2009/08/19

"Enemigos Públicos":Crudeza a contracorriente

Con un thriller de puro cine negro vuelve con un par el señor Michael Mann ("Heat", "Collateral"), "Enemigos Públicos" es un crudo relato (en todos los sentidos fílmicos posibles) sobre la curiosa historia del legendario bandido de la época de la Gran Depresión, John Dillinger (Johnny Depp), el carismático atracador de bancos que se convirtió en el objetivo número uno del incipiente FBI de J. Edgar Hoover y de su mejor agente, Melvin Purvis (Christian Bale), y en un héroe popular para el sufrido pueblo. No había cárcel que se le resistiera. El FBI Convirtió a Dillinger en el “enemigo público número 1 de América” y lanzó a Purvis, tras él. Pero Dillinger y su banda siempre pudieron con los hombres de Purvis en alocadas persecuciones y tiroteos. Para apresar a Dillinger y a sus hombres, Purvis acabó contratando a un equipo de ex policías de la costa oeste (a los que llamaron agentes) y recurriendo a traiciones épicas, una de ellas protagonizada por la notoria “Dama de rojo” y otra por Frank Nitti, el jefe mafioso de Chicago. Guión escrito por Ronan Bennett, el propio Michael Mann y Ann Biderman. La película contiene unos primeros minutos de infarto, con la escapada de Dillinger de la prisión, para adentrarnos en un film que no expone nada nuevo con respecto al género, pero las formas y sobretodo el pulso narrativo de Michael Mann o el reparto, consiguen que el film destaque bastante. Quizás lo más interesante del libreto sea su parte central, con un suspense tremendo, muy logrado, donde las escenas de acción y la caza al ladrón se suceden en un ir y venir a ver quien mea más lejos,me refiero a la dualidad entre el personaje de Depp y Bale, que en realidad cada uno utilizan las artimañas más sucias para conseguir sus objetivos, dos caras diferentes de una misma moneda, un duelo más espiritual que físico dentro del film (la escena que comparten juntos acontece dentro de una celda, curiosa metáfora de dos hombres atrapados en un mundo que comparten), pero realmente crudo, frío, como eran aquellos días de gangsters, muerte y desavenencias de los agentes. El guión contiene pasajes tan tipicos del cine noir como el romance que Dillinger mantiene con la chica protagonista (Marion Cotillard) el juego manido de que el cazador es más vulnerable por una mujer que le acompaña, es muy funcional dentro del film, no molesta. Quizás lo más interesante de la historia sea la visceralidad, el realismo impreso en los fotogramas, casi parece que estemos viviendo junto a Dillinger en su desesperada manera de ser libre, de no amoldalse a una América burguesa y corrupta (ojo a la parte del juicio, una de las mejores escenas escritas del guión).

El nudo contiene la segunda fuga de la cárcel (impecable), un robo fustrado (el que diga que el film de Mann no tiene escenas memorables miente, aquí las menciono) y la posterior redada en el hotel, quizás una de las mejores escenas del film. El final, simboliza con el cine dentro del cine (a modo de reminiscencia con el film que se proyecta y la vida del personaje de Dillinger) el declive de la esperanza, el fin de la libertad para un hombre que no eran tan malévolo como se expone (de hecho, el personaje de Purvis llega a ser mucho más violento o cruel que el gangster protagonista de Depp, una escena que lo enmarca es la que acontece en el bosque, cuando matan a los hombres de Dillinger en el bosque, a cámara lenta, todo un simbolísmo de crudeza y crueldad, un clásico recurrente en este tipo de films, pero oye, siempre funciona perfectamente). Quizás no cierra de manera redonda, pues la última escena chirría un poco (si no fuera por la magnífica interpretación de Cotillard, esa escena sobraría completamente, en un intento de Mann por cerrar a la vieja usanza, a lo clásico Hollywoodiense de los años 40, una pena, porque no lo consigue del todo). En reglas generales, el guión cumple perfectamente unos mínimos, está bien escrito, aunque tiene sus cosas, creo que respeta bien, haciendo justicia a un género (que me encanta por cierto) extinto en lo que se refiere al clasicismo o buenas historias (aun recuerdo los dolores de cabeza que me dió "La Dalia negra" de Brian De Palma), por lo tanto, para mi, supera con creces mis expectativas, no es una obra maestra, pero si una buena historia, tratada por el crudo prisma de Mann, no muy tolerado por todos, hay que abrirse.

