2009/03/15

"Muertos de Risa": Showmans a la española

Retomo nuevamente (tras ver la magnífica "La Comunidad") a la filmografía de Álex de la Iglesia, un director de nuestra tierra que lo hace de manera diferente, que cimenta sus películas en lo mejor del cine comercial con la cotidianidad española, eso precisamente es en todo su haber "Muertos de Risa", un film muy correcto que sería su cuarta película como director. La película narra la ascensión y la caída de Nino (Santiago Segura) y Bruno (El Gran Wyoming), un par de infelices que consiguen un gran éxito como humoristas pese a que se odian mutuamente. Julián (Álex Angulo), su mánager y descubridor, debe lidiar con los odios y los celos de la infeliz pareja. El guión esta firmado por el propio de La Iglesia ayudado de Jorge Guerricaechevarrí. Un libreto a priori bastante curioso, pues empieza por el final, y cuenta a modo de flashback (hasta que se vuelve al punto de partida al final del film, con una secuencia en el hospital que sobra y rompe el excelente punto climático) lo que acontece a los dos protagonistas, dos cómicos que se ven en conflicto por simplemente hacer de la risa un puro drama jugando a matar casi. Esto sería un plomazo con todas las letras si se contase solo desde ese punto de vista, pues es cierto que el guión a veces se tambalea (recupera fuerza con un par de secuencias, ambas son puntos de giro importantes y suceden a su vez en las casas adosadas de los cómicos, a cual más desternillante e ingeniosas, incluyendo la persecución final, y quitando la comentada escena del hospital, forzada, y fuera de lugar por muy buena intención que tenga de La Iglesia por quitarle sal gorda al asunto), lo que consigue que el guión no se caiga, es la perfecta armonía entre lo que sucede en la vida de los protagonistas, con lo que sucede en la España de la transición, vamos viendo como la televisión (el mítico "Uno, dos, tres" o "Directísimo" con el propio Iñigo interpretándose a sí mismo) marca algunas pautas importantes de manera inteligente dentro del film, el 23-F, o las olimpiadas de Barcelona mantienen el interés del espectador y el argumento tiene esa picaresca forma (incluyendo también lo típico e inevitable supongo: tetas, caspa españolizada, pero con vaselina así que no duele demasiado) de ir intercalando, siendo original y sorprendente en alguna ocasión. Aunque los diálogos se huelen a la distancia, quizás es un guión más de acontecimientos, porque cuando llega a la cuota de "brillantez" (el final por ejemplo) el guión vuelve a ser intrascendente por la cabezoneria de los creadores por ser cómicos hasta el final (de ahí la escena del hospital) tirando por tierra algunos méritos, pero bueno, el film consigue mediante otros puntitos, no molestar al espectador, con lo cual, una curiosa y correcta historia de dos Showmans (curiosa reminiscencia que me venían a lo largo del film con los míticos Martes y trece, de hecho, Josema aparece en un cameo) a la española.

En el reparto, se centra principalmente en sus dos protagonistas. Por un lado Santiago Segura, que ya trabajó con Alex en uno de los mejores films del director, "El día de la bestia" (hasta la fecha su mejor papel, por mucho que digan), que aquí se limita a poner algunas caras, a meter su propia personalidad de por medio (Recordemos donde empezó Segura...) y a veces está correcto, otras no tanto. Tenía curiosidad por ver al Gran Wyoming en una peli, queda demostrado que es un genio dentro de la televisión, pero fuera algo chirriante. Wyoming no se cree su actuación, está un poquito rancio en muchas ocasiones y es de todo el reparto, el que no me convence para nada. Y para variar, el mejor de todos, Álex Angulo en el papel de representante, realmente este actorazo es la caña, de lo mejorcito que tenemos en este país, chapó señor Angulo. Por ahi se pasean amiguetes en los secundarios, pequeño papel para la explosiva y televisiva Carla Hidalgo (con desnudo integral incluido), Jesus Bonilla que siempre me hace gracia nada más verlo y más siendo sargento. Y por último Eduardo Gómez, que se marca un divertidísimo personaje, que aunque aparezca poco te descojonas literalmente en cada secuencia (sobretodo la final, por lo bizarra y burra que es). Un reparto correcto, sin más, aunque Angulo se come la pantalla cada vez que aparece, las cosas como son.

A la dirección, Álex de la Iglesia pone buenas formas detrás de la cámara (aunque no es su mejor película técnicamente hablando, eso está claro), me ha convencido sobretodo el uso de la cámara en interiores, donde mueve la cámara, la recoloca, se habitúa con clasicismo y naturalidad, ahora, en exteriores, Álex no suspende, pero hay que reconocer que ha mejorado mucho en sus últimas películas en este aspecto, ya que cuando la acción se sitúa fuera de las paredes (algunas escenas de acción incluidas) el pulso narrativo parece ortopédico y de manual, sin vislumbrar imaginación en los puntos claves, es una pena, porque hubiese sido más liberador ver a un de la Iglesia menos contenido y más desatado creativamente como en "La Comunidad" o "Operación Mutante", no obstante, los puntitos de fallo argumental, se los lleva la narración de Álex. La música original parte de la batuta de Roque Baños, un habitual del realizador que compone una partitura genial, como casi siempre (a destacar el tema principal de los ingeniosos títulos de créditos iniciales), este señor creo que se merece muchos elogios por hacer grandes scores en nuestro país, eso si, harían falta más como él en eso que llaman "industria" del cine español, ejem.

Definir "Muertos de Risa" como un film correcto, es algo que he oído ya. Yo me la imagino de una manera curiosa, pues hay un Álex de la Iglesia que mima el proyecto, se queda dormido en algunas partes cual niño con jueguecito, y se despierta con hiperactividad, pues es en esos momentos donde le seguiremos siempre el juego: El humor negro, la paranoia de los personajes y la acción descafeinada que tanto gusta a los fans del realizador (Esperemos que le vuelva, tras la mediocre "Los Crímenes de Oxford"). Así que dualidad, correctísmo en sus partes flojas, y un par de secuencias para aplaudir. Creo que un 7 es más que merecido.

NOTA: 7/10
RECOMENDACIÓN: Amantes del cine del realizador.
AÑO: 1999
DURACIÓN: 113 min
Ficha en IMDB


1 comentario:

Charly Ramone dijo...

Dije un 7,5 como mínimo, pero bueno, como eres así de raro te voy a perdonar XD. Bonita crítica, aunque supongo que a mí el film me ha gustado más que a tí, tú también te habrás dado cuenta jajajaja.

Ya hablaré con usted por msn sobre el film.

Ala men, salute.