2007/06/10

Amistad: un cabreado Steven Spielberg

Una sensación agridulce, eso es lo que siento tras ver una de las pocas películas que me quedaban por explorar de mi director predilecto, "Amistad" del señor Steven Spielberg. Una obra buena, que no explota del todo su potencial, y que aunque es uno del los títulos menores del Rey midas, tiene varios elementos destacables... vamos con los tecnicísmos:

Durante una noche del verano de 1839, cincuenta y tres cautivos negros a bordo del navio "LA Amistad", se rebelaron y tomaron el control del barco frente a las costas de Cuba. Tras fracasar en su intento de regresar a su tierra natal, los africanos fueron detenidos por tropas de los Estados Unidos y se encontraron a merced de un sistema judicial ajeno, en un territorio extraño...


El guión de "Amistad" digamos que bebe de una fuente histórica, que puede que esté bien encaminada en ocasiones, y otras, ridiculice ciertos aspectos con el ánimo, de alzar quizás el anti-racismo del film, también llegando a rallar en ocasiones la parafernalia y los diálogos enreversados. Aun así la historia se basa en varias cosas, pero sobretodo centra su base cinematográfica en contar desde el punto de vista judicial, el caso de el barco "La Amistad" y sus tripulantes ilegales. A partir de ahí, el guión podría haber dado grandes giros (los tiene, pero muy suavizados) y podría haberse colocado en gran medida, en guión de Oscar, pero con sus mas y sus menos, no llega a pronfundizar demasiado (como por ejemplo, y tratándose de un tema paralelo, lo hacía "El color púrpura", otro film de Spielberg, mucho más eficaz que este).


El reparto, quizás lo mejor (junto con la dirección) de la película. Tenemos a (hasta entonces desconocido) Djimon Hounsou ("Diamantes de sangre") que hace un papel excelente, sin decir apenas ninguna palabra en Inglés, y dando rienda suelta a los sentimientos con las miradas y expresiones de su rostro. De lo demás, destacar a un irreconocible Matthew McConaughey, que hace de defensor judicial del caso de "La Amistad", un papel decisivo en la historia que se apoya en dos personajes claves para comprender la trama, los cuales se complementa. Estos papeles son el del señor Morgan Freeman, que es el contrapunto a la posición social de Cinque, que Spielberg explota de manera sublime con escenazas en las que Freeman se come la pantalla (para ser un secundario), y el segundo (y no menos importante) el también irreconocible aqui, Anthony Hopkins, interpretando al ex-presidente John Quincy Adams, donde Hopkins lo borda, y "reborda" hacía el discurso que da al final del film. El resto correcto, atención a Anna Paquin (Pícara en X-men) en el papel de Isabel II, no sé si aplaudirla o abuchearla... pero en fin, el plantel principal de actores, de Oscar...

Y que decir con la dirección de Spielberg. Sublime,como siempre. Como punto negativo, decir que el señor Spielberg se "cuela" (o parece que está cabreado con algo históricamente hablando) con ciertas escenas que ridiculizan quizás de manera sobreactuada sobre todo a España (de aquella época) con una reina Isabel II que parece idiota, (una escena final se la ve saltando en la cama como cual cría de colegio con una muñeca en las manos...)
Una Cuba debastada finalmente por los Americanos (donde vuelan una fortaleza para dejar libres a los esclavos...con un John Williams épico...en el peor sentido de la palabra) y asi con algunos detalles que engrandecen (deliberadamente en mi opinión) a una América que quizás llevaba muy bien sus leyes por aquella época, donde se revolucionó el Tribunal Supremo con sus casos, cosa que ahora este tipo de casos siguen sin funcionar (aún hay racismo en sus calles) así que en parte Spielberg se "equivoca" en el enfoque, pero no de lleno, ya que el final del film, muestra de forma acertada lo que yo vengo criticando, las causas finales a las que el país se ve sometido (guerras, debates sociales...) tras la liberación de los esclavos...por ahí se va a librar. Sacando lo positivo, Spielberg rueda de vicio escenazas que recordaré de esta película, el principio, con la sublevación de los esclavos en el barco (con unos planos rápidos, impactantes) es espectacular, la escena "flashback" donde Cinque recuerda como fué capturado es lo mejor de la película, donde vemos escenas durísimas y realistas al máximo (Spìelberg eres un crack) donde se ve el sufrimiento humano, la impotencia (un niño naciendo en las bodegas llenas de esclavos), la barbarie...y quedándome también con el monólogo (más cinco minutos) final de Anthony Hopkins, impresionante.

La fotografía de otro genio, Janusz Kaminski, es muy del estilo al que Spielberg nos tiene acostumbrados, tonos azules, y contraluces preciosos, que entran desde las ventanas, iluminado ciertas partes de la escena. Es impresionante una vez más la partitura del maestro John Williams a la música, consiguiendo que la película mantega el ritmo (la primera hora y cuatro pasa volada) y dando enfásis en ciertas escenas (cuando Cinque replica su libertad, los pelos como escarpias, que grande es Williams) aunque en otras realmente sobra, o está más de fondo. Spielberg remata con planos muy acertados (sobretodo en el viaje de Cinque) y escribe metáfora con algunos (al final vemos un plano repetido anteriormente en el film, donde el sol hondea al ritmo de las olas en el barco, dando cierta reminiscencia al film).

En general, una buena película, que no alcanza o no sabe explotar todo su potencial al máximo, pero que gracias a Spielberg, Williams y el reparto, consigue hacer que las dos horas y media que duran, se hagan soportables, pese a su falta de cordura con algunos temas históricos.

Una película que al fin y al cabo habla de la importancia de la libertad humana, y de la ignorancia de aquellos que son racistas o que en su día lo fueron. Le doy un 6,9.

-By Luigi R.p. - En proceso de quitarme de la cabeza a Isabel II y su dichosa muñeca de porcelana...-

3 comentarios:

DASKABE dijo...

Buena crítica socio.

Por suerte o por desgracia no me ha atrevido a verla aún, pero siendo de quien es supongo que no me defraudará y mas aún con ese reparto.

Creo que resaltas demasiado a Spielberg, que OK es tu director favorito y todo lo que tu quieras, pero me parece un poco exagerado alabarlo tanto en una crítica.

Respecto a lo que la peli se meta con lo de los españoles, no puedo opinar demasiado porque no la he visto, pero supongo que se meterá en su justa medida, porque fue nuestro país el que exterminó civilizaciones, comenzó la esclavitud y encima muchos de nuestros reyes eran medio idiotas. El caso de Isabel II, por lo que se de historia , entró a reinar siendo una adolescente y supervisada por regencias y generales, así que supongo que no será para tanto.

En fin, me la apunto para una tarde de este verano.

Ciaorrr.

luigi R.p. dijo...

aaajaaaammmm

creo q es la critica donde aparte de alabarlo (porque es un puto crack) lo critico más...


pero weno gracias por escribir!
Un salu2!

carrasco ruivo do tamisa dijo...

Más esclavistas fueron los súbditos de la Pérfida Albion