2007/06/07

El Gran Dictador: Una sonrísa a la libertad


Realmente impresionante. Esa es mi pequeña introducción de la crítica que hoy os expongo. "El Gran Dictador" de ese mago del cine Charles Chaplin (del que he tenido la oportunidad de ver tan solo dos películas suyas, pero que sin duda no serán las únicas en el futuro...) rodada magistralmente en unos años difíciles, 1940, donde la segunda guerra mundial marcó sin duda el cine americano de aquellos tiempos, esta película es un claro ejemplo... vayamos con las formalidades:

Durante la Primera Guerra Mundial, un anónimo combatiente de la armada de Tomania salva la vida de un oficial llamado Schultz. Pero el avión en el que huyen se estrella y, mientras Schultz resulta indemne, el soldado ingresa en un hospital por amnesia. Allí permanecerá veinte años de su vida, ignorando por completo los cambios que se producen a su alrededor. Hynkel se convertirá en el dictador de Tomania y perseguirá despiadadamente a los judíos. A la salida del hospital, el soldado regresa a su antigua barbería en el Ghetto, esperando encontrar todo lo que dejó veinte años atrás. Allí, conocerá a Hannah, una joven de la que se enamorará.Hynkel planifica la invasión de Osterlich, país fronterizo, y cuando Schultz pone en tela de juicio esta decisión, el dictador lo condena a ingresar en un campo de concentración. Inmediatamente, Schultz planea su fuga intentando provocar una rebelión contra el gobierno. Entonces, se refugia en el Ghetto, en casa de su amigo el barbero, pero las tropas de Hynkel queman la tienda, arrestan a los dos hombres y los internan en un campo. Prosiguiendo su plan para invadir Osterlich, Hynkel invita a palacio a Napaloni, el dictador de Bacteria y, después de varios desacuerdos cómicos, los dos hombres logran establecer una alianza. La invasión de Osterlich es un éxito y Hannah, quién se ha refugiado en este país con sus amigos, vuelve a encontrarse otra vez más, bajo la dominación del régimen de Hynkel. Mientras el dictador celebra su última conquista disfrutando de unas vacaciones en el país, Schultz y su amigo el barbero consiguen huir del campo de concentración. Por error, Hynkel será detenido por sus propias tropas y el barbero, confundido por el dictador…

Impresionante. El guión, la historia, y su planteamiento social y crítico es una maravilla. Chaplin, escribe un guión perfecto, quizás dividible en tres actos, pero en los cuales, los giros y cada escena está cuidada al detalle, con una imaginación sorprendente (que más quisieran algunas comedias de hoy en dia) y unos diálogos que se reconfortan en la acción, diálogos que en medida, y perdón por la ordinariez "se la sudan" a Chaplin, ya que sin ellos es también excepcional. Si digo que es la mejor comedia que he visto en mi vida, quizás sea demasiado radical, pero ciertamente creo que tiene todos los matices posibles para convertirse en una Obra maestra del género. Es perfecta, no le sobra nada, cada escena y sus chistes son excelentes, el film habla por sí solo, el mensaje social y político clama a la libertad (toma ya) y pone en hacke mate, con la risa y con la palabra a toda la maldad, la codicia, la falta de razón, de los dictadores y de la opresión del mundo (¡Y en comedia! Impresionante). La compración es irremediable (dada la época del film) y aunque se advierte (irónicamente me temo) al principio del film, que si toda la trama tiene similitud con la realidad, es pura coincidencia... (sólo hay que fijarse en la recreación ficticia de los paises, de Hitler, de Mussolini, la burla al nazismo) Chaplin era y es, un GENIO.

Vamos con el reparto. Sin duda el alma de la fiesta, recae sobre Chaplin, creando dos personajes, donde uno de ellos es ya parte de la historia de cine. Interpreta (con su atuendo habitual) a un barbero que combate al principio de la película, en la guerra mundial, este personaje hace de contrapunto a su doble (eso sí en maldad), el dictador, el GRAN dictador. Un personaje que Chaplin hace suyo, le da personalidad, crea escenas desternillantes (inventándose hasta un idioma que me hizo descojonarme), y fusiona, al final con el personaje del barbero (dando el punto de giro, previsible, pero magistral). No me puedo olvidar de los secundarios, Paulette Goddard, que interpreta a Hannah, hace una actuación magistral, brilla (con ese brillo que adquirían las divas del blanco y negro) con magia en el film, haciendo un papel tremendo, lleno de dulcura, de mujer coraje (fijate tu...1940) y en general un papel que me ha encantado (ocupa los ultimos momentos del film, esta escena es para mí, un canto al amor y a libertad, si señor) del resto, destacar a Jack Oakie (como el dictador de Bacteria, incomensurable junto a Chaplin, donde tiene unas escenas muy divertidas. Y a Reginald Gardiner, en un papel crucial para toda la trama, dando él, casi todos los giros relevantes de la película.

