiquiera en los títulos de crédito,cosa que me impactó y me agradó por su originalidad. Escenas destacables: El final es tremendo, dramático, pronfundo, intimista a tope y sin diálogos, tremendo. La secuencia en la que la madre intenta suicidarse (con una sensación de no saber que pasa) que reproduce la ternura y el sufrimiento humano, me impactó, la escena de la boda (se muestra la falsedad e hipocresia del mundo) y la conversación anterior entre las hijas y el padre, sublimes.

Una historia que habla de muchas cosas, de la que me siento totalmente en armonía con su director (gracias por contar esto de manera tan bella y realista), y que recalca la belleza de los interiores, perfecciona y ridiculiza los conceptos morales de las personas, instintos, deseos, sueños, todo, está aquí. Profunda, no hecha para todo tipo de público, y cinematográficamente perfecta, quizás la pega, es que sea tan realista que puede ser pedante en ocasiones. Yo creo que esta película está dentro de la mejor época del cineasta, entre dos clásicos, y que incluyo entre mis favorítas del realizador. Le doy Un 9.

NOTA: 9/10
RECOMENDACIÓN: Solo para paladares selectos y amantes del cine de Allen.
DURACIÓN: 93 minutos.

-By Luigi R.p. - En proceso de ponerme una vez más a los pies de Woody Allen, ¡Genio! -