2010/12/19

"Las Horas": Mujeres encerradas en sus propias vidas


Director: Stephen Daldry
Año: 2002
País:USA
Duración: 114 min.
Sinopsis: Historia de 3 mujeres a la búsqueda de un sentido en sus vidas. Cada una de ellas vive en una época diferentes, pero las tres están unidas por sus anhelos y sus miedos. Virginia Woolf, en un suburbio de Londres a principio de los años veinte, lucha contra su locura mientras empieza a escribir su primera gran novela, "Mrs. Dalloway". Larua Brown, una esposa y madre de Los Ángeles a finales de la Segunda Guerra Mundial, lee "Mrs. Dalloway" y la encuentra tan reveladora que empieza a considerar un cambio radical en su vida. Clarissa Vaughan, una versión contemporánea de "Mrs. Dalloway", vive en la actualidad en la ciudad de Nueva York, y está enamorada de su amigo Richard, un brillante poeta enfermo de SIDA      NOTA: 9/10  Ficha en IMDB


Para que negarlo, iba un poco indiferente hacía esta película, aunque me llamaba muchísimo su portentoso reparto y banda sonora. La razón, su director, Stephen Daldry, autor de dos films conocidos, "Billy Elliot" que me parece un buen film, y la correcta "The Reader" la cual me dejó una sensación agridulce, entre la magnificencia fílmica y las tediosas formas de su narración sin ser del todo un mal film, extrañeza. El film que nos ocupa, "Las Horas" es la anterior a aquella película, y sin lugar a dudas, tengo que decir que es la mejor película que firma su director hasta la fecha. Un relato introspectivo, profundo y emocional hacia el sentido de la vida, contado por la voces de tres mujeres excepcionales, perdidas, cerebrales, tristes, sentidas, frágiles y fuertes a su vez. El guión lo firma David Hare, adaptando la novela de Michael Cunningham. El acierto total de un guión mas o menos coral, es la transición de los personajes en diferentes épocas, la lírica que desembocan sus sentimientos a través de tres mujeres que deciden dar un paso en sus vidas y dejar atrás el pasado que les atormenta, atrapadas en su propia vida, en sus tormentos emocionales, sumidas en la falsa felicidad, dispuestas al suicidio del ideal por buscar su sitio. Coraje, amor, autosuficiencia y existencialismo son conceptos que dentro del magistral libreto se dan la mano con fuerza, impregnando la película de detalles, simbolismos. Todos ellos unidos de alguna manera por  las horas, por el paso del tiempo, a través de las palabras, de la literatura, de la vida de Virginia Woolf (Quizás estemos ante el biopic más original y atípico que se pueda considerar, sin serlo en su mayoría, jeje). 

Así pues, la historia nos cuenta el proceso reflexivo de tres mujeres en plena madurez de sus ideas, perdidas no obstante dentro de sus cabezas implorando el cambio hacia la vida, cuestionando la vida y la muerte como una posibilidad tan fina y tangible como perderse entre las sombras de sus propias naturalezas. De ahí parte el film con el excepcional papelón de una transformada y magistral Nicole Kidman, dando vida a Virginia Woolf. Un papel que le valió el merecido Oscar, pues la Kidman está espléndida, misteriosa, frágil y palpable en todas sus escenas (la de la estación de tren es sencillamente sensacional en cuanto guión e interpretación, toda una lección de cine). Julianne Moore, también da con otro papelón a su altura, una pedazo de actriz en un papel sencillo, situado en la época de la pomposidad y la falsa estabilidad americana de los años 50, un papel femenino pero lleno de matices introspectivos, jugando un papel tremendo hacia el subtexto de sus miradas, de su complicidad con el niño, o su maravillosa escena con otra pedazo de actriz que tiene un cortito papel aquí, Toni Collette, donde ambas están de maravilla. En la época actual que muestra el film (2002) se mueve para mí, una de las grandes actrices de nuestro tiempo, Meryl Streep, que nuevamente demuestra con muy poco lo gran actriz que es, su papel es perfecto. Dentro de estos fragmentos del presente, destacar el rol magnífico de Ed Harris, que se marca un papel impresionante conteniendo quizás las mejores escenas junto a Streep dentro de la película. Del espectacular reparto, también hay que destacar los secundarios de lujo como el siempre genial John C. Reilly, Miranda Richardson o la guapísima Claire Danes. En definitiva un reparto memorable, donde todos están de 10. Película de actores en estado puro.

En la dirección, para mí la mejor de todas las aportaciones del director Stephen Daldry están aquí. Para mí su film más delicado, armonioso en su montaje, su reminiscente estructura narrativa (hay planos que significan ciertas cosas en diferentes épocas con diferentes personajes) que parecen bailar a la perfección dentro de la película. Daldry mueve perfectamente la cámara, dirige como nadie a los actores del film y centra la acción con soltura y poder visual (algo que añoré un poco en "The Reader"). Destacar también la impresionante banda sonora original de el gran Philip Glass, que deja su huella, su estilo dentro del film, quizás componiendo la mejor pieza musical que este señor haya realizado para el cine, a mi modesta opinión. Recomiendo oírla por separado, una delicia para los sentidos, sin lugar a duda. No me voy sin olvidar el diseño de producción del film, acertadísimo en todas las épocas que tocas, bien diferenciados y aunándose de manera natural con la genial fotografía de la película. Y como no, el montaje, que juega yo diría, un papel esencial en como muestra la historia la película, decisivo y una manera original de usar la elipsis cinematográfica o las diferentes épocas, con mucha maestría.

En conclusión: "Las Horas" es para mí, una película especial, muy reflexiva y de esas categorizadas como películas de actores. Con un repartazo que está totalmente entregado y perfecto, consiguen que su director, Stephen Daldry, filme personalmente, su mejor obra hasta la fecha (tiene tan solo tres películas, es pronto para juzgar en amplitud su trabajo como director). Un 9.

3 comentarios:

Almu dijo...

Meryl Steep está impresionante como siempre!!!!

Luigi R.p. dijo...

Meryl Streep es magnífica :)

metadonico dijo...

El film es magnifico, me encanta la escena en donde Virginia Wolf tiene que matar un personaje, se nota que lo siente. Tambien cuando la mujer de los años 50 es inundada leyendo en el cuerto de motel.