2008/05/21

Senderos de Gloria: Repugnacia humana

Primer grito antibélico de parte del maestro Stanley Kubrick en "Senderos de Gloria", un film sobre la repugnante forma de arbitrar el sentido de la vida por parte de los hombres, un velo a la libertad y nuevamente (como pasa en "La chaqueta metálica") el problema surgiendo no del enemigo, sino desde casa. Toda una lección del maestro Stanley Kubrick en todos los sentidos.

En la Francia de 1916, durante la Primera Guerra Mundial, el general Boulard ordena la captura de una inexpugnable posición alemana y encarga esta tarea al ambicioso general Mireau. Éste, a su vez, ordena al coronel Dax que encabece el ataque. La toma de la colina resulta un infierno, y el regimiento regresa a sus posiciones. El alto mando militar, irritado por la derrota, decide castigar y dar ejemplo a los soldados...

Guión también escrito por Stanley Kubrick acompañado por Calder Willingham y Jim Thompson. Lección moral y mención más que idónea sobre lo absurdo que es cualquier guerra, dentro y fuera de las fronteras (francesas en este caso), ya que la ideología, principios extremos de patriotismo ciego o la falta a la humildad, la injusticia reflejada en los inocentes, Kubrick se despacha a gusto no dejando fuera ni a la iglesia, triturando cabezas supuestamente superiores, dando metáfora sobre lo importante de la libertad, de lo miserable que son las armas, el fragor de la batalla o el orgullo personal. Todo absolutamente todo, atado perfectamente en un guión lírico y que se vive por dentro, donde nada falta y nada sobra. Es frío, despiadado en ocasiones y pesimista, aunque siempre se permite el respiro o la posibilidad de una realidad más utópica para el espectador, Kubrick es franco con sus objetivos, y escribe sin remordimientos, cargando sobre la conciencia del espectador todo el peso de la historia, porque lo creamos o no, todo esto pasa en nuestros días y no solo son tecnicismos de la Primera Guerra Mundial, lo creamos o no, el ser humano es insulso y egoísta, lo creamos o no, la vida es injusta y vomitiba. Tan solo se salva la esperanza de ese desenlace, donde la mujer Alemana canta una canción que todos saben, ahí, señores, comienza a abrirse la veda para soltar las alas, pero, todos sabemos la realidad, todos sabemos quien manda, y sabemos que no es más que un pequeño sueño, del que siempre se estará despierto. Magnifico libreto, con mucho estilo (quizás demasiado) en los diálogos, algo que choca, pero que va muy bien con la película, elegante al 100%.

Vamos con el reparto. Destacando primeramente el fantástico papel "liberador" y en completa armonía con el espectador del gran Kirk Douglas, teniendo las mejores réplicas que he visto en una película sobre antibelicismo que se hayan hecho jamás, realmente excelente. Ojo con los dos generales del film con los que se abre el film, dos portentosas interpretaciones de Adolphe Menjou y George MacReady, bastante radicales dentro de sus papeles, siendo casi dictatoriales, un perfil por parte de Kubrick muy directo, pero que funciona para captar ante todo ese alentador mensaje del film. Destacar la inflexión que hace Kubrick en la vida de otros tres personajes (una de las mejores cosas del director era su facilidad para meter personajes que el público entendiera a la perfección desde el principio y que fueran esenciales para la historia) los soldados que son juzgados injustamente, interpretados por los excelentes Timothy Carey Ralph Meeker y Joseph Turkel, increíbles, no se olvidan. En general un reparto excelente que funciona dentro del film a la perfección, cada uno jugando sus cartas y como siempre, a merced del perfeccionista Kubrick, de lujo.

La dirección de es pasmosa, impresionante manera de mover la cámara, desde los majestuosos planos de seguimiento a los personajes (travelings perfectos e impresionantes para la época), el uso de la cámara en los planos amplios de la batalla o la secuencia del fusilamiento, sencillamente magistral, la vez que planea las secuencias de conversación en interiores, muy bien desarrolladas. Una dirección que lanzaba a Kubrick hacia el vanguardismo cinematográfico que muchos directores de hoy en día siguen usando gracias a este film. El score del compositor Gerald Fried es prácticamente anecdótica, aunque llega en las secuencias que más la necesitan creando el ritmo y ambiente perfecto. El montaje es excelente, además de contener metraje algo corto (la película dura hora y media) está muy bien equilibrada sin perder calidad y ritmo en ningún momento. Lo que destaco: El excelente guión y el trabajo de Kubrick en pantalla, algo que se repite en todos sus films. Escenas: Cuando tres de los soldados salen a media noche para tirar la bengala, El asalto a la colina (impresionante), el juicio de los soldados con las réplicas de Kirk Douglas, posteriores escenas en la prisión (la iluminación de ese set es fantástica) incluyendo la referencia que se hace a una cucaracha, la secuencia del fusilamiento ( dura y muy fría), y el final en el bar, siendo una escena muy necesaria dentro del pesimismo del film, me encantó.

Una película que no se olvida, generalmente por lo bien llevada que está de la manos de uno de los grandes cineasta de la historia, y con una técnica inigualable, el guión es sencillamente sobrecogedor y muy necesario para más de uno hoy en día. Un 9,5.

NOTA: 9,5/10
RECOMENDACIÓN: Cinéfilos.

DURACIÓN: 87 min.
AÑO: 1957
Ficha en IMDB


5 comentarios:

Charly Ramone dijo...

Coño! Por fin la viste, ya tocaba XD

Buena crítica men, coincido prácticamente en todo.
Ala, pues ya sólo te queda "Espartaco" para terminar la filmografía de este genio.

Salute men.

DASKABE dijo...

Yaaaa wey.

Por fin la viste ostia. Yo esta pelí la vi hace 8 años y aunque la recuerdo bastante, sobre todo las escenas bélicas y el final, necesita un revisionado temprano.

Saludos.

Arkón dijo...

Una obra maestra que te mete ganas de escupir por la ventana a ver si le dieras a algún ser humano XD. Muy bien rodada, muy bien escrita e interpretada... en fin, me pareció perfecta. Destaco una escena (la cual no recuerdo muy bien) en la que dos militares conversaban sobre la muerte en sus literas, y lo hacían susurrando.

Arkón dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
john dijo...

Whoever owns this blog, I would like to say that he has a great idea of choosing a topic.