2008/07/28

El Mago de Oz: ¡Píde un deseo!

Es una gozada ver la restauración de imagen y sonido de ese clásico incombustible, "El Mago de Oz" de Victor Fleming. Un film que gana con el tiempo, y que deja claro que con poco, todos podemos soñar, cantar y encontrar simplemente nuestro sitio, por muy trillado que suene el mensaje.

Dorothy, una niña huérfana que vive con sus tíos en una granja en Kansas, se ve arrastrada junto con su perro Totó por un tornado que les transporta a un mundo fantástico, más allá del arco iris. Allí deseosa de regresar a casa, comienza un viaje hacia la ciudad de Oz, donde un gran mago es el único que puede hacer que regrese junto a sus tíos. Por el camino, entabla amistad con un espantapájaros sin cerebro, un hombre de hojalata que desea un corazón y un león cobarde. Todos juntos irán hacia Oz en busca de sus sueños.

Siempre he creído que el guión escrito de "El Mago de Oz" es una historia para niños, pero que en su contexto, siempre ha mantenido un mensaje universal para todos, y para todas las épocas, el afán de superación, el descubrimiento de lo inimaginable, no olvidar de donde provienes o conseguir objetivos con cierto optimismo. No obstante la historia en Kansas, abre con una trama bastante sencilla (y a priori algo ridícula argumentalmente), Dorothy quejándose de que han maltratado a Totó, hasta que se presentan todos los personajes que luego en Oz, serán los diferentes seres o criaturas (este es el principal objetivo de esta parte). Tras el tornado, la historia se vuelve colorista (valga la redundancia) y todo coge un tono más insinuado para el espectador, que se despista por el maravilloso mundo que Fleming capta, pero que dentro de sus líneas, nos lleva a recordar, que la magia existe en nuestras decisiones, todo ante nosotros está en nuestro camino de baldosas amarillas personal, y que miremos más allá de la obviedad, por muchos obstáculos que pensemos que haya (la bruja, que al fin y al cabo el agua, lo puro y lo verdadero, acaban con su injuria, ¿Veis por donde va todo?), un mensaje sutil, pero claramente inolvidable, que llenará de sueños a muchas generaciones (si no lo ha hecho ya) un cuento de hadas que perdura porque, en el fondo, cuenta algo más, y así lo demuestra el libreto. No me olvido tampoco, del sentido de la aventura y la fantasía que lleva el film (ojo a la escena del castillo de la bruja, donde los protagonistas se disfrazan para entrar en el castillo, algo que se ha usado mucho en el cine a raíz de este film, señor Peter Jackson, usted sabrá bien sus claras influencias) totalmente innovadoras en su estreno, y que quedan dentro ya de la retina de todo el que la ha visto.

En el reparto, inolvidables personajes y actores, entre ellos, la protagonista indiscutible, Judy Garland en el papel de Dorothy, todos recordamos sus coletas, sus zapatitos rojos, y las ganas de matarla por su pizpireta manera de ser, jeje, aun así, inolvidable recreación, dentro ya de la historia del cine. Al igual que los tres amiguetes a cual mejor, el espantapájaros que le falta un cerebro (¿en serio?) interpretado estupendamente por el "culoinquieto" actor Ray Bolger, muy bien en sus número musicales y porque no, en su sentido común. Bert Lahr como el León cobarde, un personaje muy recordado también aunque un poquito sobreactuado en ese ridículo traje, aunque bueno, comprensible ¿verdad?. Jack Haley es el hombre de hojalata, mítico dentro de ese traje de inolvidable oxidación. Destacar el personaje de la malvada bruja del Oeste, uno de mis personajes favoritos de "El Mago de Oz" y que de pequeñito me causaba cierta intimidación, Margaret Hamilton la interpretó de maravilla, quién puede olvidar su risa maléfica, sus monos voladores o la música cuando hace acto de presencia, genial. El actor Frank Morgan, en el papel del Mago de Oz (Entre otros, creo que hace a 4 diferentes) con una importante presencia, muy acorde en su papel. En general, un reparto inolvidable, genial y carismático, lleno de vida. ¡Me olvido de Totó!, bueno otro día, jejeje.

GRAN dirección (acreditada, hubo varios directores en realidad) de Victor Fleming, usando una manufactura muy adelantada a su tiempo,su técnica roza la perfección, en el principio, el uso de la grúa o la dolly cam (en la escena del tornado) ponen de manifiesto la excelente distribución de planos. No obstante la calidad entra por la puerta (valga la redundancia de nuevo) cuando vemos el color de Oz por primera vez, con la cámara moviéndose (la dolly no para) mostrando los esplendorosos decorados (más de 10 diferentes he ido contando, y cada vez más enormes, no olvidemos en año del film, 1939), impresionante, al igual que los números musicales de Herbert Stothart, quedando algunos ya, en la historia, como el famoso "Over the rainbow" o "Were off to see the wizard", genial partitura y letras del film, me encantan, a cual mejor. Destacar la estudiada fotografía (tonos sepia en la primera parte en Kansas, no se puede imaginar de otra manera posible, y el pionero Technicolor de Oz, algo ya insuperable por aquellos días y que curiosamente Victor Fleming introdujo por primera vez en dos films suyos). Lo que destaco: La dirección, el reparto, las canciones, la fotografía, los fantásticos decorados. Escenas: La canción "Over the rainbow", La primera aparición del mundo de Oz y la bruja. La curiosa aparición del hombre de Hojalata (En "Toy Story" se metió un guiño de esta parte), la secuencia entre las flores antes de entrar en la ciudad esmeralda, El "gabinete" del Mago de Oz, TODA la magistral parte en el castillo de la bruja (para mí, de lo mejor de la película) y el final, memorable por los zapatitos marcando los tres últimos pasos del film. Lo que menos destaco: La parte inicial se hace algo ridícula argumentalmente, al igual que el traje del león, la secuencia al inicio en Oz, con los enanos Munchkin es tan recordada como odiosa para mí, se alarga un poco.

Nos encontramos ante un film que permanece inconscientemente (en mayor o menor medida) en el colectivo universal, un avance tecnológico y cinematográfico fuera de lo común en sus días, y una inolvidable aventura que nadie que aprecie el cine como método de expresión artística, debería perderse. Un 9.

NOTA: 9/10
RECOMENDACIÓN: Cinéfilos. Amantes del musical. Ver en V.O.S.E y en DVD remasterizado, toda una experiencia para los sentidos.
DURACIÓN: 101 min.
AÑO: 1939
Ficha en IMDB



1 comentario:

Charly Ramone dijo...

¿Cómo que un 9 miserable? El hambre te ha dañado el cerebro... xDDD
Dale el 10 y olvidaré este turbio asunto XD

Salute ser.