2009/07/20

Imperio de Decepciones

De verdad no entiendo nada, venga, ya podéis pensar de nuevo y acertaréis: Luigi el previsible, Luigi el quejica, Luigi el que odia a las personas y no puede convivir con ellas ni consigo mismo. Muy bien, pensad, echad sal y vinagre en cantidad industrial. TODO lo que pensáis es superfluo, banal, superficial. Soy una persona que cree sobre todas las cosas de este mundo en el arte, principalmente el cinematográfico. Pienso que como único sustento de mi vida que es el cine, la ilusión y la pasión salen a relucir cuando comento un proyecto con alguien, cuando lo hago, e incluso me enfado cuando sale bien, lo aclaman o lo ponen verde, es parte del proceso. La gente joven, por naturaleza, como he oído, les gusta el cine, se hacen llamar actores o actrices de cortometrajes sin llegar a más, la palabra es demasiado explícita como para que el cerebro les deje pensarlo bien. No os engañéis, no hay amor en estas personas, no hay enamoramiento e ilusión (con lo cual la magia no existe), quizás lo único que alcancen a ver sea el mensaje sexual inexistente por mi parte (es posible que parezca un acosador, pero también lo parece el prota de Crepúsculo…), sexo, sexo, este director quiere desnudarme, este director me va a convertir en Nacho Vidal, ¡OH no! Este director se ha enamorado de mí, pero es tan feo y yo valgo tanto que es mejor mirar para otro lado, necios, mirad a vuestro lado, todos os están haciendo perecer, dejad de buscar, buscar y buscar cuando tenéis un plato bien cocinado delante. Sí amigos, hay connotación de misoginia, la hay, lo siento mucho, pero os pongo un ejemplo cinéfilo, no soy yo el que ha llegado solo al pensamiento, más bien las circunstancias, las personas, el engaño, la frustración del que os habla, pues yo no soy más que un niño acomodado (pues como decía Woody: Cuando el dinero no es un problema, aparecen todos los demás) que sueña con volar en aviones parados, que es abandonado a su suerte en plena erupción de bombas que los demás han inventado, ahora entiendo como “El Imperio del Sol” es tan perfecta, inocente , concisa, al carajo críticos, no tenéis ni puta idea.


Este mensaje suena egoísta, cabreado y ensalivado de veneno. Correcto. Pero es como el que intenta proteger a su hermanito, en mi caso, ponedle la cara del Cine, y es como si el resto de personas contaminasen la ilusión, la magia. Sí, soy un ignorante, pero hoy más que nunca entiendo que algo que medianamente me hace feliz es el cine, por él lucharé, el resto es solo paja hasta que la suerte decida darme una lección, con mis 23 años ya os digo que eso es probable, pero ojo, no me asombrará, estoy construyendo mis principios sobre una tumba de injusticia, mala suerte, incomprensión y timidez.


Este mensaje también da bombo al ego… ¿Perdón?, ¿Eso es malo? Puede ser, tachadme de ególatra, pero por favor, por caridad, vosotros haced bombo de algo que se ha olvidado, haced bombo del compromiso, del respeto y de la ilusión por la vida, por el arte.


Soy un niño, un inmaduro, no quiero crecer nunca. NUNCA.




2 comentarios:

DASKABE dijo...

¡Qué tío!

Yo te entiendo como supondrás, pero solo nos queda seguir adelante con esto, ya que estas "personas" o "decepciones" solo han sido y son obstáculos en el camino.

Saludos y ánimo.
No pierdas la ilusión.

R.Gómez dijo...

Nosotros vemos el mundo en formato panorámico y sin anuncios...¿y qué?

Aunque no comparto al cien por cien este sentimiento, ya que es sólo tuyo, adelante.

Un camino lleno de obstáculos siempre es más interesante que uno recto y sin imprevistos.

De ilusiones no se puede vivir...pero desde luego la vida es más llevadera con ellas.

(Ahora de fondo aparece el calvo de la Lotería de Navidad,lalala XD)

Vale, tras insertar el momento friki, transforma el Imperio de las Decepciones en el de las Ilusiones porque ese es tu mundo, nuestro mundo; dónde los espejismos de ilusiones nos hacen luchar.

Un saludito en cinemascope y en estéreo.

PD: me permito soltar este rollo porque yo misma he tenido pensamientos así, a raíz de los estereotipos de la gente. Molaría plantarles cara a lo Pulp Fiction, Vincent, Jules, sin piedad.
Ays, como me mola esa peli,seh.