2008/01/06

Halloween: ¿Truco o trato?

Antes de ver el remake del tarado Rob Zombie, me he visionado una película muy influyente para el género de terror, un clásico sin lugar a dudas. Ya sabéis de mi poca afición a este tipo de cine, pero siendo de un maestro como lo es John Carpenter, había que verla, el resultado, ¿truco o trato?, sin duda un buen trato con un maravilloso truco cinematográfico:

La noche de Halloween, el joven Michael, con sólo seis años, asesina a su familia con un cuchillo de cocina. Es internado en un psiquiátrico, pero huye quince años más tarde, el día antes de Halloween, la noche de las calabazas. El psicópata vuelve a su localidad, y comienza una serie de asesinatos. Mientras, uno de los doctores del psiquiátrico le sigue la pista...

El mítico guión, escrito también por Carpenter y Debra Hill es un ejemplo de la maestría del director para narrar una historia sencilla, con un dinamismo tremendo utilizando todo tipo de tecnicismos para narrar un argumento divertidisimo y lleno de suspense. Digamos que en su conjunto, no es una historia realmente "currada", sino que está tremendamente bien estructurada y Carpenter sabe darle un juego tremendo, desde conocer al milímetro a los (como siempre) carismáticos personajes, hasta contar con diálogos algo banales, pero que sin duda hacen del encanto de esta película. Divida en tres segmentos, la película basa la trama en una solo día como si fuera a tiempo real, lo cual es otro punto a favor. Todos los tópicos del terror aparecen aquí, supongo que Carpenter innovaría en su tiempo con los sustos a golpe de música (tan explotados hoy en día en el género de terror, desgraciadamente) la violencia juvenil o el psyco-killer sobrehumano, sorprendiendo en la maestría de alguno de los pasajes del libreto aun sabiendo lo que va a pasar (Sobretodo al final), sin ser ninguna maravilla, pero siendo en otro sentido explicativo de la palabra, magistral, hay que tener en cuenta la fecha del film (1978) y la técnica usada (Serie B), eso sí, fue un completo éxito, merecido sin dudas.

Ojo al reparto, en su totalidad, centrado en las féminas, pero destacando al maestro de ceremonias, el personaje de Mike Myers, un personaje ya clásico, un icono del cine de terror contemporáneo, que impone nada más verlo en pantalla, que asusta, y hasta se le coje cariño a la hora de matar a las chicas mas odiosas, incluyendo claro, el humor negro de algunas partes. Mención aparte para la protagonista femenina, una joven y adorable Jamie Lee Curtis, que interpreta el papel con más cabeza del film, con uno de los gritos más famosos del celuloide y aunque no destaca demasiado hay que comprender que fue su primer film como actriz. El resto, tenemos el genial personaje del actor ya fallecido Donald Pleasence, que crea un personaje de esos que gustan aunque no representen gran cosa, el cazador del asesino, que salva milagrosamente a la protagonista al final. El resto de pavas, también muy metidas en su papel de chicas que se "topan" con Myers ya sean por insultar, o por fornicar (ya sabéis, si follas, mueres) las dos amigas de la protagonista, las actrices Nancy Kyes y P.J. Soles, correctas. Un reparto correcto, sin más, dando el juego necesario al film y creando personajes ya míticos.

Y si hay algo más magistral en esta "Halloween" es sin duda la figura de su director, un director entregado en su tercera película. El señor John Carpenter se deja el pellejo en cada escena, con ciertas influencias del cine clásico (hay escenas que recuerdan al Hitchcock de "Psicosis" o "Los pájaros"), el uso de la cámara es infinito, solo hay que ver el plano secuencia del principio en vista subjetiva del asesino de más de tres minutos sin cortes (o al menos no se notan), donde Carpenter me ha dejado con la boca abierta. El uso de la steady-cam en las conversaciones, planos interminables, el montaje de planos en las secuencias de suspense, que aunque se vean a la legua están rodadas estupendamente, el uso de los mismos escenarios centrando la acción hay (otro personaje más, las casas y la calle principal donde transcurre todo), fantástica dirección. La fotografía es simple, se utiliza mucho la luz natural en las escenas que transcurren por el día, y el resto, nocturnas, con un azulado constante en todos los fotogramas, incluso llegando a ser afixiantes algunas escenas casi sin luz, muy propicias para crear un suspense "muerde uñas" en todos los sentidos. La música, compuesta por Carpenter es ya una de las melodías mas reconocidas del cine fantástico, y otro punto más para el estilo impuesto por Carpenter, tremenda. El montaje como ya he dicho, genial, nada sobra (quizás algún diálogo absurdo, pero poco más) y el ritmo es cojonudo de principio a fin, es una película de hora y media.

Partes destacables: SPOILERS la secuencia inicial, con la impresionante vista subjetiva, una lección de cine. Los asesinatos de las chicas y el chico, a cada cual más sorprendente, incluyendo la graciosa escena de la sábana, donde el asesino se disfraza, para descojonarse. El final, con un Myers desatado y sin dejar tregua a Jaime Lee Curtis, con la mítica escena del armario, tremenda. Lo que menos, los diálogos (podría ser una película con poco diálogo y ser perfecta, pero no hubiese funcionado comercialmente) y algunas interpretaciones forzadas,pero todo esto es perdonable, ya que es una película fresca y llena de grandes momentos.

En general, una GRAN película de terror contemporáneo, precursora de todos los films de terror (muchos de ellos grandes basuras) Americanos de la actualidad, esta es sin duda, única e irrepetible. Ya os contaré cuando vea el (para mi) innecesario por el momento,remake del paleto Rob Zombie, ahora en los cines. Un 8,8.


NOTA:8,8/10
RECOMENDACIÓN: Ver en V.O.S.E, fans de Carpenter y del género de terror.

DURACIÓN: 91 min
AÑO: 1978