2008/07/12

La tentación vive arriba: Clásico enamoramiento

"La tentación vive arriba" es un film de (ya para mi) uno de los grandes del celuloide, Billy Wilder ,el film expone sobre lo electrizante, psicológico, instintivo e inconsciente que es el enamoramiento entre otras cosas. Un clásico del que me he sentido totalmente encandilado e identificado y del que Wilder permite introducir miles de elementos detallisticos que hacen de este film una obra redonda de principio a fin.

Divertida comedia que encumbró la imagen de Marilyn Monroe, con la falda levantada en una boca de aire de metro a icono del cine. Ella es la vecina del piso de arriba que hará enloquecer a un Tom Ewell que está pasando el caluroso verano sin su familia. Un gran éxito de taquilla que confirmó a la Monroe como la estrella femenina indiscutible de la Fox.

El propio Billy Wilder adapta el guión de la original obra teatral de George Axelrod tambien con la ayuda de este para el libreto cinematográfico. El resultado, un guión totalmente magistral desde el inicio hasta el fin. Es impresionante como se desarrolla la acción en unos pocos decorados, como cada situación supera cómica y moralmente a la anterior, y como se hilan los excelentes diálogos (a veces con un humor inteligente excepcional, ojo con el chiste hacia la propia Marilyn Monroe o la primera mitad del film, muy satírica) al igual que los personajes del film. Todo es perfecto, desde la profundización moral del argumento (la infidelidad, la ingenuidad, el poder psicológico que tiene el enamoramiento, la belleza encandiladora, la autoestima, ...), pasándo por las metáforas constantes dentro del libreto y que quedan reflejadas con miles de detalles (el piso con unas escaleras hacia ninguna parte, resultando llevar al lugar donde reside el personaje de Marilyn Monroe, los cigarrillos como método tentativo y contradictorio, el aire acondicionado como reclamo "sexual") todos con gran sentido coherente y sin desperdicio. El final como siempre, dispar con el resto del film (suele pasar con Wilder) pero terminando de la mejor manera que uno podía imaginar y eludiendo el tópico, chapó. En general un guión magnífico, un análisis del enamoramiento pasajero, de lo que puede hacer nuestra imaginación con todo esto y de como la tentación siempre parte de la mera casualidad en nuestras vidas.

En el reparto, tengo que señalar primero a la explosiva (para mi siempre será la sex simbol número uno) Marilyn Monroe, que se come la pantalla como musa del film y del propio Wilder, su interpretación va muy bien con el personaje, una rubia algo ignorante, pizpireta y presumida que encandila por su belleza, por su ingenuidad y desparpajo. El papel masculino (nuevamente ingenuo y entrañable, muy fiel a los personajes de Wilder) lo interpreta un "Jacklemmonizado" Tom Ewell, que está genial dentro de un neurótico papel donde la imaginación y los toques de ingenio permanecen siempre a un nivel alto, fantástico. El resto, señalar el papel secundario de Sonny Tufts, metido en la piel del portero del piso, muy simpáticas sus apariciones que complementan estupendamente el ritmo de la película. Un reparto memorable, unos personajes muy bien definidos y caracterizados, con la icónica Marilyn Monroe como destacada ya por su memorable momento del levantamiento de falda.

Billy Wilder rueda el film con un aire teatral que casa perfectamente con la atmósfera del film, su dirección está llena de planos muy bien compuestos, donde nuevamente reside la importancia de las actuaciones (hay algunos planos donde se aguanta mucho el diálogo sin muchos cortes) y siendo preciso a la hora de mostrar muy claros los detalles. Ojo a la magnífica forma de mostrar los momentos donde el protagonista ve su imaginación, con unos fundidos muy originales y destacables. Gran dirección del maestro Wilder, que como siempre, con muy pocos elementos consigue hacer inolvidable cada secuencia. La música corre a cargo de Alfred Newman, un score bastante singular y simpático que me ha gustado bastante. Lo que destaco: El guión, la edición, música, la dirección de Wilder y el reparto, por no decir todo. Escenas: La escena inicial con los indios es destronchante, la parte introductoria (bastante exagerada interpretativamente pero también intencionadamente) con el protagonista imaginando sus aventuras con mujeres mientras se lo cuenta a su mujer imaginaria (desternillante), la primera aparición de Marilyn Monroe, la escena del piano (tanto la imaginaria como la real), la paranoia del protagonista en su despacho viendo como todo el mundo se pone en su contra de manera imaginaria, la famosa secuencia de la brisa del metro que levanta la falda de Marilyn (mítico símil sexual), la parte final (con el discurso más inteligente por parte de Monroe en el film, precioso). Lo que menos destaco: Nada, es perfecta de principio a fin, disfrutable, humilde, sin pedantería y sin tópicos, un clásico de los de verdad y mucho más infravalorado que muchos otros que si que tienen menos contenido que esta película.

Para mi, una obra maestra que debe ser visionada por todo cinéfilo que se precie, de lo mejor que vi hasta ahora del gran Billy Wilder, con un excelente guión (con el que me identifiqué en muchos momentos), con una
Marilyn Monroe inolvidable y lo mejor de todo, te hace pensar, sonreír y emocionarte con muy poco, pero a la vez con muchísimo. Sin vacilar, un merecido 10.

NOTA: 10/10
RECOMENDACIÓN: Cinéfilos.
DURACIÓN: 105 min.
AÑO: 1955
Ficha en IMDB


2 comentarios:

Charly Ramone dijo...

Ya me has igualado en visionados de Wilder ¿estás satisfecho? XD

Pedro dijo...

La veo todos los años, una vez al menos, forma parte de mi ritual veraniego. Descanso, calor y "la tentación". Felicidades por tu blog. Te invito al mío

http://absurdilandia.blogspot.com/

Saludos cordiales