Técnicamente la película es PERFECTA. Rodada en blanco y negro, la película contiene una fotografía impecable, llena de luz, con unos blancos puros predominantes en todo el film (con cierto tono sucio en las escenas del Ghetto) y con unos planos impresionantes (unos paneos que Chaplin rueda de lujo, no hay más que ver la escena inicial en la guerra mundial). Destacar también los IMPRESIONANTES decorados de todo el film, son enormes (aunque son pocos, de ahí la grandeza), son una maravilla (el palacio del dictador es cómico al 100%, el Ghetto tiene un aire muy especial, la barbería, las trincheras, todo es muy pero que muy recordable para la historia del cine). La música, se nota que Chaplin no olvida el cine mudo, y recrea una escena donde afeita a un tipo al ritmo de la música, un detalle importantísimo que hermana y mete de un "empujón" a la música para que forme parte de la película. Aún asi, se hermana pefectamente en cada secuencia (por ejemplo las cómicas) y se ausencia cuando debe de ser, otro punto a favor.

Escenas destacables, TODAS practicamente. Personalmente, pues me quedo con varias escenas buenísimas, la escena donde se muestra al dictador haciendo su "duro" trabajo, donde cada minuto le pasa alguna cosa (no paré de reirme, brutal), cuando el Barbero escapa por la azotea con el comandante exiliado (más risa incontenible) el discurso inicial del dictador (mítico) y sobretodo el monólogo final de Chaplin (donde profundiza todo el film, al fin y al cabo...) impresionante y llega al corazón. Dos horas que pasan en un suspiro (gracias a un montaje increible) esta película es una OBRA MAESTRA, y le doy un 10, porque sin duda es GRANDE, la comedia es dificil, (tanto scary movie de poca monta, ¡esto si que es comedia leñes!) pero Chaplin hace un film, que hoy en día hace gracia, te hace reflexionar (tuvo que se polémico cuando se estrenó en el 40) y que sin duda forma parte del cine clásico y de la historia del cine.

Ah, se me olvidaba, creo que no hace falta que diga que la vi en versión original... la recomiendo así tal cual... Of course! ;)

-By Luigi R.p. - En proceso de straunkenfierlten (Que si Chaplin se lo inventa, yo tambien,xD)-

4 comentarios:

DASKABE dijo...

¡¡¡POR FIN!!!

Por fin viste esta GRAN obra maestra. Ya era hora.

Buena crítica. Yo resaltaría también la escena del principio (en la IGM) con las bombas, el avión al revés y demás, que fue uno de los momentos donde mas reí. Otra escena es la del globo terráqueo, muy representativa de la figura de dictador. Y, por último, las escenas que tiene Chaplin junto al personaje de ¿Musollinni? xDD. Además del IMPRESIONANTE epílogo, que fue lo primero que vi de esta película.

En fin, una de las mejores películas que se han hecho que por fin viste.

Saludos.

P.D: Bien por verla en VOSE, aunque el doblajae no está nada mal te lo aseguro. Pero claro siempre es mejor la primera opción.

luigi R.p. dijo...

pues si, la escena del avión alrevés tiene un ingenio impresionante, es verdad. La del globo terraqueo también muy buena, debería haberlas puesto, si...pero la peli tiene tantas cosas, tantos detalles...

Una obra maestra, lo mejor que vi en el genero de comedia...

Un saludo!

Carlos_Jr dijo...

Hombre, por fin te has tragado esta peazo peli. Me alegro de que te haya gustado, aunque como yo creo, no es muy propio ver de Chaplin en las que el protagonista es el personaje de Charlot, "El gran dictador" de las primeras, ya que que lo que mola es verle en plan mudo siempre y como despedida viéndole diciendo algo en lo que Chaplin creía.
Esta película como bien habeis dicho tiene grandes escenas, como la del globo terraqueo (una escena maravillosa), la del misil defectuoso (que risas con esa escena), la escena de Chaplin afeitando a un cliente al ritmo de la danza húngara, las escenas de Hynkel y Napaloni (Mussolini) y ese emocionante discurso final.
Una película que seguramente, para mucha gente que vivió las consecuencias del nazismo esta película les sirvió bastante de apoyo, al ver como alguien se reía de aquel payaso que era Hitler (una frase curiosa: "el hombre más malvado del mundo (Hitler) intentaba emular al payaso más querido del siglo (Charlot)".
Y por último, como ha dixo Daskabe, el doblaje en español tampoco está nada mal, si realmente con la única película que hay que asustarse es por la mancillación cometida en "El Resplandor", de Stanley Kubrick.

P.D. Os recomendaría, que vierais de Chaplin pronto la de "El Chico", una preciosidad de película.

Un saludo, y a seguir viendo cine.

MAMILLA dijo...

YO YA VI TODAS DE CHAPLIN,POSTEO PA RECOMENDARTE CUANDO TENGAS OCASION DE VER"SER O NO SER" APOTEÓSICA BLANCO Y NEGR,AÑO CATAPUM PERO DE LO MEOR EN CINE,TE PARTES CULO CON ELLA,INDISPENSABLE,YA SABES,NO LO DIGO POR GUSTO,ALE DIRE A PONERESE PILAS,BESITOS