2008/12/31

"C.R.A.Z.Y.": Reencuetros

Os presento un film curioso que realmente me ha sorprendido, "C.R.A.Z.Y." film de corte independiente dirigido por Jean-Marc Vallée. Atentos a la sipnosis. C.R.A.Z.Y. es la historia de dos grandes amores. El de un padre por sus cinco hijos y el de un hijo por su padre. Zachary nace el 25 de Diciembre de 1960 y aunque él se siente diferente de todos sus hermanos vive una mentira por el amor que siente hacia su padre. Durante 20 años intentará por todos los medios permanecer en el grupo familiar pero tarde o temprano todo cambiará para él. Y de ahí se nos presenta un libreto fascinante de principio a fin, con el cambio del protagonista desde su inocencia en la niñez, hasta su adolescencia más plena. Estamos ante un relato familiar, con todo lo que eso conlleva, los cambios que guían el film son de una belleza y sutileza realmente buenas, apoyados por unos diálogos excelentes (muy reales por cierto), y tratando varios temas interesantes (la homosexualidad, la cultura musical, la religión, la búsqueda de nuestra propia forma de ser, el reencuentro familiar), sin olvidarnos de que estamos ante una trama muy simple: la evolución de un padre un tanto perdido en la ambigüedad, interpretado por un genial Michel Côté y un hijo, muy bien narrado por el actor Marc-André Grondin, que se distancian, pero que logran encontrarse por segunda vez, de por medio, los hermanos (cada cual tiene su pequeña trama y están estupendamente perfilados por todo el reparto, en especial el hermano mayor es un papel excelente, que da el giro final de la película) la madre del protagonista (el alma espiritual del film, gran personaje y papelón del quince el de Danielle Proulx), el duro camino para encontrar el equilibrio sentimental (ojo a los pasajes donde el protagonista queda prendado de su prima, o la parte en oriente medio) y espiritual. Los cambios, el dinamismo y la normalidad del guión (con toques de comedia absurda y sutil que es estupenda)es un acierto total, es bello cuando quiere, duro, injusto, estremecedor y magnífico, como la vida misma, cargadito de detalles sin mascar (Eso es lo bueno) que harán la delicia de lo que disfrutan con este tipo de cine muy personal y que profundiza dentro del alma humana, en esta ocasión todo influye en una familia corriente, con problemas corrientes, dentro de un mundo corriente, aun así, chapó.

Mención aparte para la excelente banda sonora que acompaña a la película en numerosos momentos. Temas de los 60 y 70 sobretodo, destacando el título del film, que es de una canción de Patsy Cline (Norah Jones tiene una versión de este tema que también es preciosa) "Crazy" que además se utiliza a modo de siglas para nombrar los personajes del film, que coinciden, curioso. También están muy presentes David Bowie (sobretodo en ciertos puntos sobre la manera de vestir del protagonista y su etapa rebelde) y Pink Floyd, los Rolling Stones (muy curiosa la secuencia de la iglesia donde aparece el tema "Space Oddity"), Elvis Presley, The Cure, Charles Aznavour (que aparece como chiste del padre en cada navidad, de manera icónica) en fin, una genial banda sonora que hará las delicias de muchos, yo me incluyo, os recomiendo que la escuchéis también fuera del film, es una pasada. En la dirección, Jean-Marc Vallée remata un film complejo de realizar, utilizando sobretodo planos muy cerrados y a veces destacando puntos esenciales del entorno (el reflejo de la bola de navidad al principio, a través del espejo retrovisor...), también hace buen uso de la cámara lenta y la voz en off para resaltar ciertas escenas, y en cuanto a la dramatización, consigue un sobresaliente (las secuencias dentro de la casa de la familia son geniales en cuanto a la colocación de la cámara), quizás pierde un poco el norte casi al final, donde intenta atar demasiado bien los cabos y resulta redundante, pero esto sin duda no es destacado, está perfecto. El montaje tiene ritmo y se ve perfectamente, el film pasa volando y es dinámico, con lo cual, buen trabajo de edición. Otro punto a destacar son los cambios de época (Aunque puede que esté justificado, el cambio más notorio es por la estética y cultura musical que presenta el film en su interior, más que otra cosa...) bastante logrados y muy bien representados.

Partes que destaco: Como empieza, las escenas que comparte el protagonista con su madre. El tema de la homosexualidad, con la parte de la boda del hermano, tremendo. El giro del final, y lo que ocurre con el disco que enlaza de nuevo a padre e hijo (quizás la ultima secuencia en el coche, podría habérsela ahorrado el director, ya que con esta todo queda zanjado con claridad). En fin, el film no tiene secuencias que se recuerden, sino que se recuerda en su globalidad como un todo estupendo, que reconforta al espectador y que le llega con fuerza, con franqueza. Un film totalmente sorprendente y recomendable desde mi punto de vista, falla en casi nada, y tiene a su favor un buen guión, un reparto genial y una dirección más que correcta. Me ha fascinado, Un 9,5.

NOTA: 9,5/10
RECOMENDACIÓN: Para cinéfilos y amantes de los melodramas.
AÑO: 2005
DURACIÓN: 127 min
Ficha en IMDB

Trailer en Youtube