2008/04/17

Magnolia: Afronta lo extraño

Confirmado: Paul Thomas Anderson es un puñetero genio de pies a cabeza. "Magnolia" buque insignia de su excelente filmografía, retrata varias historias que giran como la flor que da nombre al título, historias de aquí, historias increíbles, inexplicables, en general, cosas que pasan.

Magnolia es un mosaico de la vida americana enlazado a través de una serie de historias que transcurren en paralelo. Por medio de inimaginables coincidencias, la suerte y en ocasiones la propia intervención divina, nueve personas entrarán de forma irremisible en la vida de los otros y entrelazarán sus destinos creando un climax inolvidable. Algunos pedirán perdón, otros escaparán. Unos arreglarán las peleas comprometidas, otros se pondrán en peligro.

Sería casi imposible definir con palabras el tan excepcional, arriesgado y tremendo libreto de "Magnolia" tocando cada vértice de él, porque es prácticamente perfecto y coral, donde todo funciona a la perfección. Varias historias conexas de manera sublime que hablan de miles de cosas. Es imposible no adentrarse e identificarse con los personajes e historia, es un choque que habla al espectador (personalmente la película me ha llegado en un momento propicio donde me ha llegado mucho más), le recita de maravilla preguntas sin respuesta, algunas sobre el miedo, el amor (vaya manera de representar diferentes sentidos de eso a que llamamos amor, me quito el sombrero) la indecisión, el enfrentamiento a una idea equivocada y salir airoso o no, la belleza de la vida, la atrocidad de la misma, la casualidad (si, existe y no el destino), la suerte, lo inexplicable de algunas cosas de la vida, la muerte, metáfora, lírica, TODO, está dentro de un mismo paquete donde el propio Anderson cuenta con las mejores bazas. Desde el excelente prólogo introductorio, pasando por el nudo, el símil bíblico conexionando las historias de manera surrealista con esa lluvia de sapos, la enfermedad, el orgullo, todos los personajes juegan en campos diferentes, pero al fin y al cabo están en el mismo equipo. Los diálogos sublimes, magistrales monólogos y reflexiones durante todo el film. Un guión perfecto, con una calidad pasmosa y digno de ser estudiado como ochenta veces o más. Genial.

El reparto es también de cinco estrellas. Numerosos actores representan sus papeles, entre los que podemos ver a Tom Cruise haciendo un papelón, totalmente acertada su nominación al Oscar por este personaje orgulloso, prepotente pero que a fin de cuentas convierte sus excelentes monólogos en una buena reflexión para el espectador. John C. Reilly, el policía del film, otro gran papel muy a medida, al igual que el de William H. Macy que tiene un personaje sensacional. Habitual ya del director es uno de mis actores favoritos, Philip Seymour Hoffman, que nuevamente expone en muy pocos minutos lo gran actor que es, sin palabras. Las chicas, una gran Julianne Moore, papel radicalmente dramático lleno de fuerza, y Melora Walters, interpretando un genial papel femenino lleno de matices que sinceramente me ha encandilado desde la primera escena. Destacar también a Philip Baker Hall y Jason Robards, actorazos como la copa de un pino, este último casi me hace llorar en sus secuencias. En general, uno de esos repartos que no se olvidan que son perfectos y que llegan a superar las expectativas, magistrales.

Dirección impecable. Como siempre, Paul Thomas Anderson se da el lujazo de "cocinarlo" todo para él, desde los cuidados planos,siempre con su estilo (no faltan los planos secuencias, los acercamientos repentinos de cámara, o las vistas subjetivas en momentos puntuales a su vez que experimentales, propios de Anderson) y cuidando al mínimo las escenas intimistas con planos cortos, mimando la historia además de los actores, sensacional trabajo del director. La música, genial, temas no originales de Aimee Mann y el ya habitual de Anderson, Jon Brion a la partitura original, muy extraña a la vez que sublime acompañando al film. El montaje es casi una de las piezas angulares del film, tres horas justas de película asustan, pero hay que dejarse llevar, la película tiene un ritmazo y el montaje pasa volado, gran trabajo. Lo que destacaría: Muchas cosas, es un film que tiene infinidad de detalles y casi todas las secuencias son geniales, yo me quedo con las que mas me impresionaron, por ejemplo la ya famosa secuencia de la lluvia de sapos, el monólogo inicial de Tom Cruise y que hace por última vez (sublime), la secuencia de la cena entre el policía y la chica, el diálogo y la reflexión es cojonuda, la secuencia inicial antes de los créditos (para fliparlo, en serio, estupenda), el final, el reparto, la dirección y el montaje. Lo que menos destacaría: Poca cosa, quizás sobre alguna secuencia que otra, pero ahora mismo no me gustaría quitar alguna, me parece estupenda de principio a fin.

En general, estamos ante una obra maestra de la era contemporánea, el mejor film hasta la fecha de Anderson, totalmente arriesgado, de extraña belleza, atípico en todos los sentidos y dedicado a la sociedad inconformista que busca que le hablen, que busca la verdad, que necesita abrir los ojos y girar con sentido en esa enorme magnolia que no para de dar vueltas. Impresdindible para cinéfilos de verdad, un 10.

NOTA:10/10
RECOMENDACIÓN: Cinéfilos.

DURACIÓN: 188 min.
AÑO: 1999
Ficha en IMDB



5 comentarios:

DASKABE dijo...

Por fin la viste.

Muy buena crítica.
Escenas que destacaría también son la que el "niño prodigio" se libera de su padre; la de Tom Cruise cuando se reencuentra con su padre; y la que todos los personajes cantan una canción de Aimee Mann desde su punto de vista; que por cierto, muchas de las canciones si son compuestas para la peli.

Saludos y a seguir cineando.

luigi R.p. dijo...

Cierto, esas escenas (incontables) son muy buenas.

Saludos

naranco dijo...

en proceso de bajada ilegal^^jeje espero verla el domingo y espero tb coincidir con vosotros y al menos ver algo bueno,que ya es hora,ufff por la crítica no me la debo perder aunque el cruise no sea santo mi devoción pero en fin si dices que actua bien lo soportaré ^^ ya te cuento.xitos muchos corralonerooooo jajajajaj

Arkón dijo...

Hola Luigi, estupenda reseña, compartodo todo lo que dices de este peliculón. Yo me divertí más con Boogie Nights, pero es cierto que Magnolia es mucho más profunda y reflexiva. Hace tiempo que la vi y no sabría destacar ninguna escena en concreto, pero recuerdo una entrevista que le hacen al personaje de Tom Cruise donde empieza a sudar y a ponerse nervioso y le dice a la periodista "Te estoy juzgando en silencio". Acojonante. La dirección de P.T. Anderson es posiblemente de las más personales y sorprendentes de su generación, ese tío es un maestro, rueda algunos plano-secuencias que me dejan con la boca abierta (el del plató de televisión, por ejemplo) y lo mejor que tiene es que no necesita ser vanguardista e inmventor para sorprender al espectador; en "Pozos de Ambición" tiene un estilo mucho más clásico y sigue siendo una joya.

Un saludo.

Luigi De Angelis S. dijo...

Yo también encontré fascinante el personaje de Melora Walters y el trabajo interpretativo, creo que Paul Thomas Anderson debería utilizarla nuevamente.

La escena que siempre recuerdo cuando pienso en "Magnolia" es cuando el personaje de Julianne Moore va a adquirir su receta en la farmacia y termina insultando al dependiente por su impertinencia.