2009/03/13

"Sombras y Niebla": Ilusiones existenciales

Una joya más señor Allen, una más. De nuevo se repite la historia, Woody Allen firma "Sombras y niebla", un film que "homenajea" a los clásicos films del expresionismo alemán de los años 30 con una soltura al estilo Allen, eso si, un film entrañable en todos los sentidos, redondo, sublime, tito Allen lo ha vuelto a hacer, me ha convencido de lleno. Un estrangulador está sembrando el terror en la ciudad, sumida en una espesa niebla. El insignificante Kleinman es despertado en mitad de la noche para participar en un plan que acabe con la captura del criminal. Sin embargo, su papel concreto dentro de ese plan no termina de estar claro. Sus temerosos pasos por las calles desiertas se cruzarán con los de una tragasables del circo que acaba de abandonar a su hombre, uno de los payasos. El guión de Woody vuelve a formular las preguntas recurrentes en su cine, el hombre y su existencialismo moral, aquí se expone con algo de lírica e ironía, tenemos al personaje de Allen bajando entre el asesino, siendo culpado por la multitud, eludiendo con maestría algunos pasajes (ese en el que la iglesia aparece cual mafia, interresada en el dindero de Allen, junto a la policía es tremendamente genial). El mundo del circo y el tema ilusorio, donde Allen juega a ser Fellini una vez más con bastantes buenas cartas (El final es un canto de amor al mundo de la ilusión y la ficción, ya que Woody insiste en que solo es una persona más en la masa, pero que siempre sueña con estar en la farándula, en el mundo mágico del cine, genial).

El personaje de Mia Farrow, que juega uno de los papeles más especiales que le visto hacer en los films de Allen, pues se debate entre que es moralmente bueno y malo en el poder femenino, en ser maternal, creo que es un personaje genial que parece que Allen la va a tratar de seducir pero no, aquí parece fría y realista. Realismo que se ve envuelto entre el asesino y la niebla que ocupa todo el film, es con esa niebla, lo que parece metafórico y lírico, todo ocurre en una misma noche, todos parecen sucumbir a la propia locura de los planes, de la humedad, la metrópolis de neblina y social que Allen representa en un pequeño pueblo (burdel incluído a modo de reflexivas paradas y seguidas del film, cual Edén) se ve magnificamente argumentado en una pequeña secuencia donde Allen ve las estrellas con Mia Farrow, y ambos, sueñas con la perfección efímera, soñadora y existencialista. En general, Woody nos viene a contar lo mismo, el cine es magia, la ficción siempre será bella, superará cualquier atrocidad (pues el final del asesino, es lo de menos, la magia del cine lo hace perecer, sin más, chapó Allen), el sexo es solo sexo, o dinero en todo caso, dinero que irá del burdel a comisaría o a la iglesia (genial ironía), hambrientas que se verán socialmente recompensadas, pues como dice Allen dentro del film, nada es justo, que razón tiene. Habrá también tiempo para las frases elocuentes del maestro, humor en dosis que aportan frecura y respiración, y un final del que tuve que arrancarme en aplausos.

Reparto plagado de estrellas. Para empezar, Woody Allen de protagonista, con su neurotismo característico, a mi me parece genial cuando veo a Allen en pantalla, en cierta medida es casi reconfortable verlo, uno se siente en sintonía, asi que genial, en su línea. Mia Farrow (Creo que después de Diane Keaton es la mejor chica Allen) está como siempre, preciosa, genial y bella, un personaje frío pero curioso de ver dentro de la filmografía de Allen, pues es bastante atípico. Le sigue el testarudo personaje de John Malkovich, correcto, John Cusack como universitario, tiene algunos momentos bastante buenos en el burdel. Burdel por cierto que tiene pequeñitos papeles curiosos de Kathy Bates o una jovencísima Jodie Foster que comparte escena con Woody en un momento muy gracioso y representativo (los que conozcan a Allen sabrán porque lo digo). Y así, pequeñitos papeles (curioso esto) para los habituales de Paul Thomas Anderson, John C. Reilly o William H. Macy, salen poco, al igual que la aportación de Madonna, que hace de lo que mejor sabe hacer. Destacar a Michael Kirby con su portentosa figura de asesino, o al papel misterioso y macabro del doctor, que lo interpreta el genial Donald Pleasence (Dr. Sam Loomis en la originaria saga de "Halloween"). Un excelente reparto, plagado de buenos nombres, pero que Allen y Farrow vuelven a cubrir cual nieba acompañados eso si, de largas sombras también con talento, je.

Curiosa y espléndida dirección de Woody Allen trás la cámara. Allen utiliza la cámara de manera curiosa, determinando muy bien la estética y la actuación, muy "nouvelle vague". Filma cada secuencia con largos y geniales planos secuencia moviendo la cámara por el set siguiendo a los actores (algo que Allen ya ha hecho en varios films suyos, pero no en todos, no es una práctica común en su cine en mi opinión, me vienen a la memoria otros ejemplos de esto: "Maridos y mujeres" o "Misterioso Asesinato en Manhattan"). Destacar la primera secuencia dentro del prostibulo, donde Allen panea en círculo (sin cortes) a las damas en una conversación, y centra la mirada en Farrow, es genial (Esta peculiaridad lo usa mucho en su cine el director Gus Van Sant , concretamente recuerdo un plano similar en "Elephant" con los estudiantes o en "Milk") Allen demuestra con genial soltura una técnica a la altura de los grandes cineastas franceses, italianos, y porque no, Norteamericanos (¿Orson Welles?) para mi es una película donde su técnica y estética es muy recordable (Recordemos que la fotografía es un blanco y negro, aquí totalmente justificada, no como por ejemplo en "Recuerdos", ya que a veces Allen la usa por estética, aquí, por homenajear a esos films expresionistas de los años 30). La música, aunque poca, tiene temas típicos de la filmografía de Allen, el jazz llena la pantalla en muchas ocasiones, genial, van como anillo al dedo incluso tratándose de un film de época. Así pues, Woody rueda un film lleno de referencias a otros, pero a su vez, incluye todos los elementos de su cine y genera un film de cierto encanto especial, de cierta ambición pero también con aires humildes de gran cine clásico.

"Sombras y Niebla" podría signficar un enigma, eso a priori es una contradicción, pero asi lo expone Allen, Sombras sociales que están repleta de niebla, solo, unos pocos, ven las estrellas entre tanta nube negra, y cuando parece que el mal llama a nuestra puerta o nos culpa sin razón o motivos (cual muerte, algo que Allen recurre como temor personal, como le pasaba a Bergman) siempre, el arte, la ilusión y la mágia, vencerán, pues amigos, que bella es la ficción, que jodidamente condenada está la realidad, con sus clichés (ser padres, sexo, religión, dinero, representadas en el film muy sutilmente) sus injusticias, sus gentes. Woody es un genio, y como genio este film me ha dicho cosas, me ha alegrado de ver que no estoy solo en la ficción, que la realidad ya es demasiado ilusoria y lo mejor, que Woody y yo estamos conectados en un mismo camino, ¿Lo compartiréis?. Un 10 aunque para la mayoría no será de lejos de lo mejor de Allen, para mí, sí.

NOTA: 10/10
RECOMENDACIÓN: Ver en V.O.S.E. / Amantes del cine de Allen y del expresionismo.
AÑO: 1991
DURACIÓN: 85 min
Ficha en IMDB

Trailer en Youtube