El film cuenta con un genial reparto, lleno de caras conocidas del mundo del cine y televisión. Quizás con demasiados secundarios expuestos a poner simplemente la presencia, pero quizás por ello el trío protagonista sea lo más importante. Por un lado, el mítico John Dillinger, un Johnny Depp sobresaliente como casi siempre, una genial interpretación que contiene matices, gestos, personalidad chulesca, graciosa (el humor es sutil, pero genial dicho por Depp) intimidatoria, carismática (¿Alguno duda ya que Depp debe llevarse de una puñetera vez el Oscar?) sin duda es el mejor personaje interpretado del film (y eso que según dicen, sufrió encontronazos con Michael Mann durante el rodaje), buen trabajo. El contrapeso lo pone el señor Christian Bale, muy en la línea de casi todos sus trabajos anteriores, y dado menos al diálogo, quizás eclipsado un poco por Depp, eso si, como siempre, el actor de "El Imperio del Sol" cumple con creces. Y que decir de la chica de la película, la señorita Marion Cotillard, mucho se dice de ella dentro del film, que su papel es de chica florero, curioso, porque yo veo más florero a Megan Fox en "Transformers 2" y nadie dice nada, que injusto. La señorita Cotillard, con esa belleza tan peculiar que tanto me gusta, eso que transmite con sus miradas, esa clase, hace de su personaje un punto muy superior dentro del film, si ella no lo hubiese interpretado tan bien el film se resentiría en el aspecto femenino, y creo que el trabajo de la francesa es impecable (ok, vale que no sea un personaje escrito para ser la estrella del film, pero por favor, su rol es tan necesario que funciona dentro de la película). El resto de secundarios, correctos, entran, salen y pocos se quedan dentro del film, pues es ese trío el que da juego a las tramas, por destacar alguna cara conocida, por ahi tenemos a David Wenham ("El Señor de los Anillos"), Stephen Dorff, o los televisivos rostros de Emilie de Ravin ("Lost") o Lili Taylor ("Six Feet Under"). Un reparto que suma también puntos al film, muy sostenible, acertado y aunque crudo, es bastante impecable.

Michael Mann, es el responsable de que "Enemigos Públicos" sea un film que recordemos, y no una mediocre cinta de gangsters. Su técnica es inovadora, reconozco que cuando vi el estilo , pues Mann rodó casi todo el film con la cámara al hombro, rodó en digital , sin apenas etalonaje y sin mucha iluminación artificial, lo cual en un film de esta índole, a priori, asusta pero a la vez atrae. En efecto, ahi tenemos la primera escena de la película para ver el uso intensivo de Mann (con planos muy rápidos, movidos, la cámara rueda a modo de documental todas las escenas de acción, haciéndolas muy realistas y tenebrosas) de hecho, podemos ver que en la escena donde se presenta al personaje de Billie (Marion Cotillard) todo trascurre en un bar de jazz de la época, la luz que se usa es simplemente la de las mesas, Mann no carga apenas con focos, y si lo hace, se nota pero aposta (como la escena de cama por ejemplo, o la que trascurre en el bosque, con una luna simulada a base de destellos blancos), el no etalonaje crea una ilusión casi realista, se pierde el factor cinematográfico, esto a muchos puede crear una sensación extraña (como decía, en la luz, se nota), para mi, Mann inspira bastante en su manera de rodar , he leído por ahí que esá mal rodada, ahora, me gustaría ver como la grabarían muchos que han dicho eso, porque el uso del tempo, el suspense, o las escenas de vértigo que rueda Mann, incluso los diálogos, rozan la perfección, ahora eso sí, hay que saber y entender el uso de la cámara con la mirada puesta al estilo de Mann. De hecho, el estilo del director, esa rareza documentaloide y camara en mano a tropel, es lo que hace diferente al film, es lo que le da esa calidad y ese toquecito "original", con lo cual, la crítica ha visto otro film que yo, o simplemente, me gusta como Michael Mann mete su personalidad a sus films, cosa que muy pocos hacen hoy en día. La música original (obviando los grandes temas escogidos de Billie Holiday, el majestuoso tema inicial de Otis Taylor, o uno muy bonito de Diana Krall) corre a cargo del correcto Elliot Goldenthal, que firma en mi opinión, uno de sus mejores scores, muy épico, emotivo y dramático (curiosamente podría chocar con la frialdad de la imagenes de Mann, pero logra aunar logros sorprendentemente), me gusta. Destacar el montaje, durante dos horas y cuarto, el film tiene un ritmo muy logrado, que no decae en ningún momento.

Con "Enemigos Públicos" Mann se pone las botas, se lleva el film a su terreno, y es por ello que se le critique tanto y sin razón. Es un film crudo, la historia no contiene elementos originales, pero si que está muy bien trabajada en cada detalle, eso en estos días de cine incierto, es una señal buena para darle una oportunidad al incomprendido de Mann (lo siento, pero creo que se le critica demasiado a este hombre que hace lo que quiere con su cine, te guste o no, pero llena de personalidad cada encuadre y es impulsor directo del cine de acción actual, ya sea en guión como en realización). Para mi, un film estupendo, que recomiendo para los que vemos el cine con sueños, con mimo, y sobretodo para los amantes del cine negro, humildemente digo que la disfrutaréis si os gusta la época, los gangsters, los disparos, la crudeza y las chicas pin-up tan apetecibles de cara a lo cinematográfico. Un 9.

NOTA: 9/10
RECOMENDACIÓN: Cinéfilos que toleren el cine de Michael Mann. Amantes del cine Noir.
AÑO: 2009
DURACIÓN: 140 min
Ficha en IMDB

Trailer en Youtube




2 comentarios:

DASKABE dijo...

Excelente crítica, muy extensa y trabajada.

Para mí el film tiene un merecido 10, porque no le veo ningún punto negativo la verdad, y aunque no sea esencialmente innovadora (qué lo es en lo que has comentado de la forma...), ni pueda llegar a la categoría de "obra maestra", a mí me ha llenado totalmente en todos los sentidos cinematográficos.

Merece por mi parte un segundo o tercer visionado.

Saludos.

Charly Ramone dijo...

La mejor película de este año (por lo menos de las pocas que he ido a ver). Lo único malo, la irrespetuosidad de Michael Mann destripando el final de "El enemigo público número 1".