2007/06/04

Rebelde sin causa: Causas ninguna, pero motivos muchos...

Siempre me han gustado las películas clásicas de Hollywood, esta en especial, de 1955, "Rebelde sin causa" un clásico dirigido por Nicholas Ray. Una película que avanzo antes de empezar mi crítica, como excelente en muchos aspectos. vamos con las ya famosas formalidades:

Jimmy Stark (James Dean), estudiante de instituto, es un chico particularmente difícil: confuso y desorientado, se ve frecuentemente envuelto en peleas y conflictos, a consecuencia de los cuales su familia,en la cual es el hijo único, se ve obligada a un permanente peregrinaje de una ciudad a otra. Llegado a una nueva localidad, en la que también encontrará nuevos sentimientos hasta entonces desconocidos (el amor, de Judy [Natalie Wood]; y la amistad admirativa de ‘Platón’ Crawford [Sal Mineo], un muchacho aún más joven que él), no tarda en sostener su enésimo enfrentamiento, aunque, en esta ocasión, las consecuencias serán mucho más terribles...

Si tuviera que empezar con algo de mi critica, sin duda me quedo con James Dean y su penúltima interpretación antes de su repetina muerte en accidente de coche. Su interpretación aqui lo convierten en una estrella o en un icono del Hollywood clásico, con una actuación que tiene unos desniveles impresionantes, Dean debía conocer bien las experiencias que cuenta el film para hacer un papel tan complejo en gran parte del metraje.

No olvidemos el guión de "Rebelde sin causa", el guión es realmente fantástico. Desarrolla en hora y cuarenta minutos una historia que parte de una base simple, un triángulo protagonista que no se conocen, que parten de un mismo sitio, pero que a su vez se descubren por problemas similares. La contraposición entre la vida de adolescente y la vida adulta, un tema recurrente durante todo el film. La falta de respuestas en la juventud, la busqueda de las mismas a base de las rebeldías intencionadas de estos, descubrir el cariño, el desengaño por la vida, la soledad de casi todos los personajes y un cierto pesimismo que se respira en una escena clave para el climax de la película (la del planetario) donde los personajes deciden su destino uno a uno. Impresionante sin duda, aspectos tan universales que se hablaban en la sociedad americana de los 50, y que en gran medida son aplicables hoy dia. En realidad el trio protagonista (Dean,Wood y Mineo) se caracterizan por una cosa: la búsqueda de la madurez, al estar perdidos en un mundo que no comprenden, que no quieren entenderlo porque es absurdo y que finalmente resuelven solos cuando todo parece que funciona de maravilla, giros, momentos de incertidumbre, escenazas, este guión es sólido, y quizás representa también aquella sociedad americana que tantas veces hemos visto en otras películas, pero aqui se perfila de forma cruda y violenta.

Un guión circular, porque casi todo lo que aparece en la introducción y nudo, tienen cierta reminiscencia en el desenlace, pistas que se entralazan, subtramas que en realidad reconfortan la historia, una historia global, que perfila magistralmente a los personajes...


El reparto en esta ocasion muy del estilo de estas películas de los 50, quizás aveces se deje ver alguna que otra sobreactuación (mucha culpa puede tener también el doblaje) pero en general tenemos a un James Dean espectacular, suelen gustarme este tipo de personajes, el héroe por excelencia, pero sin serlo. Un personaje que empieza borracho, continua trastornado por lo que ve a su juventud, una vida injusta. Que lucha por que su padre decida por sí mismo, que encuentra por si solo y sin buscarlos los problemas, y que por orgullo o por simple iniciativa, los afronta. Dean perfila un personaje complejo, con momentos memorables (su diálogo con sus padres en una discusión es impresionante) un personaje impasible, que muestra sus sentimientos con aquellos que se lo merecen. También tenemos a Natalie Wood, jovencísima cuando actuó en esta película, haciendo el personaje de la chica, un personaje muy interesante, que acaba siendo rebelde por su fustración, su familia la obliga a crecer, ha renegar de todo aquello en lo que un dia creyó, mientras que al final de la película el personaje de James Dean hace que este evolucione. También, el tercer protagonista, Sal Mineo, impresionante en su papel de "Platón", otro personaje fustrado por culpa de sus padres, que vive solo con su criada y que no tiene amigos, y que evoluciona para peor, un destino cantado, irremediable, que ayuda a los demás personajes, tan o más importante para la historia como los otros dos protagonistas. Quitando el trío de personajes que funcionan a la perfección en el film, el resto esta más que aceptable, los padres de los jovenes, los "palmeros" xD, hasta un irreconocible Dennis Hopper, que aparece muy joven en el film. Un repartazo, de eso no hay duda, mítico.

Y por último el apartado técnico. La película está magistralmente dirigida. Todos los planos tienen algo especial, las escenas tienen ese aire mágico de este tipo de películas, destacando sobretodo las memorables escenas del acantilado, la casa abandonada, y la reminiscencia ya nombrada del planetario. La fotografía (en color) es curiosa, aparte de que hay abundancia de escenas nocturnas (el ambiente es hostil y frío) el director juega aveces con experimentar en ciertas escenas (James Dean se tumba en un sofá boca abajo y la vista subjetiva muestra a su madre llegar con un plano invertido que da vueltas en espiral) incluso inclinando el ángulo de cámara en la escena que Dean discute con su familia. El resto está correctamente grabado, sin aparatosas escenas (como hacía tan bien Hitchcock) y con unos movimientos lineales. La música orquestal es correcta (quizás no se le preste mucha atención en casi todo el film) y el montaje es sensacional, aunque decae en ritmo hacía el final del film, con una escena que se supone que es de supense, pero que no consiguió entusiasmarme del todo...

En fin, una gran película, le doy un 8,4 (hoy es el día de los 8,xD) ahora entiendo muchas cosas, ahora sé que James Dean está conmigo, sé que no estoy ni estaré solo. ¡Viva el cine!

-By Luigi R.p.- En proceso de búsqueda de causa para su rebeldía,xD -

3 comentarios:

DASKABE dijo...

No veas socios te estas hinchandoe de ver cine. Eso está bien y mas aún si has recurrido a un clásico como este, que no he visto pero que me muero por verla después de tu crítica.

Pues eso, gracias por la recomendación y buena profundización en tu crítica.

Un abrazo.

luigi R.p. dijo...

juas y lo que me queda por ver, esta semanita me voy a inxar, eso espero, xD.

Si nene, tienes q verla, la verdad esq es muy interesante.

Gracias!

Anónimo dijo...

"Rebelde sin Causa" es una película que logra cautivar. Desde el comienzo se plantean situaciones dramáticas. No me fue muy fácil entenderla y la vi varias veces. El angustiante final es un tanto inesperado. De pronto "Platón" se convierte en el centro de interés. Parece haber perdido la razón y su comportamiento es impredecible. Muere absurdamente, cuando por fin había logrado la protección de los demás. ¿Habéis notado que Sal Mineo parece no ser uno sino varios adolescentes en el transcurso del film? Si no supiéramos que se trata del mismo actor, pensaríamos que son varios. Su rostro (de joven estudiante) es uno al comienzo del film para cambiar después en la escena de la casa abandonada donde parece un niño (o un bebé, si consideramos la Canción de Cuna de Brahms). Al final, ya enloquecido, parece un joven incontrolable y peligroso. No hace falta decir que sus ojos, tan bellos y expresivos contribuyen con el interés que genera. Acertó Nicholas Ray.