2008/12/17

Obseso como una bala perdida

Soy un obseso de todo

menos del dinero en cantidades industriales, quizás porque nunca me ha corrompido a esa magnitud. Espero seguir así.

Hoy tomando café y pasteles, he conversado sobre el panorama audiovisual con un amigo que si quisiera podría hacer una película con todo el equipazo que tiene, a su lado soy un pretencioso niño con una cámara en la mano y un "artistita" sin mucho conocimiento. Me encanta hablar de estas cosas, me hacen ser más tonto e insignificante, eso me gusta, y va en serio porque se aprende.

Ya he alimentado mi ego, y el de Bobby (foto) tambien.
Feli navida.