2009/08/23

"Las mil y una noches": La verdad no está en uno, sino en muchos sueños

Sigo con el visionado de las películas del director neorealista italiano, Pier Paolo Pasolini tras visionar la correcta "Accattone" y la dura pero magistral "Saló o los 120 días de Sodoma". Película inspirada en cuentos eróticos del medio oriente. Su principal historia trata de un inocente joven que busca a su amada, una esclava de la cual fue separada al ser víctima de un engaño. La adaptación guionizada está llevaba por el propio Pier Paolo Pasolini, enhebrando varias historias, mezclando el tono dantesco que le caracteriza con la comedia, el drama crudo, la sexualidad de los personajes (todo es explícito y desinhibido), y en esta ocasión, dejándose llevar por la lírica de la imagen, el surrealismo y la creación de un mundo abstracto, un elemento que ya de por sí me gusta como le ha quedado. El film explora a través de unas pocas historias paralelas (con personajes diferentes) la búsqueda de la verdad a través de los cuentos eróticos. Pero más bien, profundizando, el film relata con suma claridad la búsqueda un tanto oscura del alma humana arraigada siempre en el amor, sentimiento de enormidad que no es correspondido en su mayoría, siendo el ser humano culpable de sus actos de egoísmo y auto destrucción. Pasolini recrea con maestría la ingenuidad de todos sus personajes, haciéndoles caer en la dura experiencia de una realidad tosca y bañada en el deseo del instinto (de hecho en un par de momentos, los animales son simbolismo de raciocinio, en una ocasión un personaje se convierte en un simio y es venerado como erudito, en otra, un león guia el camino correcto al fantástico personaje Nur Ed Din.

De hecho, el guión desglosa el alma del sentimentalismo humano de tal manera, que la poesía tiene sentido, el cuerpo y lo exótico tan naturista del libreto, hacen que la historia se comprenda en un marco muy actual, aplicable a la sociedad de hoy con alguna diferencia escasa, quizás quitándole el elemento poético. De los pasajes del guión, la principal trama entre los enamorados (en ese inicio tan rompedor) Nur Ed Din, interpretado por un simpático y entrañable Franco Merli (un habitual del director) y su esclava prometida, la bella Zumurrud, interpretada por una correcta y sensual Ines Pellegrini, de aquí, la constancia y el amor que perdura a pesar de la adversidad o la perdición, ese sentimiento inicial que vence cualquier clase social o barrera (determinando el destino a golpe de crucifixión de los que han obstaculizado el verdadero amor de por medio, algo muy literario y polémico supongo), genial, es la trama principal de la película. Del resto, me quedo con la fantástica historia del demonio, todo parece sacado de un sueño pesadillesco con toques fantásticos que me ha dejado impresionado, creo que es la parte que más me gustó de la película, la dureza del relato (su final es humilde y realmente espiritual), destacar el papel del demonio, interpretado por Franco Citti, que está perfecto. Y otro pasaje mucho más introspectivo y una oda directa al amor, la infidelidad, la muerte, el deseo y el egoísmo, la de los primos Aziz y Aziza, si la historieta del demonio no apareciese en el film, me quedaría sin duda con esta parte de la película, con unos diálogos mejores escritos que al inicio, muy buenos poemas, reflexivos y bellos, (con esa noche americana usada artesanalmente por Pasolini), es curiosa la representación femenina de esta parte, pues se presenta a la mujer como la completa Diosa de la sabiduría, conocedora del amor (Aziza) o la total perdición para el hombre de la mujer estratega y maléfica (la chica de la que Aziz se enamora) los actores están estupendos, Ninetto Davoli como Aziz, pero sobretodo mención aparte para Aziza, interpretado por una adorable Tessa Bouché. Un guión completo, algunas historias (como la del chico que vence a la montaña y acaba pagando el precio en uno de sus sueños asesinando) decaen un poco en ritmo y determinación, pero son totalmente imaginativas y muestran a un Pasolini entregado a recrear un mundo bastante extravagante y alegórico.

A la cámara, Pasolini lleva en todo momento (y casi todas las escenas de la película) su cámara al hombro, para relatar cual documental, esa realidad onírica, adentrar al espectador más si cabe en esos sueños que va creando. Su técnica es artesanal (el uso de la noche americana en alguna ocasión se nota, pero es bastante bonita, eso o el uso de las maquetas y algún efecto especial sencillo, pero bien hecho, como el croma o uno que me ha parecido genial, los teletransportes del demonio con un sencillo fundido en negro). Pasolini crea para mi (y de las pocas pelis que he visto suyas) su mejor y más inspirada dirección, con una fotografía excelente, una dirección artística impresionante (los decorados, vestuarios y sets son realmente asombrosos). A la partitura original, un maestro de maestros, el señor Ennio Morricone vuelve con Pasolini para orquestar una partitura preciosa, llena de matices y sonidos exóticos, un score genial, me ha encantado. Destacaría el montaje, que tiene un ritmo bastante conseguido y una gran variedad de cortes.

Lo único reprochable a "Las Mil y una Noches" de Pasolini, es que su crudeza es literaria, incluso sus diálogos, a veces se toman demasiado inocentones y teatrales, y otras, son realmente impecables. Digamos que el film tiene dos extremos en los que se balancea, puedes quedarte con el conjunto y ver una película muy digna, o simplemente quedarte con algún pasaje si el film no llega a cumplir tus expectativas. No obstante, y personalmente es un film muy recomendable, no sabría decir si es lo mejor de Pasolini, pero para mí creo que está al nivel de Saló o quizás esta me guste algo más por ser mucho más alegórica y poética que aquella (que era todo lo contrario). La dirección de Pasolini es completa y genial, la música es una maravilla. Una película hecha solo para los cinéfilos que abran sus puertas a un cine que hoy en día, creo pensar que no se hace. Como último, le doy un 9, además de dedicarle esta crítica a Charly Ramone (amante del cine de este director, el cual descubrí gracias a su insistencia xD) por su cumpleaños, os citaré la última línea de la película, que me parece muy reflexiva y existencial:

"¡Que noche!, Dios no ha creado otra igual
Su principio fue amargo, pero cuan dulce su fin."

NOTA:9/10
RECOMENDACIÓN: Cinéfilos.
AÑO: 1974
DURACIÓN: 130 min
Ficha en IMDB


2 comentarios:

Charly Ramone dijo...

Así me gusta, que hagas críticas bonitas de películas bonitas. En efecto, una de las mejores películas de Pasolini, junto a "Saló", "El Decamerón", "Teorema", y aunque le joda, "Accattone" XD

Coincido con usted en la nota :D

yui dijo...

hola lllegue a tu blog por la pelicula "las 1001 noches", me gusto como has descrito la pelìcula, la vi hace tres semanas y quede prendada con la historia de Aziz y Aziza, que por cierto es la que màs me gusto =)