2008/07/04

Los Cronocrímenes: Con el tiempo verás que llevas dentro un asesino

Nacho Vigalondo (Nominado al Oscar por el cortometraje "7:35 de la mañana") se estrena por fin en la gran pantalla después de mil y un problemas de distribución con "Los Cronocrímenes", un thriller en toda regla, género de primera calidad, y con todas las letras, buen cine español.

Un hombre que viaja accidentalmente al pasado y se encuentra consigo mismo; una chica desnuda en mitad del bosque; un extraño individuo con el rostro cubierto de vendas de color rosa; una inquietante mansión en la cima de una colina… Son piezas de un puzle que conducen a una insólita modalidad de crimen.

Libreto escrito por el propio Nacho Vigalondo. Un guión que juega con el espectador de manera inmersa, sin pretensiones de pedanterías y con un buen ritmo narrativo. Por un lado los viajes en el tiempo, bien aprovechados (aunque no muy novedosos, pero por otra parte llamativos) y narrados, que logran dar con el género fantástico dentro del film. En realidad el mensaje del guión y su profundización es mucho más que viajar al pasado unos minutos, se trata del descubrimiento del lado oscuro de su protagonista, de que todos tenemos un instinto realmente malvado y tenebroso dentro de nuestra personalidad. De como la curiosidad mata al gato metafóricamente hablando, o simplemente de enmendar algunos errores que jamás se deberían de haber cometido. Vigalondo escribe diálogos bastante coherentes y crea situaciones muy diversas (a veces liosas), en las que destaco sobretodo la maestría de los primeros 30 minutos de la cinta y los 10 finales. Pocos personajes, un escenario muy reducido y variopinto para que quede clavado en la retina cinéfila del espectador (esto es bueno), y una buena historia que contar, por desgracia carente en el cine español de nuestros días, y por suerte, respiro tranquilo al ver que gente como Vigalondo está cambiando las cosas.En resumidas cuentas, no es un guión original, pero si muy interesante, que cuenta lo que cuenta de manera frenética y electrizante, ha merecido la pena arriesgar.

En el reparto, tenemos al protagonista de la historia, Héctor, interpretado por Karra Elejalde, su papel queda bastante bien iconográficamente (sabréis porque digo esto cuando el actor se infunda la chaqueta negra), pero llevado al nivel dramático parece que falta algo, que no deja de convencer sus motivaciones o su rol del todo, para mi correcto sin más obviando su infundada "transformación". Tenemos al propio Nacho Vigalondo en el papel de científico, inventor de la máquina del tiempo de la película, curiosa su actuación, Vigalondo no lo hace mal, pero realmente ¿Era necesaria su cara dentro del film, después de escribir el guión y dirigir? supongo que sí. La mujer del protagonista, interpretada por Candela Fernández, cuya aparición es más bien anecdótica, correcta, y la joven y guapisima actriz Bárbara Goenaga, que bueno, como comenté a un amigo, su papel es correcto, la chica es guapetona y además los salidos estamos de enhorabuena porque enseña cacho dentro del film (en mi opinión no del todo justificado el desnudo, pero bueno) aún así, se agradece a la vista su pequeña aportación. Un reparto sencillo y que cumple no al 100% pero si de manera aceptable y coherente.

A la dirección, Vigalondo vislumbra bastante imaginación en su ópera prima, un buen ejemplo de ello es la magnífica realización que mantiene en vilo sobretodo en los primeros 15 minutos de película, donde el suspense es la clave para que las imágenes cobren cierto atractivo, impacto e interés. Desde las vistas subjetivas de los prismáticos, o el uso de la grúa (todo esto muy influenciado por Hitchcock) y la steady cam, hay ritmo, la cámara se mueve y Vigalondo hace una gran labor con un presupuesto pequeño, esto sin duda es una gran virtud. La música es de Chucky Namanera, resaltar sobretodo en esos primeros minutos del film, donde su amplitud es mucho más cinematográfica que en el resto del film. Destaco también el excelente montaje del film y la desaturada fotografía, que aunque se ve a la legua que está etalonada al máximo, a mi me encantó, ya que se mantiene viva durante el film. Lo que destaco: El talento de Vigalondo tras la cámara. La apuesta en nuestro cine por un film de género. Qué Bárbara Goenaga nos ponga cachondísimos xD, Escenas: Los momentos primerizos donde no se sabe que pasa dentro del bosque, y no conocemos el origen del asesino (inlcuyendo las vistas desde los prismáticos). La secuencia del siniestro del seat panda, la del asesino buscando el árbol clave para emular los prismáticos con sus manos, el giro final. Lo que menos destaco: No es del todo original, que las distribuidoras y nuestros cines no le den demasiadas oportunidades a este tipo de cine patrio. El segundo desnudo de Bárbara Goenaga, si conozco algún día a Vigalondo, le preguntaré porque el asesino decide quitarle las bragas a la chica en vez de dejarla en ropa interior y ya, ¿homenaje al destape? xD. Algunas partes son engorrososas y algo rápidas, y que por lo tanto conducen a la confusión del espectador, pero si se puede seguir bien. Algunos detalles no se aprecian en toda su plenitud.

En general, un film muy recomendable, divertido y actractivo, con sus mas y sus menos pero realmente recomendable, para aquellos que dudan del cine de género en España, yo estaba entre ellos, pero hay que hacer más para que finalmente todo esto me satisfaga. Un 8.

NOTA: 8/10
RECOMENDACIÓN: Para aquellos que busquen algo diferente en nuestro cine.
DURACIÓN: 88 min.
AÑO: 2007
Ficha en IMDB